¡No te pierdas nuestras recetas y noticias!

Oxitocina y salud: no sólo de pan vive el hombre

No sólo nos nutrimos de alimentos. Nuestro entorno es un enorme supermercado que nos provee de comida, agua, luz, naturaleza, relaciones… Conoce el importante papel de la oxitocina (“la hormona del amor”) en nuestra salud física y emocional.

Cada vez somos más los que tomamos conciencia de la importancia que tiene la alimentación para nuestra salud y bienestar. En este camino damos el salto de la alimentación a la nutrición comprendiendo que todo lo que entra en nuestro cuerpo tiene un impacto relevante en nuestra salud. Resulta que todo lo que nos rodea también lo hace en cierto modo. Nutrir es proporcionar a un organismo lo que necesita para que se mantenga fuerte y uno no sólo se nutre de alimentos. Nuestro entorno es un enorme supermercado que nos provee de comida, agua, luz, naturaleza, relaciones… y de la misma manera que estamos aprendiendo a elegir los alimentos adecuados para que nos proporcionen salud y bienestar también buscamos claves para aprender a elegir “otros alimentos” que también impactan sobre nosotros.

Salud y efectos

Dentro de esos “otros alimentos” está el amor, el afecto. A colación de esto, un artículo (1) muy reciente (del que se han hecho eco publicaciones científicas y medios de comunicación) de la Universidad Carnegie Mellon de Pittsburg (USA) resalta la importancia protectora de los afectos sobre la salud. En concreto, habla del poder de los abrazos para reducir los efectos nocivos del estrés.

Los abrazos pueden reducir el estrés
Abraza más

Y es que cuando sentimos amor, afecto, protección, en nuestro organismo se producen una liberación de sustancias químicas que tienen la capacidad de ayudar a nuestra regeneración celular y a fortalecer nuestro sistema inmune entre otras cosas. La sustancia más relevante de esta cascada química es la oxitocina, también llamada  la hormona del amor, de la protección, del apego, del abrazo.

Oxitocina, la hormona del afecto

La oxitocina, la hormona del afecto se almacena en la hipófisisEsta hormona y neuropéptido se sintetiza principalmente en el hipotálamo (núcleos supraóptico y paraventricular) y se almacena en la hipófisis o glándula pituitaria desde donde será excretada al torrente sanguíneo.
Pero además se conocen otros lugares donde también se produce en menores cantidades: retina, médula adrenal, timo, páncreas, adipocitos, placenta, cuerpo lúteo, amnios, corazón y testículos.
También se han descubierto receptores para la oxitocina en diferentes lugares como glándula mamaria, testículos, adipocito, útero, ovario, riñones, corazón, páncreas, timo, cerebro y medula espinal.
Todo esto significa que la oxitocina tiene múltiples funciones a nivel central y periférico, que impactan en la persona tanto en los ámbitos relacional como orgánico.

Oxitocina como marcador de salud

La oxitocina interviene en la memoria social, el emparejamiento, los lazos maternales, la confianza, el desarrollo cerebral, el aprendizaje y la memoria, el aumento de confianza y la disminución de la fobia social, la empatía y la capacidad relacional. Líneas de investigación (2) señalan que niveles bajos de oxitocina están implicados en la sensación de miedo y vulnerabilidad, la fobia social, el autismo, en la dificultad para mantener relaciones, la agresividad…

Otras funciones (3) más conocidas de la oxitocina se relacionan con el ciclo reproductivo, la lactancia y  las contracciones uterinas pero también se encuentra implicada en la respuesta inmune, la percepción del dolor, la actividad cardiovascular, la digestión y gasto energético, la termorregulación y la tolerancia y dependencia a algunas drogas…

Además se han detectado receptores para la oxitocina en algunos tipos de cáncer (4) como el cáncer de mama, ovario, endometrio, próstata, neuroblastoma, glioblastoma, osteosarcoma, osteoblastoma, Sarcoma de Kaposi y cáncer de pulmón de células pequeñas. ¿Qué signfica esto? Pues que la oxitocina puede influir modulando el crecimiento de diversas células tumorales  por lo que está siendo considerada en líneas de investigación en oncología y farmacología molecular con perspectivas de encontrar nuevos tratamientos para el cáncer.

Entre tanto… ¿y si reforzamos nuestra alimentación nutriéndonos de abrazos?

 

El poder del abrazo y la hormona de la oxitocina
¿Y si nos nutrimos?

«En un platillo de la balanza coloco mis odios; en el otro, mis amores. Y he llegado a la conclusión de que las cicatrices enseñan; las caricias, también.»
El porvenir de mi pasado. Mario Benedetti.

Bibliografía

(1.) Cohen S, Janicki-Deverts D, Turner RB, Doyle WJ. Does Hugging Provide Stress-Buffering Social Support? A Study of Susceptibility to Upper Respiratory Infection and Illness. Psychol Sci. 2014 Dec 19. PMID:25526910

(2.) Eckstein M, Becker B, Scheele D, Scholz C, Preckel K, Schlaepfer TE, Grinevich V, Kendrick KM, Maier W, Hurlemann R. Oxytocin Facilitates the Extinction of Conditioned Fear in Humans. Biol Psychiatry. 2014 Oct 30. pii:S0006-3223(14)00795-1. doi: 10.1016/j.biopsych.2014.10.015. [Epub ahead of print] PubMed PMID: 25542304.

(3.) Hai-Peng Yang,Liwei Wang,Liqun Han,and Stephani C. Wang. Nonsocial Functions of Hypothalamic Oxytocin. Review Article. ISRN Neuroscience Volume 2013, Article ID 179272,13pag.

(4.) Strunecká A, Hynie S, Klenerová V. Role of oxytocin/oxytocin receptor system in regulation of cell growth and neoplastic processes. Folia Biol (Praha).2009;55(5):159-65. Review. PubMed PMID: 19863843.

Un comentario en “Oxitocina y salud: no sólo de pan vive el hombre

  1. Many thanks for composing Oxitocina y salud: no sólo de pan vive el hombre – Blog Conasi, actually love it.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad de Conasi.eu.