¡No te pierdas nuestras recetas y noticias!

Dieta del grupo sanguíneo

Nuestro tipo de sangre ¿condiciona el alimento que necesitamos?

El Dr James d’Adamo llegó a la conclusión de que no existe una dieta única y válida para todos, al observar que hay alimentos que a algunas personas les causan reacción, les engordan o provocan enfermedades mientras que el mismo alimento a otras personas les sienta bien.

Relacionó que si la sangre es la fuente principal de nutrición del organismo, diferentes tipos de sangre podían suponer diferentes necesidades. Con sus estudios descubrió una relación entre el grupo sanguíneo y:

  • Necesidades de alimentación
  • Susceptibilidad ante la enfermedad
  • Funcionamiento metabólico
  • Repuesta ante el stress

Concluyó que cada persona está condicionada por su código genético y su tipo de sangre (0, A, B o AB) es nuestra “huella genética”.

¿Por qué tenemos diferentes tipos de sangre?

Glóbulos rojos o hematies en el torrente sanguíneo
Hematíes

Cada grupo sanguíneo surge de la adaptación a las condiciones ambientales que imperaban en el momento de su aparición:

  • El grupo 0 es el más primitivo, surgió hace unos 50.000 años en Africa, era el hombre de Neanderthal, cazador y recolector de raíces y frutos. Su principal combustible era la proteína animal. Debido a la escasez de la caza (por agotamiento de los recursos) y a los cambios climáticos se fueron desplazando hacia Europa y Asia.
  • El grupo A surgió en Asia u Oriente Medio, entre los 25.000 y 15.000 años a.C. como respuesta a las nuevas condiciones: surgimiento de la agricultura, la ganadería y nuevas estructuras sociales.  La adaptación inmunitaria y digestiva a estas condiciones dió lugar al tipo de sangre A, por mutación del grupo 0.
  • El grupo B se desarrolló entre los años 15.000 y 10.000 a.C. en la región del Himalaya, entre las tribus caucásicas y mongoles, también como mutación del grupo 0.
  • El grupo AB es el menos abundante, surge hace 10 ó 12 siglos de la mezcla del A con el B.

¿Sabes por qué no se puede trasfundir sangre de un grupo distinto?

Si tienes sangre del grupo A y te trasfunden sangre del grupo B, se produce una aglutinación mortal de hematíes en tu sangre.

Esto ocurre porque los glóbulos rojos tienen en sus membranas antígenos (una especie de marcadores) que los diferencian como grupo 0, A, B o AB.  Además, una persona del grupo A tiene en la sangre anticuerpos contra el grupo B, la del B contra el A y la del 0 contra el A y el B. El único que no tiene anticuerpos es el AB, por lo que se llama receptor universal. Todo esto sin tener en cuenta el factor Rh (otro marcador de membrana).  Si te ponen sangre de un tipo contra el que tienes anticuerpos, se produce la reacción.

Lectinas y aglutinación

Igual que la sangre reacciona contra sangre de un grupo diferente, también reacciona contra microorganismos o contra proteínas de algunos alimentos llamadas lectinas. Aunque la mayor parte de las lectinas que ingerimos las desechamos, se ha demostrado que una parte pasa a la sangre y nuestro sistema inmune reacciona contra ellas. Se produce una aglutinación alrededor de estas lectinas que repetida a lo largo del tiempo llega a dañar el órgano o tejido donde se produce con más intensidad.

Esta reacción puede ser una de las causas o la causa de daños hepáticos, renales, oculares, diabetes, artritis, alergias, malas digestiones.

¿Qué podemos esperar de la dieta del grupo sanguíneo?

Las personas que siguen este modo de alimentación advierten cambios significativos en su salud en 2-4 semanas. En los procesos más serios y con mayor compromiso inmunológico, pueden ser precisos 6 meses tras eliminar completamente la ingesta del alimento responsable de la reacción. Se regularizan problemas de salud que se daban por crónicos.

No se trata de un tipo de alimentación orientado a la pérdida de peso, pero la optimización en funcionamiento metabólico tiene como consecuencia que la persona se equilibre en su peso real.

