¡No te pierdas nuestras recetas y noticias!

Alimentos funcionales

Los alimentos funcionales son aquellos que además de sus efectos nutricionales habituales, tienen compuestos biológicos (nutrientes o no nutrientes), con efecto selectivo positivo añadido sobre una o varias funciones del organismo y que presentan efectos beneficiosos para la salud, mejorándola  o reduciendo el riesgo de sufrir enfermedades.

Es un requisito de los alimentos funcionales que sigan siendo un alimento, de modo que si se consumen por ejemplo en forma de píldoras, cápsulas, polvos, etc. no se pueden llamar así.

Un alimento puede convertirse en funcional a través de las siguientes vías:

  • Eliminación de un componente conocido que causa un efecto perjudicial (proteína alergénica), como por Alimentos funcionalesejemplo las leches infantiles en las que se eliminan una parte de las proteínas conocidas por su carácter alergénico.
  • Aumento de la concentración de un componente presente de forma natural en un alimento hasta un nivel en el que se produce el efecto deseado. Por ejemplo la adición de ω3.
  • Añadir un componente no presente en la mayoría de los alimentos, con efecto beneficioso, como por ejemplo pueden ser los pre- y probióticos.
  • Reemplazar un componente cuya ingesta es normalmente alta y puede tener un efecto nocivo (ej. grasas), por otro componente con efecto beneficioso para el organismo.
  • Aumentar la biodisponibilidad o la estabilidad de un compuesto que produzca un efecto beneficioso o que reduzca el riesgo de padecer una enfermedad.

Aclaración terminológica:

Veamos las diferencias entre los distintos términos que se manejan:

  • Alimento en­riquecido: aquel que aporta uno o varios nutrientes que se sabe son deficitarios en la población, como por ejemplo, la sal yodada.
  • Alimento funcional: alimento modificado o ingrediente alimentario con efecto beneficioso sobre la salud. Además de su valor nutricional, tiene como objetivo reducir el riesgo de enfermar. Por ejemplo: puede actuar en la prevención de las en­fermedades cardiovasculares, el cáncer, la osteopo­rosis, o mejorar algunas funciones fisiológicas, co­mo sucede, por ejemplo, con le mejora en la salud gastrointestinal, como  el efecto probiótico.
  • Suplemento alimentario o dietético (o complemento alimenticio) se con­sidera más próximo a la Alimentos funcionalesfarmacología que a la nu­trición y, por tanto, no se incluye dentro de los alimentos funcionales. Sin embargo, hay que con­siderar que estos productos se venden en muchas ocasiones fuera de las farmacias, con lo que adquie­ren una categoría intermedia, no siendo reconoci­dos como medicamentos.
  • Alimento de diseño: alimentos procesados que son suplementados con ingredientes alimenticios naturales.
  • Sustancia fitoquímica: compuesto concentrado en frutas y verduras, ingerido diariamente, que puede modular el metabolismo humano.
  • Agente quimiopreventivo: componente alimentario, de carácter nutritivo o no, investigado para la prevención del cáncer.

Alimentos que se pueden considerar como funcionales:

Todos aquellos naturales o modificados y enriquecidos con: AG, vitaminas, minerales, sustancias antioxidantes, fibra, probióticos, prebióticos, compuestos fenólicos (antioxidantes), compuestos azufrados, fitoesteroles, monoterpenos, otros.

¡Salud para todos!

Isabel Cruz. Nutrición y Naturopatía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad de Conasi.eu.