¡No te pierdas nuestras recetas y noticias!

Pañales desechables, ¿cuáles son los mejores? – Parte 1

Cuando somos padres una de las primeras cosas que nos planteamos es qué pañal usaremos con nuestro bebé.

Tenemos varias opciones:

  • Pañales desechables: son pañales de un solo uso. Están fabricados habitualmente con celulosa y plástico y cuentan con un superabsorbente que retiene los fluidos. Suelen ser la opción elegida por la mayoría de padres por su comodidad. En este post nos vamos a centrar en analizar este tipo de pañales. Dentro de los desechables encontramos los convencionales y otras opciones más verdes, que son los pañales desechables ecológicos.
  • Pañales de tela: son lavables y reutilizables. Se fabrican en algodón y son la opción más respetuosa con el medioambiente.
  • Practicar la Higiene Natural Infantil, Método sin pañal o “windelfrei”: consiste en responder las necesidades naturales de eliminación “pipi y caca” de los bebés. Es un método que consiste en observar las reacciones del bebé a fin de detectar los signos que indican que desea hacer sus necesidades. Normalmente, el objetivo es evitar total o parcialmente el uso de pañales.
tipos-de-pañales
Diferentes tipos de pañales

Pañales desechables. Tomando decisiones informadas

Existen multitud de marcas con atractivos envoltorios y colores, pero no todos son iguales ni mucho menos. Muchos de los desechables contienen sustancias tóxicas que pueden afectar a la salud de nuestros bebés a corto y largo plazo.

Elegir un pañal libre de tóxicos no es tarea fácil. En un pañal desechable a la venta en cualquier supermercado vamos a encontrar multitud de sustancias tóxicas con las que nuestros bebés van a estar en contacto las 24 horas del día durante más de 2 años, por eso nuestra elección debe ser muy cuidadosa. En estos dos posts voy a intentar contaros qué sustancias vais a encontrar en un pañal, cuáles son tóxicas y cuáles inocuas e intentaré daros las opciones más saludables, aunque de antemano os digo que no existe el pañal desechable ideal.

pañales desechables
Bebé con pañales desechables

La piel absorbe todos los tóxicos con los que estamos en contacto. Cuando le ponemos un pañal a un niño vamos a tapar la zona con ese material y durante horas este estará en contacto con su piel y si el pañal no transpira bien, pueden proliferar hongos y bacterias en la zona debido a la humedad y generar la llamada dermatitis del pañal. Si el pañal contiene sustancias tóxicas, éstas en mayor o menor medida atravesarán la piel y se depositarán en el organismo del niño.

Como madre concienciada con el medio ambiente y que procura minimizar la exposición a tóxicos de sus hijos, el tema de los pañales es un tema que me preocupa y he pasado un tiempo buscando un pañal que contenga el mínimo de sustancias tóxicas posible y sea respetuoso con el medio ambiente. Lo ideal sería usar pañales de tela con algodón orgánico, son los que menos impacto medioambiental generan y los que menos químicos contienen, pero no a todas las familias les atrae esta opción.

Este post voy a tratar de daros la máxima información posible para que después vosotros toméis decisiones informadas. Vamos a analizar dos tipos de pañales: los desechables convencionales y los ecológicos.

¿Cuál es la composición de un pañal?

Todos sabemos que es un pañal, pero… ¿de qué está compuesto?

1- Parte exterior o capa externa: en la mayoría de desechables en esta capa se usa un polietileno (plástico) microporoso que retiene el pipí y la caquita y permite traspirar la piel, aunque varía mucho la transpirabilidad de un pañal a otro dependiendo de la calidad del polietileno utilizado.   En algunas marcas ecológicas esta cubierta está fabricada con almidón de maíz, pero en la mayoría de pañales eco es polietileno.  No todos los pañales transpiran igual. Si la transpiración no es buena se generará más humedad en la zona y habrá más riesgo de dermatitis.   Para saber si un pañal transpira o no tenemos la prueba del olor. Si el bebé hace caquita y rápidamente percibimos el olor es porque el pañal deja pasar el aire y por tanto transpira bien.

2. Cubierta intermedia absorbente: está compuesta por celulosa y superabsorbente.

2.1- La celulosa: se obtiene de la pulpa de madera y es el principal componente del pañal (más del 60% del peso del pañal). Los primeros pañales contenían gran cantidad de celulosa pero al incorporarse un superabsorbente la cantidad de celulosa que contienen se ha reducido considerablemente. Gracias al superabsorbente el grosor del pañal también se ha reducido.