Para entendernos, es como si a un coche que necesita gasolina de 98 octanos le ponemos gasolina de menor octanaje: no funciona del todo bien; sin embargo, cuando le ponemos su combustible funciona óptimamente. Del mismo modo ¡y aunque nos disguste! para nuestro organismo no todo vale.

Objeciones a la dieta del grupo sanguíneo

Si bien la medicina oficial no acepta alguno de los argumentos del doctor Peter d’Adamo, tampoco puede explicar muchos de los efectos positivos que objetivamente se observan de la supresión de alimentos indicados. Como en tantas ocasiones, aparece una laguna en la que no todo está todo claro ni todo está dicho.

Nuestro cuerpo tiene una base de funcionamiento químico y el sustrato químico lo obtenemos día a día de la comida que elegimos tomar. En cualquier caso, podemos escuchar la respuesta de nuestro cuerpo al eliminar de la dieta los alimentos que según esta teoría  dificultan nuestro metabolismo.

Recomendaciones según la dieta del grupo sanguíneo

Estas son las líneas básicas de lo que se recomienda para cada grupo sanguíneo:

  • Grupo 0: favorecen su metabolismo con el consumo de carnes (excepto cerdo),  pescado y algas.  Los cereales entorpecen el metabolismo, sobre todo el trigo y cualquiera de los derivados, así como los lácteos. Tampoco son recomendables: maíz, avena, lentejas, naranjas, fresas,  patatas y berenjenas, entre otros.
    Necesitan actividad y ejercicio aeróbico.
  • Grupo A: favorecido por la ingesta de alimentos vegetales, soja y derivados y algunos pescados como bacalao, sardinas, salmón y rape. Toleran el trigo, pero sólo una pequeña cantidad diaria. No deben tomar leche ni derivados, carnes (con la excepción del pollo), garbanzos, patatas, tomates, pimientos, berenjenas y plátanos.
  • Grupo B: favorecido por los lácteos (sobretodo el kéfir), también la carne (excepto cerdo y pollo, siendo éste último muy perjudicial), el pescado y los vegetales en general.  Tampoco deben tomar trigo, tomate, maíz, lentejas, garbanzos y alcachofas, entre otros.
  • Grupo AB: favorecido por la ingesta de cordero, pavo y conejo. No deberían tomar el resto de carnes. También son aconsejables los vegetales en general, la espelta, el pescado, el tofu y las algas. Toleran bien los lácteos fermentados y los quesos menos grasos. Entorpecen su metabolismo: cerdo, pollo, maíz, alubias, garbanzos, alcachofas, pimientos, sésamo, naranja y plátano, entre otros.

Bibliografía

Dr. Peter d’Adamo:  Los grupos sanguíneos y la alimentación.

Dr. Jörg Zittlau:  La dieta del grupo sanguíneo

Anita Hessmann-Kosaris: La dieta según tu grupo sanguíneo

13 comentarios en “Dieta del grupo sanguíneo

  1. En el caso de una persona que nace con un grupo sanguíneo, pero por un transplante de médula osea, cambia su grupo sanguíneo, ¿También cambia el tipo de dieta o se mantiene la original aunque haya cambiado el grupo sanguíneo?

    1. Hola Eli, es una pregunta que realmente no sabemos responderte con total seguridad, tras consultar con el médico y la dietista. En una primera apreciación, hemos creído que se debe hacer la dieta del grupo sanguíneo que en ese momento se expresa, el del donante. La interacción se produce entre la sangre y el alimento (por las lectinas), lo cual produce la reacción adversa. Por lo que sabemos, en esta interacción sólo intervienen las células sanguíneas, así que lo lógico es que haya que adaptarse al grupo actual.

      ¿Puede tener alguna influencia el hecho de que las células sanguíneas originales derivaron de células madres, de las cuales derivaron también las demás células del cuerpo? Esa información común sigue vigente en el cuerpo, en el resto de tejidos. No tenemos información acerca de este tema.

      Pero hay una solución que da seguridad, aunque sea menos fácil: compatibilizar ambos grupos. Es decir, eliminar de la dieta los alimentos que sean perjudiciales para ambos grupos. Posiblemente haya muchos en común y no sea tan difícil. Es como cuando en casa hay personas con dos grupos sanguíneos diferentes, se puede hacer.

