Elije tu Deshidratador de Alimentos

Explora nuestra catálogo de deshidratadores de alimentos, una selección de las mejor calidad y ausencia de toxicidad en los materiales. Amplia gama de características: de mayor o menor capacidad, con o sin programas y distintos tamaños para las distintas posibilidades de espacio en la cocina. 

Filtrar resultados

Con un deshidratador de alimentos podemos secar frutas, verduras, hierbas, setas, carne o pescado, de una forma muy sencilla y controlada. También nos permite deshidratar elaboraciones que se popularizaron con la cocina crudivegana, como crackers, pizzas, pan germinado, galletas, bolitas crudiveganas, snacks o hacer deliciosas gominolas naturales.  La deshidratación no solo es útil para alargar la vida de nuestros alimentos sino también nos facilita su almacenaje, transporte y manipulación. Los deshidratadores de alimentos tiene además otros usos, como por ejemplo devolver la textura crujiente al pan o galletas, derretir chocolate, fermentar el pan, secar flores o preparar snacks para tu perro o gato, según la dieta Barf. Además, ofrece muchas posibilidades en la cocina, ya que los alimentos deshidratados aportan sabores y texturas diferentes con las que jugar para nuestras creaciones culinarias.

Una buena deshidratadora facilita el trabajo a la hora de llevar una dieta sana y saludable, ya que la deshidratación es la forma de conservación ideal para aquéllos que buscan la máxima preservación de nutrientes. Al secar los alimentos solo eliminamos el agua de ellos y si mantenemos una temperatura adecuada, todos los nutrientes se mantienen intactos. ¡Descubre el amplio mundo de la deshidratación y todas sus ventajas!

Deshidratar alimentos es una forma muy sencilla de conservar alimentos, algo que puede hacer cualquiera y con todos los alimentos. Lo que consideramos más importante es que se trata de una forma de conservación muy saludable, ya que la baja temperatura a que se realiza mantiene los nutrientes en perfecto estado, además de que no se corren riesgos de contaminación y si el alimento está bien seco, tiene una duración de muchos meses

La forma original de deshidratar alimentos es secándolos al sol, por lo que deshidratar es el método más antiguo para conservar los alimentos. Los deshidratadores aparecen para permitirnos obtener este mismo resultado, con algunas ventajas:

  • Deshidratar en un pequeño espacio y aunque no dispongamos de un lugar soleado.
  • Preservar los alimentos del polvo, insectos o cualquier contaminación que se produce al secar al aire libre.
  • Controlar la temperatura y con ello, el tiempo de deshidratación y resultado. 
  • Elegir el grado de secado, controlando el tiempo. Sólo elegimos deshidratadores con temporizador, para que detengan su funcionamiento cuando estimemos oportuno. 
  • Ampliar las opciones culinarias: aportar nuevas texturas a los platos y descubrir un amplio mundo de nuevas posibilidades:

Más allá de secar tomates o higos, la deshidratación es una forma ideal de conservar cualquier tipo de vegetal en el momento en que la huerta tiene más producción y cuando en el mercado encontramos frutas y verduras en su momento óptimo de maduración y a los mejores precios. Podemos secar verduras o setas solo troceándolas para luego rehidratarlas al cocinar, podemos hacer pequeños trocitos para hacer o también preparar nuestras propias sales de hierbas, si tras la deshidratación trituramos las verduras con sal y/o especias, obteniendo nuestros aderezos naturales (por ejemplo, sal de apio).

Las frutas deshidratadas son una auténtica delicia, ya que al perder el agua se concentra el sabor y el dulzor se intensifica. Son perfectos tentempies, que se pueden llevar a cualquier parte sin temor a que se aplasten o se estropeen en el camino. Además, con las frutas es muy interesante jugar con las texturas, ya que si cortamos cubitos de fruta y no los deshidratamos del todo quedarán un poco tiernos, obteniendo las gominolas más ricas y naturales posible. También si hacemos puré de frutas y lo secamos sobre láminas de deshidratación, podemos hacer gominolas exquisitas, combinando sabores. 

Con un deshidratador puedes tener hierbas y aromáticas todo el año: si cultivas en un huerto o en macetas, antes de que la planta muera seca todas sus hojas. Es un proceso muy rápido y que te permite disfrutar siempre de las hierbas cultivadas por ti: perejil, albahaca, tomillo, romero, hierbabuena, orégano...

Y en el deshidratador, en un breve tiempo podrás devolver la textura al pan o galletas que se han humedecido, derretir chocolate sin miedo a quemarlo o secar esas flores que quieres mantener intactas..¡utilizarás el deshidratador mucho más de lo que imaginas!

Y los deshidratadores son también un pequeño electrodoméstico para nuestras mascotas. Aquellos que alimentan a su perro o gato con la dieta Barf, tienen en el deshidratador su aliado perfecto para preparar carne, pescado o vísceras deshidratadas, que son los snacks y recompensas ideales. Y también para preparar alimento seco (que puede incluir vegetales) que posteriormente se puede rehidratar. 

Por lo tanto, ofrecemos una cuidadosa selección de deshidratadores, para cubrir todas estas necesidades. Con los deshidratadores Dorrex de base redonda tenemos la opción de una secadora de alimentos más pequeña, que viene equipada con 3 bandejas, con la posibilidad de ampliar hasta 9 bandejas si se desea. Y con los deshidratadores Sedona podemos elegir entre diferentes modelos, siempre con formato tipo horno y puerta abatible y dos tamaños diferentes. En el tamaño grande de Sedona, no siempre tenemos que usar el deshidratador a carga completa, también podemos usar a mitad de carga. Los modelos más actuales de Sedona incorporan programas para optimizar la función de deshidratación. Para mayor claridad, consultar la Comparativa de deshidratadores Sedona

Además, disponemos de Servicio Técnico y asesoramos a nuestros clientes de forma personalizada, ya que nuestra experiencia de uso nos permite compartir con todos los secretos para una buena deshidratación

Mostrando 1 - 26 de 26