¡No te pierdas nuestras recetas y noticias!

Cocina sin plásticos

Nos resulta curioso que las acciones y campañas contra los plásticos se hagan fundamentalmente por los problemas medioambientales que están causando. Por supuesto que nos parecen graves, pero ¿por qué no se presta también atención a las consecuencias para nuestra salud? Todos estamos enterados de la mancha de plásticos del Pacífico o de cómo los plásticos afectan a los animales, pero quizás no todos sabemos que también están implicados en nuestra propia salud, ya que todos comemos plásticos. Un breve vídeo de un experto, el catedrático Nicolás Olea, para exponer que realmente no se trata de un tema de conspiranoicos, sino de una realidad científica.

Desde Conasi, la salud relacionada con la alimentación es nuestro trabajo y llevamos muchos años hablando de este tema: cómo los plásticos nos afectan en la salud reproductiva, hormonal y son un factor causal más en enfermedades como cáncer o enfermedades autoinmunes.  Por lo tanto, queremos profundizar en comprender qué podemos hacer para disminuir el consumo de plásticos y protegernos en la medida de lo posible.

Ideas para disminuir el consumo de plásticos

Si bien no depende de nosotros el destino o tratamientos a que se someten los plásticos que desechamos, sí podemos hacer mucho como consumidores: disminuir al máximo el uso de plásticos. ¿Qué podemos hacer?