      Si consigues una respuesta de un especialista ¡dínoslo!

  2. llevo solo 5 dias siguiendo estos consejos alimentarios y me encuentro genial,empece porque queria perder peso pero al combiar la manera de comer he notado una mejoria fisica y emocional que no me creo y solo son 5 dias,he perdido 1,2 kg,pero viendo lo demas eso ahora es lo de menos,dentro de un mes os contare como estoy

  3. Mi hija tiene sobrepeso, Le quiero hacer la dieta para su grupo, que pasa si alguna vez por semana come algun alimento no apto?

    1. Según el médico en nuestro equipo: “El saltarse de tarde en tarde la dieta del GS no es importante salvo que se esté haciendo la dieta para desensibilizar al organismo respecto a ese nutriente en concreto (en este caso por pequeña que sea la cantidad actúa a modo de revacunación y hay que tener presente que el sistema inmunológico precisa por lo general 6 meses para serenarse). También puede resultar importante en caso de obesidad si la cantidad que se ingiere del alimento infractor es elevada, ya que no es sólo una cuestión de calorías si no de alteración secundaria del metabolismo”.

  4. Llevo varios meses con esta dieta siendo bastante estricta y estoy mejorando en varias cosas, por ejemplo; en la piel de mi cara y cuero cabelludo. Estoy diagnósticada de rosácea, cuperosis y dermatitis seborreica. La dermatóloga me vio mejor y le conté lo de esta dieta, me dijo que lo miraría, pues no la conocía.
    Estoy mejor de los picores que tenía sin ningún tipo de lesiones, en todo el cuerpo, tenía que tomar comprimidos para la alergia muchas veces.
    Mi intestino funciona mucho mejor, se acabó el estreñimiento. He mejorado de los gases y ha desaparecido el dolor de estómago que no se calmaba con Omeprazol o sea que no era por acidez, sino por intolerancia a algún alimento.
    He bajado de peso aún con el hipotiroidismo que yo creía era lo que me lo impedía, aunque comiera poco.
    Algún alimento me engordaba, creo que era el trigo. Como pan y galletas sin gluten.
    Estoy mejorando de la fibromialgia.
    Os animo a que probéis.

  5. Yo llevo cerca de dos semanas con la dieta del grupo sanguíneo (0). La verdad es que me encuentro mejor física y emocionalmente y he adelgazado, pero no tengo muy claro si esto se debe, entre otras cosas, a que ahora no como fuera prácticamente nunca y a que controlo más lo que como…

  6. Me da la sensación de que últimamente hay mucha gente que sigue diferentes dietas basadas en muchas proteínas y pocos carbohidratos; es decir, muy en general: fuera el pan, la pasta, las patatas… Todas consiguen adelgazar, y bastante. En la dieta del grupo sanguíneo, a los del grupo 0, entre otras muchas cosas, también nos prohíben esto. La cuestión es: ¿por qué en la pirámide alimenticia tradicional se le da tanta importancia a los carbohidratos y en estas dietas (tipo Dukan, paleodieta, la del grupo sanguíneo y a saber cuántas más) prácticamente se suprimen? ¿Cómo puede haber un contraste tan fuerte? Ya tengo claro que se adelgaza mucho si se prescinde de los carbohidratos pero, ¿hasta qué punto es sano?

    1. …buena pregunta. Hay muchas teorías de alimentación y no creemos que ninguna tenga la verdad absoluta. Lo que desde aquí diríamos es que consideramos que hay unanimidad en que se prescinda de los hidratos de carbono refinados o de cargas glucémicas importantes, ni aún a base de frutas. Es decir, procurar evitar picos glucémicos ya que la relación con el aumento de los factores inflamatorios está clara y esto perjudica a todo el mundo. También la tendencia es volver la vista a las grasas y la comprensión de que los desequilibrios en los niveles de colesterol no proceden de ellas, si no de los hidratos de carbono. Algo muy interesante y que esperamos documentar pronto desde este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad de Conasi.eu.