Ollas eléctricas

Las ollas eléctricas más populares son las slow cookers Crock Pot. Pero hay otras opciones que nos facilitan la tarea en la cocina, como la vaporera eléctrica, el procesador de cocina Artisan o la pequeña de la sección, la mini olla Unold, indispensable para ir de viaje o cocinar en cualquier lugar. 

Filtrar resultados
Mostrando 1 - 13 de 13

Si quieres seguir comiendo bien, aunque no dispongas de mucho tiempo o quieras cocinar fuera de casa, las ollas eléctricas te lo ponen fácil. 

Las ollas eléctricas son una opción con interesantes ventajas que posiblemente, no solemos apreciar. Por ejemplo, una olla eléctrica la podemos llevar a cualquier sitio donde dispongamos de un enchufe para cocinar, aunque no haya fuegos disponibles. Y además, una olla eléctrica suele tener temporizador, por lo que detendrá su funcionamiento cuando nosotros se lo programemos. Esto nos permite irnos de casa y dejar la olla en marcha, sabiendo que se detendrá y cuando volvamos, la comida estará lista. 

Estas ventajas nos las aportan las famosas slow cooker Crock Pot, la olla eléctrica americana diseñada para la cocina lenta. Se diferencian de otras ollas eléctricas en que tienen 2 niveles de temperatura y la función de mantenimiento de calor. Modelos de distintos tamaños y con o sin temporizador, para todas las necesiddes. 

Si preferimos apostar por la cocina al vapor, la mejor opción existente es sin duda la vaporera eléctrica de Stockli. Tiene dos bandejas de gran capacidad, con separador de alimentos y algo que nos parece importante, el depósito donde se pone el agua es de acero inoxidable, no de plástico (como suele ocurrir). Además, el temporizador de esta vaporera es programable también en el inicio de la función, lo cual no es habitual. Su gran potencia facilita la emisión del vapor con mucha rapidez. 

Y si buscamos la solución a poder cocinar cuando estamos de viaje, o hacer algo rápido en la oficina, o si eres de los que no quieren calentarse la comida en el microondas, Unold ha diseñado el utensilio perfecto: la mini olla eléctrica. Es sencillamente genial, con poco más de medio litro de capacidad la podemos llevar a cualquier parte en su bolsa, ocupando el mínimo espacio, ya que además para guardarla, metemos la base calentadora dentro de la olla. 

También os ofrecemos un artículo muy especial, para los más sibaritas: fondues cuya base eléctrica es también útil como fuego eléctrico transportable. Fondue de cerámica para foundue de queso y de chocolate o fondue de acero inoxidable para fondues de carne, pescado o verduras. 

Todos nuestros productos son seleccionados bajo el criterio principal de ausencia de toxicidad en los materiales (ver Tóxicos en los utensilios de cocina).

Las ollas eléctricas son electrodomésticos prácticos, muy útiles y que nos ayudan a llevar a cabo cocciones saludables, para cuidar nuestra salud a través de la alimentación.