Fermento para queso vegano

3,50 € IVA incluido

Descuentos

A partir de 3 unidades: 3,15 € (Descuento del 10%)

En stockRecíbelo en 24/48hs

GNF31

PAGO SEGURO
en todas las compras

RECÍBELO EN 24/48h
en península

Descripción

Descripción de Fermento para queso vegano

Fermento para hacer queso vegano, compuesto por las cepas de bacterias del yogur búlgaro original, considerado el mejor yogur del mundo y una de las razones de la longevidad de los hábitantes de zonas de Bulgaria donde se consume este yogur a diario. Además, contiene también Lactobacillus acidóphilus, que le da un toque ácido y mayor riqueza probiótica

Fermento compuesto por microorganismos procedentes de los Montes Balcanes, lugar de procedencia de la bacteria original L. bulgaricus, en la cual es muy rica este fermento.  Cada sobre está compuesto por 100.000 millones de bacterias liofilizadas de las cepas Lactobacillus bulgaricus, Lactobacillus acidóphilus y Streptococcus thermophilus.

Calidad excepcional

Los fermentos Génesis son de una calidad excepcional por estas características, que los convierten en los fermentos de nuestra elección:

  • Bacterias puras al 100% procedentes de fuentes naturales.
  • Microorganismos no transgénicos: no han sufrido ningún tipo de manipulación genética.
  • Puros: no contienen ningún aditivo, agentes de carga ni relleno.
  • Control de la capacidad de fermentación: todas las partidas son analizadas tras su preparación, para comprobar y asegurar la mayor capacidad fermentativa, eliminando las partidas que menos capacidad tengan.
  • Rotaciones de cepas: Génesis también efectúa rotaciones de cada cepa (cada una de las cepas de microorganismos tienen cientos de subcepas). De este modo, se enriquece el fermento con mayor variedad y le dota de mayor capacidad de colonización.

Por estas razones, se trata de un fermento de gran valor terapéutico para restablecer el equilibrio de la flora intestinal. Además, inhibe el crecimiento de otras bacterias perjudiciales (como Helicobacter Pylori), reduce el crecimiento de patógenos en la flora bucal. Tiene además muchos otros beneficios en nuestra salud, como potenciador del sistema inmunitario, detoxificante, reduce las alergias, favorece la absorción de minerales, produce vitaminas del grupo B (incluido vitamina B12), etc..

Para más información sobre los fermentos Génesis, hemos entrevistado a Abel Díaz, gerente de ventas de Génesis y naturópata, que nos da detalles muy interesantes para comprender la importancia de consumir probióticos de calidad.  

Cómo hacer queso vegano base con el fermento para queso vegano

Este fermento se puede usar para fermentar quesos veganos de frutos secos y/o semillas:

  • Dejar en remojo 1,5-2 tazas de frutos secos o semillas 8-12 h (anacardos o almendras dan muy buen resultado)
  • Descartar el agua de remojo y triturar los frutos secos escurridos en una batidora o procesador junto con 2 cucharadas de zumos de limón y agua (entre 2-8 cucharadas) dependiendo de la consistencia deseada.
  • Transferir a un recipiente y añadir 1 sobre de fermento para queso vegano, remover bien y dejar reposar un par de horas a temperatura ambiente.
  • Mezclar con una pizca de sal y opcionalmente con levadura nutricional, ajo y/o vinagre de manzana para ajustar el sabor.
  • Envolver la masa en una tela de queso o gasa de algodón y dejar fermentar a tempertura ambiente entre 12 y 72h (a más reposo más sabor y firmeza). Es recomendabledejarlo reposar sobre un colador o colgados de manera que puedan escurrir el exceso de humedad y queden más compactos.

Esta es una receta base a partir de la cual posteriormente se pueden elaborar muchas variables. Conseguiremos diferentes resultados en función de los tiempos de fermentación, de la humedad aportada y de los condimentos que podemos añadir como especias, hierbas secas o frescas, aceite de coco, algas, miso etc

Conservación del fermento de queso vegano

Se puede conservar a temperatura ambiente durante 1 año o bien en nevera durante 2 años. Este producto se ha conservado en frío tanto en su lugar de origen como en nuestras instalaciones, por lo que todos los sobres tienen 2 años de validez. Sólo durante el transporte no se encuentra refrigerado, pero no resulta un inconveniente, puesto supone sólo unos pocos días y esto no afecta a su efectividad (es por ello un producto que no requiere cadena de frío). 

Se aconseja utilizar el sobre de fermento en cuanto se abre. 

En caso de que se quiera guardar parte del sobre, cerrar rápidamente de nuevo con una pinza hermética y guardar en el frigorífico, usándolo el resto del sobre en un plazo máximo de una semana. 

Fermento cultivado en lactosa

Los fermentos para yogur o queso son habitualmente cultivos en solución de lactosa. El producto que llega a nosotros sólo contiene trazas de lactosa, las cuales desaparecen al elaborarse el yogur o el queso, ya que estas trazas son consumidas por las bacterias durante la primera hora de fermentación. Un queso o yogur elaborado con leche vegetal y estos fermentos es en teoría un producto apto para personas intolerantes a la lactosa, si bien cualquier persona con intolerancia a la lactosa puede optar el fermento vegano, cultivado en zumo de zanahoria ecológico, el cual es totalmente libre de lactosa durante todo su procesamiento. 

¿Producto vegano?

Cualquier yogur o queso vegetal hecho con un fermento cultivado en lactosa se podría considerar un producto apto para veganos porque no contiene ningún ingrediente de origen animal. Pero estrictamente hablando, no se trata de un producto vegano por haberse utilizado un producto de origen animal durante el proceso. Por eso Génesis ha desarrollado un fermento vegano, cultivado en zumo de zanahoria, para todos aquéllos que quieran utilizar un producto totalmente vegano (en este caso, es sólo para hacer yogur). 

Beneficios de tomar yogur o queso hechos en casa

El queso, así como el yogur y el kéfir, son alimentos probióticos por naturaleza y cuando los elaboramos con fermentos de alta calidad de microorganismos variados y seleccionados nos aportan una importante cantidad de bacterias beneficiosas para nuestra flora intestinal. Estas bacterias se activan durante la fermentación y colonizan el intestino grueso y delgado, ya que resisten el pH de los ácidos del estómago. Por lo tanto, el resultado es un alimento perfecto para mantener saludable nuestra flora intestinal. La salud intestinal es el pilar de nuestra salud total.

Los yogures, quesos y kéfires industrializados provienen habitualmente de una sola cepa bacteriana (que puede ser genéticamente modificada). Al hacerlos en casa podemos elegir con qué leche elaborarlos y además, no requieren de ningún aditivo para corregir sabores o conservación. 

Opiniones

Comentarios

Escribe un comentario

Si quieres hacer una consulta o tu comentario requiere respuesta, por favor envíanos un correo a info@conasi.eu o llámanos al teléfono (+34) 953 102 560.

Preguntas