¡No te pierdas nuestras recetas y noticias!

Comer con televisión, ¿Es bueno para los niños?

televisión en los más peques
Cuando ponemos la televisión desconectamos al niño de su cuerpo.

Cuidar el entorno cuando damos de comer a los peques es importante

Los padres están diseñados para preocuparse de la alimentación de los hijos, ya que antes en otros tiempos, su supervivencia dependía de ello. Y esta preocupación, en mayor o menor medida, persiste incluso una vez que los hijos se han ido de casa.

Por otra parte, tenemos asociado que el dar comida es dar amor, de hecho,  una madre se siente victoriosa cuando su hijo se termina lo que le ha puesto en el plato sin ser consciente de ello, porque ha cumplido con su rol de asegurar la supervivencia del pequeño y porque es una forma de demostrar su amor.

Se trata de un periodo de descubrimiento para el bebé

Se suele pensar que los adultos estamos en control total de la alimentación de un bebé. Este pensamiento nos lleva a tener actitudes y comportamientos que entorpecen la relación de un niño con la alimentación desde sus inicios. El interés del bebé por descubrir el alimento sólido y comer va de la mano del interés de descubrir el mundo e imitar a su familia. Este es un periodo de descubrimiento y el objetivo del bebé no es comer para saciarse, ya que está obteniendo esto de la leche materna o leche de fórmula.

El objetivo del bebé es experimentar y si los padres son capaces de tratar la introducción de los alimentos como una fase de experimentación, será mucho más agradable para ambos y se podrán forjar buenos hábitos que marcarán las siguientes etapas de alimentación. Los padres tienen un papel fundamental: proveer los alimentos, apropiados para la etapa, y proveer un contexto y ambiente agradable, pero los bebés y niños deben tener el control de cuánto comer y si comer o no (salvo algún caso puntual de desnutrición u otro problema grave).

Este es un concepto que cuesta asimilar mucho a los adultos, y puede surgir miedo. Hemos perdido la confianza en la naturaleza del ser humano, y creemos que los padres tenemos que hacer que los niños coman y crezcan. Realmente el trabajo de los padres está en proveer opciones saludables, poco a poco establecer rutinas y horarios, ofrecer un ambiente agradable y disfrutar de la comida con sus hijos.

cuidar el entorno de los pequeños al comer
La falta de conexión con el acto de comer pasará factura más adelante.

Un método muy utilizado para que los bebés coman: Poner la televisión

Parece algo inofensivo: “Le pongo los dibujos y abre la boca y come mucho más que si no le pongo la tele”. Objetivo cumplido, los padres son felices. Pero analizando esta situación, y teniendo en cuenta que la primera etapa de la alimentación es de descubrimiento, el objetivo principal es que el bebé “conecte” con la experiencia de comer. Que asocie movimientos, sabores, olores, texturas, sensaciones con el acto de comer.

Cuando le ponemos una pantalla (televisión, tablet o móvil) lo que hacemos es lo opuesto: desconectar al niño de su cuerpo y que ponga la atención fuera, quedando “absorbido” por los dibujos. Abre la boca en automático, sin ser consciente de que come, del sabor, de la sensación, de si está saciado o no. Por esa razón, para aprender a comer y a descubrir el mundo de los alimentos es muy importante que conecte con su cuerpo: cogiendo la cuchara (no para comer de momento necesariamente), tocando alimentos, masticando, “guarreando” un poco, sintiendo texturas, etc. Al poner una pantalla de por medio, impedimos que este proceso ocurra.

Esto puede no parecer grave de momento, esa falta de conexión con el acto de comer pasará factura más adelante cuando el bebé sea un niño y queramos que esté dispuesto a probar sabores y texturas nuevos, cuando queramos que le dé importancia a sentarse a comer, a disfrutar en familia de la comida.

Prueba diferentes formatos de alimentos

Acompañando a mis clientes en estas etapas he vivido el ritmo de vida al que se enfrentan, a veces estamos a tope y es frustrante preparar comida y ver que no se la comen, y no poder quitarse la sensación de que “no ha comido suficiente”, pero recuerda que en esta primera etapa menos es más. Es decir, será mejor que coma un poco menos pero consciente de lo que ocurre y conectado con su cuerpo. Tendremos que ser más inventivos e ir probando diferentes formatos de alimentos que le gusten más, y poco a poco coja el interés por comer.
Los niños que están lactando (leche materna o de fórmula) necesitan mucha menos comida, y lo importante es comprobar si se está desarrollando bien a nivel motriz, si es un niño “despierto”, alegre y que más o menos esté en buen peso. Esto es algo relativo, puedes tener niños que no llegan a los mínimos de las tablas de los percentiles, pero que están muy sanos. Si te apoyas en la lactancia (materna o de fórmula) seguirá siendo el pilar de su alimentación, y no hace falta meterle prisa ni usar la televisión para tu fin.

Con todo lo comentado anteriormente no quiere decir que no puedas jugar un poco con ellos, hasta que vayan cogiendo el gusto a comer sin tener nada que los distraiga en la mesa. A muchos peques les gusta comer con algún juguete, pero lo mejor será que haya el menor número posible de distracciones, y así hacer que se centren en explorar el mundo de la comida. Los hábitos que se formen en las primeras etapas de alimentación siempre le acompañarán en sus próximas etapas, entonces apreciarás los frutos de los esfuerzos que has hecho.

Más información y recetas de la introducción de alimentos, aquí.

Otros artículos que pueden ser de tu interés:

Productos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad de Conasi.eu.