Go Back

Cómo hacer Rejuvelac

Autora: Iosune Robles
Germinando trigo o centeno conseguimos agua enzimática o Rejuvelac. Este es el fermento con el que los compañeros de Chufamix han desarrollado dos sorprendentes recetas, saludables y deliciosas: yogur y queso hechos con leche de anacardos. Realmente ¡un golpe de gracia!
La salud intestinal es un pilar clave en la salud integral de nuestro organismo. Como refiere el Dr. Seignalet en el libro "La alimentación, la 3ª medicina", el intestino es permeable por naturaleza pero la alimentación inadecuada y algunos fármacos dan lugar a hipermeabilidad intestinal. Como consecuencia "los residuos bacterianos y alimentarios traspasan en cantidad excesiva la pared del intestino delgado y penetran en la circulación general. Estas macromoléculas, junto con factores genéticos, son desde mi punto de vista, las causantes de numerosas enfermedades".
Entre los alimentos saludables que cuidan de nuestra salud intestinal tienen un lugar destacado los alimentos probióticos.
El Rejuvelac es un probiótico: agua enzimática que la Dra. Ann Wigmore desarrolló mediante la fermentación de trigo en grano en agua, en el marco de la alimentación viva, desintoxicante y purificadora.
Ahora, los compañeros de Chufamix han conseguido dos recetas ante las cuales ¡nos quitamos el sombrero!: yogur vegetal y queso vegetal hechos con Rejuvelac.
Se trata de hacer leche de anacardos con Rejuvelac en lugar de hacerla con agua. Esa leche de anacardos se convierte en yogur gracias a los fermentos que cambian su consistencia. Y por la misma razón, la pulpa sobrante se convierte en queso. ¿Es o no es una elaboración magistral?
Este queso y yogur son cultivos vivos de bacterias benéficas para nuestro organismo, de enzimas intactas y de vitaminas B, C y E. Por lo tanto, ayudan a hacer la digestión, a la eliminación de toxinas y potencian nuestro sistema inmune. ¿Se puede pedir más?
4.84 de 6 votos
Tiempo de preparación 3 d
Tiempo de cocción 1 d
Categorías Fermentados
Raciones 4
Calorías / RACIÓN 83 kcal

Ingredientes
  

  • 100 g centeno en grano
  • 1000 g agua

Elaboración paso a paso
 

  • Echa el centeno en el tarro germinador, llénalo con agua, pon la tapa y déjalo en remojo durante 24 horas.
  • Escurre bien las semillas, inclinando el tarro sobre el fregadero para eliminar todo el agua, pero sin obstruir todos los agujeros de la tapa.
  • Coloca el tarro sobre la base del germinador o sobre una superficie inclinada para que no se encharquen las semillas.
  • Cubre con un trapo para que esté a oscuras. Lava las semillas 2 ó 3 veces al día para mantenerlas húmedas y que puedan germinar. Basta con echar agua en el tarro, agitarlo suavemente y volver a eliminar el agua como en el paso 2. En 2 ó 3 días las semillas mostrarán el primer brote blanquecino y ya podremos hacer el agua enzimática.
  • Para hacer el agua enzimática pon las semillas germinadas en un bote de cristal y añade un litro de agua. Cubre con un paño de lino o de algodón y déjalo reposar a temperatura ambiente durante 24 horas. Al día siguiente tendremos un agua turbia que si la movemos, burbujea. Ésta es el agua enzimática o rejuvelac y está llena de bacterias perfectas para fermentar semillas vegetales. Ya está lista para utilizarla en la elaboración de yogures y quesos vegetales. Una vez filtrada el agua enzimática o rejuvelac es un probiótico excelente, podemos hacer yogures y quesos con ella o congelarla para utilizarla en otro momento. Con las semillas germinadas podemos volver a hacer agua enzimática si las dejamos reposar en agua un día entero. También podemos comerlas en ensaladas, con legumbres, purés o sopas, ¡son muy nutritivas!

Notas

Si quieres hacer solo ½ litro de agua enzimática, utiliza 50 g de centeno y medio litro de agua.

Nutrición

Calorías: 83kcalCarbohidratos: 18gProteinas: 3gGrasas: 1gSodio: 13mgFibra: 3gCalcio: 19mgHierro: 1mg