La celulosa es un recurso renovable. Puede provenir de bosques gestionados con un desarrollo sostenible o no. El proceso al que se somete la celulosa también es importante, puede ser tratada con cloro y otros productos químicos que pueden ser tóxicos como veremos más adelante. Lo ideal sería encontrar un pañal con el sello FSC (Forest Stewarship Council) que nos certifica que la madera de la que proviene la celulosa es de bosques sostenibles. Además lo adecuado sería que nos garantizaran que la celulosa  no ha sido tratada con cloro y otros tóxicos. Para saber si la celulosa está 100% libre de cloro deben haber usado el método Totally Chlorine Free (TFC). Muchos pañales afirman no haber usado cloro en el proceso de tratamiento del cloro, ya que actualmente no se emplea cloro elemental, sino dióxido de cloro. Pero el dióxido de cloro genera dioxinas que pueden ser tóxicas para el bebé.

2.2- El absorbente: el utilizado en la mayoría de pañales se denomina SAP o poliacrilato de sodio. Es un polímero superabsorbente que tiene la capacidad de retener hasta 500 veces su peso en agua. Se está usando en la composición de pañales desde los años 80. Son cristales diminutos que se encuentran en la parte central del pañal y que en contacto con los líquidos los absorben manteniendo el culito del bebé seco.

SAP
Aspecto del poliacrilato de sodio (SAP)
Aunque se supone que el poliacrilato de sodio debe permanecer en el centro del pañal, algunas veces se filtra a través del forro, dejando pequeños cristales transparentes en la piel del bebé. Esto suele ocurrir cuando el pañal está muy lleno.
Actualmente se utiliza en todos los pañales comerciales en mayor o menor medida. Existía una marca que no lo contenía “Tushies”, pero han dejado de comercializarlos.

¿Es seguro SAP? El SAP que se usa a día de hoy es un derivado del petróleo entorno al que hay muchas controversias. En la actualidad las autoridades y fabricantes de pañales tanto ecológicos como convencionales afirman que es seguro para la salud. Existen algunos estudios en ratones y en trabajadores expuestos a SAP que apuntan que la inhalación prolongada de este producto puede producir síntomas respiratorios, pero parecen artículos poco consistentes.

En el pasado se relacionó el Sindrome del Shock Tóxico con el SAP contenido en los tampones, pero los investigadores creen que la causa no es el SAP en sí. Los investigadores creen que el uso prolongado de tampones con SAP es un caldo de cultivo para las bacterias que causan este síndrome.

En la actualidad varias empresas han manifestado su intención de crear un SAP biodegradable obtenido a partir del mundo vegetal de manera similar a como se fabrican las bolsas de basura reciclables a base de almidón de patata o maíz. En la actualidad el SAP usado en la mayoría de pañales es un derivado del petróleo.

En el blog de Bambo Nature podemos encontrar una revisión sobre los estudios disponibles sobre la seguridad de SAP.

Yo aplicaría el principio de precaución. Y pondría su seguridad en cuarentena, pues al ser una sustancia de reciente aparición aún no hay estudios que nos garanticen su inocuidad a largo plazo.

¡No olvidemos que es un derivado del petróleo! Si los fabricantes están buscando sintetizar un superabsorbente no derivado del petróleo por algo será, ¿no? Sólo si usamos pañales de tela nos aseguramos que nuestro bebé no se expondrá a esta sustancia.

¿Qué podemos hacer? Cambiar con frecuencia el pañal de nuestro bebé para impedir que esas bolitas de SAP pasen a estar en contacto con la piel del bebé. Buscar marcas que utilicen la menor cantidad de SAP posible. Los pañales ecológicos suelen usar menos cantidad de SAP que los convencionales.

3. Cubierta Interior: es la que está en contacto con la piel del bebé. Suele ser un plástico tipo polipropileno que impide que la capa de intermedia donde está la celulosa y el absorbente se pongan en contacto con la piel del bebé. Es una capa muy fina, casi transparente que si está intacta impide que el SAP pase a estar en contacto con la piel. En algunos pañales ecológicos desechables en vez de plástico se usa almidón de maíz compostable.

En el siguiente post hablaremos de:

  • ¿Qué sustancias tóxicas podemos encontrar en un pañal?
  • Impacto medioambiental de un pañal
  • Criterios para elegir un pañal desechable
  • Pañales desechables ecológicos. ¿Son todos iguales? La elección

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad de Conasi.eu.