Fermento para yogur, vegano y ecológico

4,95 € IVA incluido

Descuentos

A partir de 3 unidades: 4,46 € (Descuento del 10%)

En stockRecíbelo en 24/48hs

GNF11

PAGO SEGURO
en todas las compras

RECÍBELO EN 24/48h
en península

Descripción

Descripción de Fermento para yogur, vegano y ecológico

Fermento para hacer yogur, el único fermento totalmente vegano y ecológico existente. Cada sobre está compuesto por 100.000 millones de bacterias liofilizadas, de 8 cepas diferentes.

Las bacterias proceden de los Montes Balcanes, lugar de donde se considera que proviene la bacteria original L. Bulgaricus, de tradición milenaria. 5 de las cepas son bifidobacterias. Se trata por lo tanto, de un cultivo muy variado y de gran riqueza probióticaLactobacillus acidophilus, Lactobacillus casei sp. Rhamnosus, Bifidobacterium bifidum, Bifidobacterium infantis, Bifidobacterium longum, Bifidobacterium breve, Bifidobacterium adolescentis, Streptococcus thermophilus.

Fermento compuesto única y exclusivamente por bacterias puras al 100%, sin ningún tipo de aditivos ni manipulaciones genéticas y procedente de fuentes naturales, de la más alta calidad.

Todas las partidas son analizadas tras su preparación, para comprobar y asegurar la mayor capacidad fermentativa, eliminando las que menos capacidad tengan. Génesis también efectúa rotaciones de cada cepa (cada una de las cepas de microorganismos tienen cientos de subcepas) para así enriquecer con mayor variedad aún el fermento y dotarle de mayor capacidad de colonización. Por esta razón, se trata de un fermento de una calidad excepcional para restablecer el equilibrio de la flora intestinal, incluso de los bebés.

Además, inhibe el crecimiento del Helicobacter Pylori (involucrado en las úlceras de estómago) y de las cándidas, reduciendo las infecciones vaginales. Reduce el crecimiento de patógenos en la flora bucal. Tiene además muchos otros beneficios en nuestra salud, como potenciador del sistema inmunitario, detoxificante, reduce las alergias, favorece la absorción de la lactosa y proteínas de la leche y de minerales; produce vitaminas del grupo B (incluida vitamina B12), etc.

Para más información sobre los fermentos Génesis, hemos entrevistado a Abel Díaz, gerente de ventas de Génesis y naturópata, que nos da detalles muy interesantes para comprender la importancia de consumir productos probióticos de calidad.  

Fermento vegano para hacer yogur

Los fermentos para yogur son habitualmente cultivados en una solución de lactosa. Una pequeña cantidad de lactosa acompaña a las bacterias cuando son empaquetadas para proveernos del fermento, pero esta mínima cantidad de lactosa desaparece totalmente en menos de una hora de fermentación, durante la elaboración del yogur. Esto ocurre porque las bacterias consumen esa lactosa.

Por lo tanto, cualquier yogur vegetal hecho con un fermento cultivado en lactosa se podría considerar un producto vegano, porque no contiene ningún ingrediente de origen animal. Pero estrictamente hablando, no se trata de un producto vegano por haberse utilizado un producto de origen animal durante el proceso. Por esa razón, Génesis ha desarrollado este fermento, cultivándolo en zumo de zanahoria, por lo que sí se puede afirmar con total garantía que se trata de un producto realmente vegano.

Fermento ecológico para hacer yogur

Los fermentos son bacterias, las cuales, como microorganismos que son no pueden declararse ecológicos. En este caso, se certifica ecológico porque se utiliza zumo ecológico de zanahoria, algo totalmente inusual en un fermento.

Cómo hacer yogur con el fermento vegano y ecológico

Este fermento se puede usar con:

Para hacer el yogur hay que mezclar el contenido del sobre con un litro de leche y dejar fermentar en yogurtera o en un lugar donde se pueda mantener la temperatura estable a unos 38-40º durante 8-10 horas. Para ello, se puede usar una yogurtera o una fermentadora (fermentadora Brot & Taylor o fermentadora-panificadora Sana).

