Sartenes ecológicas

Sartenes ecológicas, con antiadherente libre de tóxicos y de la más alta calidad. Elegimos SKK, antiadherente reforzado con titanio, para aumentar su resistencia, dureza y durabilidad. Como opción no antiadherente, sartenes de titanio de pureza superior al 99%. 

Filtrar resultados
Mostrando 1 - 29 de 29

Sartenes ecológicas es un concepto que se ha popularizado, indicando que en el menaje de cocina, las sartenes ecológicas aportan un "plus". Cabe preguntarse por qué, si se trata de un plus para la salud o para el medioambiente o si no es más que una estrategia comercial. Desde nuestro punto de vista, una sartén ecológica sería aquélla que no transmite ningún tóxico a los alimentos que cocina, pero también la que deja una menor huella de carbono a lo largo de su vida útil. 

En cuanto a materiales, nos podemos considerar expertos en el tema (hasta donde puede averiguarse con las informaciones disponibles a día de hoy) y debemos decir que no es nada fácil elegir una sartén que cumpla con los criterios de ausencia de toxicidad al cocinar. Las sartenes son utensilios que alcanzan temperaturas muy elevadas, habitualmente más que ollas y cazuelas, ya que usamos las sartenes para freír, sofreír o también para saltear (para lo que usamos fuego alto) y con aceite. Las grasas alcanzan temperaturas más altas que el agua, así que al poner una sartén al fuego con aceite llegará a una temperatura superior a una olla puesta al fuego con agua para cocer. A esto se le une el hecho de que ciertos materiales son más susceptibles de liberar moléculas cuanto mayor es la temperatura. Por ello, siempre hemos tenido mucha precaución con los materiales en contacto con los alimentos, más si se someten a calor y más aún si las temperaturas son elevadas, como es el caso de las sartenes.

Por lo tanto, nuestro catálogo de sartenes es muy reducido: solo un tipo de antiadherente y solo un metal. Por supuesto, disponemos de muchísimas opciones en el mercado, pero si buscamos total ausencia de toxicidad (que no contengan PFOA, disolventes, metales pesados y que no utilicen nanotecnología), entonces solo nos queda SKK como antiadherente y Keith como opción de sartén de metal, el único metal totalmente atóxico para nuestro organismo. 

Y si atendemos a la huella de carbono de las sartenes, se complica mucho poder averiguar el coste ecológico de su fabricación, obtención de los materiales, vertidos que se pueden ocasionar, transportes de todos los materiales y del producto en sí. Lo que sí podemos hacer es elegir productos que tengan una vida útil lo más prolongada posible, para no tener que estar renovando las sartenes de forma continuada porque se ha estropeado el antiadherente o se han abombado. Teniendo en cuenta estos criterios, de nuevo SKK y Keith cumplen con los requisitos, ya que las sartenes de SKK son fabricadas en moldes de fundición, son sartenes indeformables cuya base dura toda la vida. El antiadherente de 5 capas es muy duradero y resistente, si bien en caso de deteriorarse SKK nos ofrece la oportunidad única de volverlas a recubrir por un importe muy razonable. 

Y en cuanto al gasto energético de una sartén de buena calidad, encontramos que SKK de nuevo cumple con nuestras expectativas, ya que el fondo difusor optimiza el consumo de energía y mantiene el calor más tiempo. 

Estas son nuestras elecciones, con estrictos criterios de seguridad en cuanto a materiales saludables en sartenes ecológicas, para una cocina saludable. Más informacion sobre materiales en el menaje de cocina en Tóxicos en los utensilios de cocina.