  • Evitar plásticos superfluos y plásticos de un solo uso: es muy fácil dejar de usar bolsas de plástico y volver a los cestos o carros de toda la vida para la compra o a las bolsas de tela para cualquier otro uso. No necesitamos que toda la comida que compramos venga en bandejas, cajas y envoltorios de plástico: compremos a granel y usemos bolsas de tela o papel e instemos a los supermercados para que adopten estos cambios. No necesitamos usar vasos, platos, pajitas… de usar y tirar, puesto que hay opciones de otros materiales (por ejemplo, pajitas de materiales no desechables o si queremos vasos para llevar de un material que no se rompa, vasos de fibra de bambú). Tampoco necesitamos beber agua embotellada, podemos usar filtros en casa y para llevar agua hay botellas de materiales saludables y duraderos, como botellas de cristal, acero inoxidable, titanio.
  • Prestar especial atención a los utensilios de cocina: cuando haya opciones de otros materiales, elígelos, puesto que en la cocina los plásticos son más peligrosos para nuestra salud. El calor hace que se liberen sus moléculas a los alimentos y es una vía de entrada a nuestro organismo que consideramos la más directa e indeseable, a la vez que es evitable. Por lo tanto, es importante usar tápers de cristal o de titanio o fiambreras de acero inoxidable. Elijamos alternativas al film plástico de materiales seguros para proteger o envolver alimentos, como tela con cera de abejas, papel o bolsas de algodón.
  • Prestar atención a las ropas: para evitar las microfibras que se desprenden de los tejidos sintéticos al lavarlos, sencillamente deberíamos evitar estos tejidos y elegir tejidos naturales.
  • Prestar atención a los niños: los más pequeños son los más vulnerables, sin ninguna duda. No aportar disruptores hormonales a los niños debería ser algo comprendido por todos (evidentemente, desde el embarazo). La campaña contra el Bisfenol A se ha popularizado y ya no contiene BPA los productos que se destinan a estar en contacto con alimentos, pero esto da la falsa impresión de que al no contener BPA un plástico ya es seguro. Nos preguntamos, ¿acaso no hay más disruptores hormonales y tóxicos en los plásticos? No pensamos que sea ninguna exageración afirmar que no se deberían usar plásticos bajo ningún concepto en contacto con los alimentos para los niños. Por ejemplo, deberíamos elegir biberones de cristal o de acero inoxidable, los platos y vasos normales de casa o de fibra de bambú si buscamos una opción irrompible, nunca juguetes de plástico que los más pequeños se puedan llevar a la boca.
  • Prestar atención a los cosméticos: lo más evidente son los envases de plástico, que podemos evitar con cosméticos sólidos (como jabones en lugar de geles o champús) o cosméticos envasados en cristal. Pero algo menos evidente es el tema de las microesferas que contienen algunos cosméticos: exfoliantes, cremas de dientes, geles, cremas, lociones. Si eliges cosmética ecológica, no tendrás este problema.
Tres pastillas de jabón casero - cocina sin plásticos
Los cosméticos naturales y hechos a mano son una gran alternativa para reducir los envases plásticos
  • Prestar atención a los productos de higiene: ya hay cepillos de dientes de madera, bastoncillos de oídos de bambú, pañales, compresas y tampones compostables y biodegradables, copa menstrual. También deberíamos evitar las maquinillas de afeitar desechables.
  • Prestar atención a los productos de limpieza: los productos de limpieza también pueden contener microesferas y por otra parte, son una fuente importante de generación de envases de plástico que tiramos. ¿Te has planteado usar nueces de lavado o hacer los productos de limpieza en casa? Puedes usar limón, bicarbonato, vinagre… y usar siempre los mismos envases.
  • Cuando uses productos de plástico, reutilízalos todo lo que puedas y cuando los deseches, tíralos al contenedor amarillo. Si bien es cierto que no tenemos una certeza total de la utilidad de separar las basuras, sigamos haciéndolo, puesto que antes o después este sistema tendrá que funcionar adecuadamente, ¿qué otra opción queda? Y mientras tanto, estaremos colaborando con el pequeño porcentaje de plásticos que se reciclan.
  • Cuando uses otros materiales, valóralos e igualmente, dales todo el uso que puedas. Ahora nos estamos centrando en los plásticos, pero todos los materiales tienen su coste medioambiental, aunque no estén suponiendo un problema tan importante en la naturaleza ni en nuestro organismo. Por ello, elijamos productos de calidad como para no tenerlos que tirar rápidamente. Por ejemplo, en la cocina, podemos reutilizar los tarros de cristal, o usar papel de buena calidad que se puede reutilizar varias veces. Si compramos menos, lo que de verdad necesitamos, pero de buena calidad pensando en su durabilidad en el tiempo, almacenaremos menos cosas y seremos más sostenibles… pongamos como el ejemplo más sencillo, la ropa.
  • El uso de vehículos también cuenta. Los neumáticos se desgastan al conducir y los microplásticos que eliminan terminan en el mar o la tierra, por lo que también podemos poner nuestro granito de arena. Las medidas más importantes están en manos de fabricantes (mejorar la resistencia al desgaste, buscar materiales alternativos), pero  por nuestra parte, lo que podemos hacer de nuevo pasa por disminuir el consumo: ir andando siempre que se pueda, optimizar los trayectos compartiendo vehículos o usando transportes públicos y cuando usemos los vehículos, conducir con la presión adecuada en los neumáticos y evitar maniobras bruscas.
  • Apoyar las campañas contra los plásticos y ser activos en la medida de nuestras posibilidades: no lanzando basuras en el medio ambiente, participando en recogidas de residuos en entornos naturales, educando.
  • ¿Elegir bioplásticos o plásticos reciclables o plásticos compostables? no son realmente una solución, como veremos la semana próxima.
Platos y cubiertos de bambú - Cocina sin plásticos
Cada vez más hay opciones biodegradables al plástico de un solo uso

¿Cómo contribuimos a un planeta sin plásticos desde Conasi?