También se puede hacer el yogur manteniendo abrigado el recipiente o recipientes en los que queremos hacer el yogur, con una manta o toalla o con Wonderbag. Si bien estos métodos no permiten un control muy exacto de la temperatura, es una buena opción cuando se ha cogido el manejo. Se recomienda refrigerar antes de consumirlo. 

Para controlar la temperatura de forma adecuada con cualquier otro método, puede ser útil utilizar un termómetro con sonda

Se obtiene un yogur algo viscoso, con un toque suavemente ácido, aunque compensado por el dulzor de las bifidobacterias.

Resembrar

Resembrar es utilizar el final de un yogur (4 ó 5 cucharadas) como el fermento para hacer un nuevo litro de yogur. 

Se puede resembrar hasta 4 veces, con lo que podemos obtener 5 litros de yogur. Si bien hay la opción de obtener con un sobre de fermento de una vez hasta 5 litros de yogur (es decir, la primera vez)  los cuales podríamos resembrar. Esta sería la capacidad máxima de fermentación de un sobre de fermento.

Al resembrar ya no es preciso elaborar el yogur durante 8-10 horas, es suficiente con 3 ó 4 horas.

Conservación del fermento de yogur vegano y ecológico

Se puede conservar a temperatura ambiente durante 1 año o bien en nevera durante 2 años. Este producto se ha conservado en frío tanto en su lugar de origen como en nuestras instalaciones, por lo que todos los sobres tienen 2 años de validez. Sólo durante el transporte no se encuentra refrigerado, pero no resulta un inconveniente, puesto supone sólo unos pocos días y esto no afecta a su efectividad (es por ello un producto que no requiere cadena de frío). 

Se aconseja utilizar el sobre de fermento en cuanto se abre, ya sea para hacer un litro de leche o hasta 5 litros. No es recomendable usar una parte, cerrarlo y guardarlo para utilizar en otro momento, ya que perdería efectividad. 

En caso de que se quiera guardar parte del sobre, cerrar rápidamente de nuevo con una pinza hermética y guardar en el frigorífico, usándolo el resto del sobre en un plazo máximo de una semana. 

Beneficios de tomar yogur y kéfir caseros

El yogur y el kéfir son alimentos probióticos por naturaleza: nos aportan una importante cantidad de bacterias beneficiosas para nuestra flora intestinal. Estas bacterias se activan durante la fermentación y colonizan el intestino grueso y delgado, ya que resisten el pH de los ácidos del estómago. Por lo tanto, el resultado es un alimento perfecto para mantener saludable nuestra flora intestinal. La salud intestinal es el pilar de nuestra salud total.

Los yogures y kéfires industrializados provienen habitualmente de una sola cepa bacteriana (que puede ser genéticamente modificada). Al hacerlos en casa podemos elegir con qué leche elaborarlos y además, no requieren de ningún aditivo para corregir sabores o conservación. Si los hacemos con leche vegetal hecha por nosotros mismos, podemos hacer leche más cargada de cereal, fruto seco o semillas (para un resultado más espeso) y además, esta leche no habrá sido sometida a ningún proceso de conservación ni tendrá ningún tipo de químicos añadidos ni saborizantes.

El yogur y kéfir son, sin duda, la forma más saludable de tomar productos lácteos. 

Ficha técnica

Características de Fermento para yogur, vegano y ecológico

Conservación Se puede conservar a temperatura ambiente durante 1 año o bien en nevera durante 2 años.
Contiene azúcar añadido No
Contiene frutos secos No
Contiene gluten No
Contiene huevo No
Contiene lactosa No
Contiene levaduras No
Contiene OGM No
Contiene soja No
Ingredientes 100 % fermentos lácticos cultivados en zumo de zanahoria ecológico.
Nombre y dirección del fabricante Genesis Laboratories, C/ Ricardo Velázquez 4, bajo, 21003 Huelva
País de origen Bulgaria

Opiniones

Comentarios

11/10/2018

lo uso para yogúr de leche de coco

hace su trabajo y da un buen sabor al yogúr

Escribe un comentario

Si quieres hacer una consulta o tu comentario requiere respuesta, por favor envíanos un correo a info@conasi.eu o llámanos al teléfono (+34) 953 102 560.

Preguntas