Tarros de cristal herméticos y accesorios

Tarros de cristal Weck, con tapa hermética de cristal. Ideales para guardar alimentos, congelar, hacer conservas, presentar postres. Sistema único de autosellado y total seguridad en los materiales. ¡Descubre su enorme variedad!

Ver más
Filtrar resultados
Mostrando 1 - 34 de 34

Los tarros de cristal son cada vez más valorados en una cocina saludable, ya que una vez comprendidos los peligros de los plásticos como disruptores hormonales, volvemos la mirada al humilde tarro de cristal en el que podemos guardar alimentos en nevera, congelador y en el que podemos hacer conservas

En el surtido de tarros de cristal que os ofrecemos seleccionamos los tarros que nos aportan alguna característica de valor para nuestra cocina saludable, adaptándose a nuestros criterios de seguridad en los materiales y también de practicidad

  • Los tarros de cristal herméticos Weck: los tarros de los mil usos, ya que además de servir para guardar alimentos, se puede hacer conservas con ellos mediante su especial sistema de autosellado, congelar alimentos, hornear, servir postres o platos en raciones individuales. Son sin embargo nuestra única opción real a la hora de hacer conservas porque la tapa es completamente de cristal, libre de plásticos. 
  • Los tarros Quattro Stagioni: también son herméticos y sirven para guardar alimentos, hacer conservas y tienen la medida ideal para ser utilizados con las tapas Happytappi y convertir un tarro en un rallador, en un cortador, en una bombonera, en un tarro con lupa, con linterna, con reloj de arena, en una hucha y ¡mucho más! La tapa sí tiene una película plástica en su interior. 
  • Los tarros de cristal de Personal Blender: son tarros de conserva herméticos, con la particularidad de encajar en las cuchillas trituradoras de la batidora Personal Blender: en el mismo tarro en que bates o trituras, puedes luego poner la tapa para guardar el batido o el café molido. El interior de la tapa también tiene un revestimiento plástico.

Nuestra primera elección, los tarros de cristal Weck, son de vidrio tensionado, libre de tóxicos y que resiste hasta 300 ºC de temperatura. Una de sus ventajas es que sus tapas son de cristal, con lo cual nunca se deforman y la limpieza es totalmente higiénica. La junta de goma es muy resistente y permite que el tarro sea totalmente hermético. Y el cierre con grapas es un sistema de autosellado de Weck de gran interés para certificar la seguridad de las conservas. Se trata de un sistema tradicional de Weck y que aporta una gran seguridad a la hora de hacer conservas, algo que consideramos muy interesante tener en cuenta: al hacer una conserva al baño María introducimos el tarro Weck en el agua con la tapa, junta y 2 grapas colocadas. Si la conserva se hace correctamente, al enfriarse podemos quitar las grapas y la tapa queda sellada. Pero si la conserva no se ha realizado bien o si posteriormente se deteriora por alguna razón, la tapa se queda suelta, lo cual nos indica que la conserva no se debe consumir (ver Cómo se hacen las conservas en los tarros Weck).

Todo esto, además de la variedad de formas y tamaños de tarros de cristal y de su gran versatilidad, ya que no sólo podemos guardar alimentos o hacer conservas en ellos, también podemos congelar, hornear, llevar comida y servir postres individuales, una tendencia actual debido a la bonita presentación de los tarros cuando los llevamos a la mesa, dejando ver el interior del postre. Por todo ello, decimos que los tarros Weck son los tarros de los mil usos ¡Descúbrelos!

Los tarros de cristal son sin duda un aliado en nuestra cocina, de uso cotidiano y del material más seguro en cuanto a ausencia de toxicidad.