¡No te pierdas nuestras recetas y noticias!

Alimentos refrescantes

La Medicina Tradicional China nos dice que al verano le corresponde el color rojo, el corazón como órgano, el elemento fuego y la alegría como emoción. Siempre se escucha entre los que practicamos la Medicina China que los niños son puro Yang o fuego; ya que están en constante crecimiento gastando continuamente sustancia y fluidos en las funciones de desarrollo propias de su momento vital. Un claro ejemplo es el cuidado que hay que tener con su correcta hidratación.

cerezas
Cerezas, fruta roja muy veraniega

La MTC nos habla de dos esencias vitales: La Esencia Prenatal y La Esencia Post Natal.

  • La “Esencia Prenatal” viene de nuestros padres y ancestros + el código genético de la especie. Podemos decir que es nuestra genética, para entenderlo desde un punto de vista occidental. Esta esencia es nuestro capital vital y se almacena básicamente en nuestros riñones. No se puede recargar, es como una herencia que se ha de saber administrar. ¡Son nuestras reservas!
  • Sin embargo la “Esencia Postnatal”, viene dada por nuestro estilo de vida. Podemos entenderla como nuestra “condición”. Se genera a partir de los alimentos que tomamos, su digestión, asimilación y descanso. Esta debemos cuidarla muy bien cada día para gastar lo mínimo de la “Prenatal”. Sobre ella, sí tenemos la capacidad de influir positivamente para mejorar nuestra constitución y conservar nuestras reservas para las emergencias.

Vemos entonces lo importante que es respetar los ritmos, preservar nuestro capital y el de nuestros hijos y esto depende de los hábitos que adquieran desde pequeños. Trabajar con ellos las estaciones desde el punto de vista de la Medicina Tradicional China les resulta muy divertido y a mano; unir colores con emociones, elementos con órganos y alimentos adecuados en cada época del año, es un juego que les dará raíces. No olvidemos que las nuevas generaciones han crecido con todo tipo de verduras de invernadero los 365 días del año y a veces no saben distinguir que es de invierno o de verano.

Por tanto, vivir cada estación en sintonía, es la mejor inversión para cuidar la salud tanto física como emocional. Como os decía arriba, la alegría es la emoción del verano, a su vez relacionada con el corazón. Esta emoción nos resulta positiva, y lo es, pero todo tiene su cara “B” y ella no iba a ser menos, un exceso de esta; por ejemplo hilaridad continua con gestos exagerados, voz alta y cara roja denota calor de corazón. Si este se muestra sobrecalentado afectará al riñón y así sucesivamente se irá viendo amenazado el equilibrio integral.

Clasificación de los alimentos

Con esta breve introducción sobre los fundamentos de la MTC quiero poneros en situación para que por vuestros propios razonamientos lleguéis a las claves de cuales son los mejores alimentos para los niños en la época estival. Recordando que el rojo es el color asociado al verano, ahí ya tenemos la primera pista.

ROJOS

La sangre es roja, ¿verdad? Efectivamente, todos aquellos frutos de color rojo que nos dan las huertas en verano son un tónico para la sangre y por tanto nutren la sustancia del corazón.

  • Cerezas
  • Fresas
  • Frambuesas
  • Sandía
  • Pimientos
  • Tomates
  • Remolacha
fresas-fruta-roja-veraniega
Fresas, muy veraniegas
tomates-cherry-fruta-roja-veraniega
Tomatitos

HIDRATANTES

Otro factor importante es la recuperación de fluidos y minerales mediante la hidratación. De nuevo la naturaleza es sabia y nos surte con los alimentos idóneos para cubrir nuestras necesidades en cada circunstancia.

  • Pepino
  • Melón
  • Lechuga
  • Agua de Coco
  • Peras

Nuestra fuente de alegría y vida es el sol, el gran protagonista del verano. Su presencia es indispensable para el crecimiento óseo infantil, ya que a través de la exposición a él se pone en marcha la vitamina (hormona) D3, que hace capaz la asimilación del calcio y fósforo; proporcionando una correcta mineralización en el sistema óseo y sistema nervioso. Como contrapartida a este efecto positivo, están los rayos UVA/UVB, ¡potentes oxidantes!

Para combatir las lesiones producidas por la exposición al sol, lo primero es tomar medidas sobre las horas elegidas, el tiempo y elegir un protector solar adecuado sin tóxicos y certificado bio. Pero aparte de esto como habíamos visto anteriormente la “Esencia Postnatal” se nutre de los alimentos ingeridos cada día y recordemos que: el alimento se convierte en sangre que riega nuestro tejidos y órganos.

ANARANJADOS Y RICOS EN BETACAROTENOS

Siguiendo esta máxima podemos encontrar alimentos que protejan nuestra piel de los efectos adversos de los rayos UVA/UVB

pomelo-naranjas-frutas-ricas-betacarotenos
Pomelo y naranja, frutas ricas en betacarotenos

¡Sí! Todas aquellas frutas y verduras de color anaranjado son ricas en betacarotenos o carotenoides. Estos pigmentos o flavonoides son potentes antioxidantes ricos en provitamina A. Los betacarotenos, se unen a la melanina y se sitúan en las capas exteriores de la piel, creando una barrera eficaz contra los radicales libres. La vitamina A protege además la visión y las mucosas.

Lo ideal, es preparar la piel desde el invierno consumiendo calabaza, zanahorias y boniatos.Una estación te prepara para la siguiente, así como la noche nos prepara para el día y sucesivamente. Los zumos de zanahoria y manzana son excelentes para la piel y la vista de los más pequeños.

Cada día los niños pasan mas horas delante de las pantallas: ordenadores, tablets, tv, consolas, móviles…etc. El efecto luminiscente es un gran resecante de los fluidos no solamente oculares, sobretodo deja en insuficiencia de sangre al hígado. El zumo de zanahoria y manzana es un buen remedio para compensar y refrescar estos órganos, además de proteger la piel de paso.

  • Zanahorias
  • Melocotones
  • Albaricoques
  • Papaya
  • Nísperos
  • Albahaca
  • Tomates
  • Brócoli

¿Cómo incorporar estos alimentos a la alimentación?

Hemos visto qué alimentos son los más apropiados según las necesidades vinculadas a la época estival. Ahora trataremos cómo hay que consumirlos para obtener sus beneficios intactos. ¿Y cual es la mejor forma? Comerlos tal y como la naturaleza nos los brinda: crudos.

Así es, en verano el cuerpo nos pide ensaladas, macedonias de frutas, gelatinas con agar agar, sopas frías…etc. Y es que necesitamos hidratación, frescura, recetas sencillas y procesados suaves.

alimentos recomendables y a evitar

En cuanto a las bebidas frías y helados, recomiendo moderación aunque las recetas estén elaboradas con ingredientes saludables. Cuando ingerimos algo seco y crujiente, esto nos roba nuestros líquidos y enseguida tenemos más sed (necesidad de reponerlos). En el caso del consumo de alimentos congelados es la energía de riñón la que se ve mermada, ya que tiene que hacer un trabajo extra para conseguir calentar el alimento  y con ello por ende sufre la fuerza digestiva o “caldero”. Siempre digo que cuantos más helados tome un niño en verano más amigdalitis y otitis cogerá en invierno. Dicho esto, por favor que nadie se prive ni prive a un niño de tomar helados si goza de buena salud.

Todo esto son pautas para ayudar a refrescar a los niños en verano. Son igualmente útiles para los adultos y ¡no hay que olvidar que el calor invita a celebrar, a expandirse, socializar y disfrutar!

 

Un comentario en “Alimentos refrescantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad de Conasi.eu.