¡No te pierdas nuestras recetas y noticias!

Alimentos probióticos

PROBIÓTICOS = PRO-VIDA

La palabra pro-biótico significa “a favor de la vida”. Por tanto, los probióticos son alimentos o suplementos alimenticios de origen microbiano que muestran un efecto beneficioso sobre la microbiota intestinal del huésped animal (en este caso, el ser humano), modulando la inmunidad sistémica y de la mucosa, ayudando a mejorar el equilibrio nutricional y microbiano del tracto intestinal.

Intestinos, estómago, hígado ¡felices! Probióticos
Sistema digestivo feliz

Según la FAO y la OMS, los probióticos son organismos vivos que ingeridos en cantidad adecuada, confieren un beneficio saludable al huésped.
Nuestro intestino alberga unas 400 especies de bacterias, algunas de las cuales son beneficiosas, como es el caso de Bifidobacterium, Lactobacillus (del cual existen muchas especies), Streptococcus o Sacharomyces y otras son perjudiciales tales como Enterobacterias (Salmonella, Shigela…), Clostridium.

Criterios para la selección

¿Cómo se determina si un microorganismo es o no probiótico?  Existen una serie de requisitos que se tienen en cuenta a la hora de clasificarlos como “beneficiosos”.

  • Debe ser habitante normal del tracto gastrointestinal humano.
  • No ser patógeno, ni tóxico.
  • Ser resistente a las condiciones ácidas del estómago, bilis y enzimas digestivas.
  • Ser capaces de adherirse a la mucosa intestinal
  • Capacidad para mantener la adherencia a las células de la pared intestinal (para que no se vaya con las heces).
  • Tiempo de generación breve, estable y capaz de mantenerse viable durante largos períodos bajo condiciones de almacenamiento.
  • Tener efectos positivos en la respuesta inmune.
  • Sobrevivir en su paso por el TD y recuperarse en luces.

Efectos beneficiosos

Está comprobado que los probióticos son beneficiosos en caso de:

  • Diarrea (de viajero, por antibióticos, por quimioterapia, por rotavirus –los más frecuentes en niños y en general-). Se ha evidenciado no sólo la curación de los signos clínicos derivados de la patología, sino la eliminación del patógeno en sí mismo.
  • Estimulación del sistema inmunitario
  • Reducción de los metabolitos tóxicos del colon.
  • Fabrican vitaminas del complejo B y K.

Existen otros casos en los que se han observado “evidencias” de sus beneficios:

  • Infecciones por Helicobacter pylori u otras
  • Reducción de síntomas de alergia
  • Prevención del cáncer
  • Mejora del metabolismo mineral (calcio)
  • Producción de enzimas (β-galactosidasa)
  • Reducción del colesterol.

También se les atribuyen otros beneficios, como su posible efecto en:

  • Supresión de tumores debido a que se produce la supresión del crecimiento de bacterias que convierten los procarcinógenos en carcinógenos, consumo de enzimas procarcinógenas y producción de sustancias inhibidoras de dichas enzimas.
  • Reducción de la inflamación intestinal (diverticulitis, síndrome intestino irritable, enfermedad de Chron).

¿Qué alimentos son probióticos?

Actualmente, el mercado ofrece distintas posibilidades de obtener alimentos probióticos: leches fermentadas (yogur, kéfir, quesos blandos…),  miso, salsa de soja, vinagres naturales, kombucha, verduras fermentadas (chucrut, pickles o encurtidos…),  cápsulas o tabletas y añadidos en algunos embutidos, bebidas refrescantes y fórmulas infantiles.

Isabel Cruz. Nutrición y Naturopatía

<< Alimentos para la salud gastrointestinalAlimentos prebióticos >>

6 comentarios en “Alimentos probióticos

    1. Hola Carol.
      Resulta interesante consumir pequeñas cantidades de los fermentos vegetales mencionados anteriormente (chucrut, encurtidos, pickles…) a diario incluyéndolos por ejemplo en la ensalada. En cuanto al kéfir o el yogur, mejor de cabra.
      Es difícil cuantificar la cantidad de bacterias beneficiosas que realmente llegan a poblar nuestro intestino al consumirlas de esta manera, ya que depende de múltiples factores, pero está demostrado que son beneficiosas y aunque las cantidades tal vez se queden cortas, mejor esto que nada ya que seguro que van a contribuir al mantenimiento de nuestra salud intestinal.
      De forma adicional, me gusta suplementar como mínimo dos veces al año coincidiendo con los cambios estacionales de primavera y otoño y posteriormente a las depuraciones propias de estas épocas, con preparados que contienen distintas cepas en cantidades de más de 5000 millones por toma. Esto es una gran ayuda, aunque le recomiendo que si desea ponerlo en práctica, consulte con un profesional de la salud que estudie su caso de forma particular.
      En cuanto a los pequeños, también a través de los alimentos mencionados anteriormente, en las cantidades apropiadas para ellos van a conseguir beneficios.
      De forma puntual, también les benefician mucho los preparados que algunas marcas han diseñado para ellos, ya que su flora contiene cepas diferentes a las de los adultos.
      Espero que le sea útil la información. Si le queda alguna duda, escríbame a mi correo.
      Un saludo.

  1. ¿Y que tal las marcas que se comercializan en lacteos?.
    He tomado una con LGG que se llama Actif que me curó una diarrea de la que llevaba 3 semanas que me fue muy bien.
    Saludos
    Carlos

    1. Hola Carlos.
      La eficacia terapéutica de un lácteo como el yogur, depende de las características de las cepas que contiene y del número de estas en el momento de tomarlo. La dosis mínima de bacterias que debe contener un preparado lácteo para ser considerado probiótico, es 100.000.000 (por dosis). Los yogures terapéuticos, contienen más de 1.000.000/ml, de modo que 100g del producto aportan bacterias probióticas suficientes como para considerar que tienen efectos terapéuticos. sin embargo, muchos de los yogures del mercado no contienen el mínimo necesario.
      Por otra parte, está demostrado que la cepa que menciona (LGG, también conocida como L. rammnosus), resulta eficaz en determinados casos de diarrea.
      De cualquier manera, bajo mi punto de vista, en el caso de no poder prescindir de los lácteos, es mejor optar por yogures de cabra ecológicos.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad de Conasi.eu.