¡No te pierdas nuestras recetas y noticias!

3 pseudocereales: quinoa, sarraceno y amaranto

Los pseudocereales son semillas que utilizamos como los cereales. Su valor nutricional es muy elevado, con proteínas de mayor calidad que los cereales, más minerales y ácidos grasos saludables, además de la gran ventaja de no contener gluten.

Muchas personas, al hablarles de la idea de abandonar el consumo del trigo y los productos con gluten se echan las manos a la cabeza diciendo “¿Y ahora qué como?”. Pues bien, ¡hay vida más allá del gluten! Afortunadamente, hoy  tenemos a nuestro alcance productos muy sanos que se conocen desde hace siglos pero que han tardado largo tiempo en llegar a España.

Os presentamos los tres pseudocereales más comunes en nuestra alimentación:

La quinoa

cocinar-quinoa
Quinoa con verduras

La quinoa, además de pseudocereal, se le considera un superalimento por su composición.

De origen andino y de tradición milenaria,  el “tesoro de los Incas” tiene la mayor cantidad de Omega 3 presente en un cereal. De esta manera es un preventivo de los problemas cardíacos y nerviosos, además de reducir la inflamación.

Contiene fibra y todos los aminoácidos esenciales lo que la hace una buena fuente de proteínas vegetales.

Es un alimento alcalinizante por su contenido en oligoelementos además de contar con minerales como Calcio, Magnesio y Zinc y numerosas vitaminas saludables para el organismo.

¿Quieres saber más sobre la quinoa?

¿Cómo cocinar quinoa?

La quinoa contiene en el exterior una sustancia llamada saponina que le confiere un sabor amargo. Para quitar esta capa enjuágala con agua antes de cocerla. Como el grano es muy pequeño, la mejor opción es utilizar un colador para lavarlo.

El tiempo de cocción necesario es de entre 15-20 minutos, en agua hirviendo con sal. La semilla debe abrirse y así sabrás que está cocida. El sabor y la textura de la quinoa, una vez cocida, la convierten en un producto versátil que combina con prácticamente todo lo que puedas imaginar.

  • Desayunos: la quinoa combina bien con Yogurt, con arándanos, con fresas, con leche vegetal. Puedes también hornear magdalenas, bizcochos o pan e incluso hacer crepes con su harina.
  • Comidas y cenas: puedes utilizar la quinoa cocida como relleno de calabacines o berenjenas, como plato principal acompañada de verduras hechas tipo wok, como guarnición acompañando a cualquier plato, en sopa con un rico caldo de verduras o con legumbres; puedes cocinar  cremas  de quinoa con zanahoria o calabaza, utilizarla en ensaladas (por ejemplo, nuestra receta de quinoa con algas y verduras, como masa de pizza o como ingrediente para croquetas, en tabulé, timbal de quinoa, rollitos de quinoa, y muchas más recetas con quinoa que puedes encontrar en este blog. y formando parte de postres, como los bocaditos de quinoa y amaranto.

 

Trigo sarraceno o alforfón

Trigo sarraceno con verduras
Trigo sarraceno con verduras

El trigo sarraceno es también un pseudoceral y superalimento. Rico en hidratos de carbono complejos, proteínas, magnesio, potasio y fósforo.

Contiene fibra de tipo soluble e insoluble de manera que proporciona energía para el cerebro y el organismo.

El trigo sarraceno tiene propiedades antioxidantes beneficiosas para la salud del corazón.

También es bueno en casos de hipertensión, mala circulación, diabetes, estrés, ansiedad, depresión, cansancio, estreñimiento y hemorroides; previene la obesidad por su composición de flavonoides saciantes  que favorecen niveles bajos de colesterol.

Mejora la condición de la vesícula. Cuenta con todos los aminoácidos esenciales, entre ellos la lisina, que favorece el funcionamiento cerebral.

¿Cómo cocinar trigo sarraceno?

Enjuaga el trigo sarraceno con agua fría antes de cocerlo. Añade 2 medidas de agua por una de trigo sarraceno, para evitar que se apelmace, asegúrate de que el agua de cocción está hirviendo cuando lo eches y déjalo a fuego lento durante 20 minutos. Puede conservarse cocido en el frigorífico durante 3 días como máximo.

Es muy frecuente utilizarlo germinado, lo cual podemos hacer fácilmente en casa partiendo de sarraceno en grano o bien comprarlo germinado y seco. Como todos los germinados, aumenta la biodisponibilidad de nuetrientes y se enriquece en encimas.

Una aplicación de la semilla germinada podéis verla en esta receta de tarta de yogur.

Amaranto

El amaranto es otro de los pseudocereales que es tremendamente saludable fundamentalmente por su contenido en sustancias anticancerígenas: el escualeno (más de un 8%), una molécula que aporta oxígeno a las células y las protege de los radicales libres; el beta-sitosterol, ácido graso de poder antioxidante y beneficioso para la arterioesclerosis y los problemas de próstata; el lunasin, un péptido que tiene propiedades curativas frente a enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer. Además, en el amaranto encontramos fibra calcio, magnesio y Omega 6. Tiene un alto valor nutritivo y supone también un aporte energético importante.

¿Cómo cocinar amaranto?

Es necesario enjuagar el amaranto antes de cocinarlo, utiliza para ello un colador de malla fina y así no perderás los granos. Para cocerlo utiliza 3 medidas de agua por una de amaranto. En agua hirviendo, pon a cocer el amaranto a fuego lento, tapado y durante aproximadamente 20 minutos. Cuando haya absorbido el agua y el grano esté esponjoso, retíralo del fuego.

  • Desayunos: el amaranto tiene un ligero sabor tostado y a nuez que lo hace propicio para platos dulces. Solo o mezclado con otros cereales puedes combinarlo con leche vegetal y con fruta. Su harina permite elaborar bizcochos, pan y otras preparaciones dulces como este turrón y los bocaditos de quinoa y amaranto. Las semillas tostadas previamente  o crudas se utilizan para dar sabor y una textura crujiente a las recetas de pan, bizcocho o galletas. Como es fino y pequeño, el amaranto se puede agregar a batidos de frutas o verduras también.
  • Comidas y cenas: como sustituto del arroz o de la pasta de trigo, puedes utilizar el amaranto en combinaciones diversas con calabacín, champiñón, berenjena (ver receta de berenjenas rellenas), pimiento, etc. También puedes hacer cuscús de amaranto y verduras en lugar de utilizar el de sémola de trigo. Su harina funciona como espesante en sopas, o bien puedes añadir el grano cocido en cualquier plato (legumbres, arroz, puré).
Receta de berenjenas rellenas de amaranto
Berenjenas rellenas de amaranto

2 comentarios en “3 pseudocereales: quinoa, sarraceno y amaranto

  1. gracias por sus recetas cada dia aprendo mas y me es muy util porque en mi familia hay celiaco los felicito y agradesco todo su esfuerzo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad de Conasi.eu.