Una “Cocina Conasi” es una cocina libre de plásticos. Desde hace 15 años, estamos eligiendo productos sin plásticos para la cocina. Para ello:

  • No incorporamos ningún producto de plásticos si está destinado a cocinar o a contener alimentos calientes. Por ejemplo, en Conasi nunca has encontrado tápers ni fiambreras de plástico ni con partes plásticas, ni termos cuyo tapón en el interior tenga plástico. No vendemos bolsas de plástico, film plástico, vasos de plástico, botellas de plástico: no ha hecho falta la resolución europea para ello, nunca hemos aceptado este tipo de productos en nuestra cocina.
  • Investigamos todas las opciones posibles alternativas a los plásticos. Nunca hemos vendido productos desechables de plástico, evitamos en concepto de los productos de usar y tirar siempre que se pueda y damos muchas alternativas de materiales saludables para conservar y guardar alimentos.
  • Siempre hemos elegido alimentos sin plásticos, si existe la opción. Por ejemplo, alimentos envasados en cristal o papel, si los hay. Tampoco queremos introducir tetrabricks, puesto que la mayoría de los alimentos envasados en tetrabrick los podemos hacer en casa: no sólo ahorramos en envases y contaminantes, sino que nuestra alimentación es muchísimo más saludable si lo hacemos en casa y si evitamos los plastificantes del interior del tetrabrick. No necesitamos zumos, leches vegetales, gazpachos, horchatas, caldos, chocolates, cremas… en tetrabricks: los consideramos productos industriales, no alimentos. Los podemos hacer en casa y ponemos a disposición de todo el mundo no sólo utensilios e ingredientes, también recetas e información.
  • Plásticos en los pequeños electrodomésticos: algunos productos de nuestro catálogo sí tienen plásticos. Hablamos de pequeños electrodomésticos que o bien no existen sin plástico o las opciones libres de plásticos son menos asequibles. Por ejemplo, un extractor de zumos totalmente libre de plásticos es una opción muy interesante, pero tiene un precio mínimo de unos 1200€, algo que no todo el mundo se puede permitir. Ofrecemos opciones de la mejor calidad, de garantías lo más largas posible, que cuando acaba su vida se deben llevar a puntos limpios o puntos de reciclaje.
  • No utilizamos plásticos de burbujas de nuestros embalajes: la protección en el interior de las cajas que preparamos en nuestro almacén se hace con cartón troquelado, de cajas recicladas.
  • Insistimos a los fabricantes para que no incluyan plásticos en sus embalajes. La mayoría de ellos ya trabajan para eliminar los plásticos superfluos o bien para buscar alternativas.
  • Trabajamos para que todos elaboremos en casa nuestros alimentos, prescindiendo de comidas envasadas y elaboradas. La cocina Conasi parte de alimentos frescos, desde la raíz siempre que se puede. Por eso, nuestras recetas están enfocadas a hacer en casa todas las preparaciones, las que siempre se han hecho tradicionalmente pero que poco a poco nos hemos acostumbrado a comprar hechas y también alimentos que se han ido incorporando a nuestro día a día, pero que todos podemos elaborar. Cuando hacemos nuestra comida en casa, no sólo ahorramos envases, también aumenta la calidad y sabemos qué estamos comiendo. Así que aquí, en nuestro blog, encuentras las recetas y consejos y en nuestra tienda los productos para hacer en casa el pan, los dulces, los yogures, las conservas, los alimentos deshidratados, los germinados, los fermentados, helados, zumos y batidos. Y también ofrecemos todo lo que se necesita para hacer en casa harina, leche vegetal, aceites… el siguiente paso ¡cuidar de tu huerta!
  • Información, la mejor herramienta. Este blog ha sido desde siempre nuestro pilar principal. Conasi es una empresa de venta de productos, pero desde nuestro inicio en 2004 estamos informando sobre los tóxicos asociados a la alimentación, abriendo el debate en nuestro país sobre temas como los tóxicos en los utensilios de cocina o informando desde el principio sobre temas tan importantes para nosotros como el Bisfenol A, ftalatos, parabenes, etc. Trabajamos seriamente para generar conciencia y que todos comprendamos que nuestra salud está únicamente en nuestras manos y sepamos discriminar los mensajes que nos llegan de parte de la publicidad, fabricantes y vendedores e incluso, organismos oficiales. Debemos informarnos para poder elegir conscientemente, comprendiendo el trasfondo y los intereses implicados en los mensajes que recibimos.
<< Todos comemos plásticos¿Son los plásticos reciclables, biodegradables o compostables? >>

Otros post relacionados...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *