¡No te pierdas nuestras recetas y noticias!

Frutos de la colmena: propóleo, polen y jalea real

Ya conocemos la importancia de las abejas en el ecosistema y las virtudes del principal fruto de la colmena, la miel.

Hoy vamos a hablar de otros frutos de la colmena que desde su descubrimiento han sido explotados por sus propiedades nutritivas y medicinales: el propóleo, el polen y la jalea real. Sus usos medicinales, dietéticos y cosméticos, además de las implicaciones éticas de la producción y la industrialización de estos frutos de la colmena.

El propóleo y el propóleo verde

Así encontramos en las tiendas el própolis y el própolis verde
Própolis o propóleo

La palabra própolis representa el concepto de la defensa de la colmena (pro significa “delante” y polis quiere decir “comunidad” o “cuidad”). Es decir, las abejas recolectan y elaboran el propóleo o própolis a partir de resinas vegetales para arreglar o fortalecer la colmena y para desinfectar sus celdas (1).

Este “pegamento” de las abejas es una sustancia resinosa de color marrón cuya composición depende de las plantas que se encuentran en la región donde la colmena está situada, del clima y de la temporada, aunque generalmente consiste en 50% de resina y bálsamo vegetal, 30% de cera, 10% de aceites esenciales, 5% de polen y materia orgánica (3).

Además, el propóleo tiene propiedades antimicrobianas: impide la multiplicación de varios tipos de bacterias, hongos y virus, facilitando la asepsia de la colmena y tiene aplicaciones en medicina, habiendo sido usado como remedio casero a lo largo de la historia (3).

El propóleo ha sido empleado como un antiséptico y un cicatrizante en el tratamiento de heridas desde hace siglos y hoy en día se incorpora como ingrediente en pomadas, jabones e incluso en productos farmacéuticos que apoyan al sistema inmunológico.

En Brasil, se recoge el propóleo verde que procede del romero (Baccharis dracunculifolia), una planta típica de la vegetación del país (4).

El propóleo verde brasileño se destaca de las otras variedades por ser el único que proporciona un contenido del ácido fenólico, Artepillin-C, y por ser recolectado por la abeja híbrida, con genes de especies europeas y africanas (4). Por lo tanto, muchas industrias brasileñas y brasileño-japonesas están desarrollando productos a base del extracto del propóleo y propóleo verde para el mercado.

Polen

El polen apícola es el resultado de la aglutinación del polen de las flores. Las abejas recolectoras transportan el polen floral en sus patas a la colmena, donde las abejas obreras aglutinan esta sustancia con néctar y saliva para producir bolitas, conocidos como pan de polen.

Polen
Polen

Compuesto de vitaminas (p.ej. vitamina C), globulinas, enzimas, carbohidratos y aminoácidos, la composición varía de manera significativa en relación a las especies de plantas de las que se recolecta el polen.

El polen se consume como un suplemento dietético y principalmente con el fin de apoyar al sistema inmunológico. Entre multitud de uso medicinales y curativos, se ha considerado efectivo para el síndrome premenstrual, como un estimulante del apetito, como remedio de problemas gastrointestinales, para la mejora de problemas dermatológicos e incluso para aliviar síntomas de la fiebre del heno (2).

Hemos de mencionar que no todos los antedichos usos están clínicamente comprobados y que el polen puede producir reacciones alérgicas. Las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia tampoco deberían consumir polen.

Jalea Real

Este complemento alimenticio lo producen las abejas obreras, que transforman el polen de las flores dentro de su organismo y secretando jalea real por sus glándulas.

Así es la jalea real.
Jalea Real

Todas las larvas en la colmena se alimentan de la jalea real, la cual provee los nutrientes necesarios para su desarrollo. A esta sustancia lechosa, se le ha atribuido el nombre de ‘real’ porque, a diferencia del zángano y las abejas obreras que dejan de consumirla después de tres días, la abeja reina sigue consumiendo la jalea real a lo largo de su vida y teniendo una vida más prolongada que las otras abejas.

La jalea real suele consistir en 60-70% de agua, 12-15% de proteínas, 10-16% de azúcar, 3-6% de grasa y 2-3% de vitaminas, sales, minerales y aminoácidos, dependiendo del clima y la región de la colmena (6). En cuanto a los usos medicinales, la jalea real se ha empleado como remedio para el asma, la fiebre de polen, trastornos de sueño, úlceras del estómago, síntomas de la menopausia, alteraciones dermatológicas y colesterol elevado, además de estimular el sistema inmune (6).

Cabe destacar que la cosecha de la jalea real se realiza de las celdas de las abejas reinas directamente, ya que son las que tienen la mayor cantidad de sustancia. Debido al hecho de que la jalea real es perecedera, a veces se añade miel o cera de abeja para prolongar su preservación.

Los dilemas de la colmena

A pesar de que el propóleo, el polen y la jalea real proporcionan nutrientes, minerales y vitaminas que podrían suplementar nuestra dieta o el cuidado de la piel y el cabello, existen motivos para no apoyar la industria de productos apícolas, o la apicultura comercial y para abstenerse de consumir los frutos de la colmena. Antes de llenar el carrito con estos remedios naturales´, tomad un minuto para considerar los siguientes dilemas y perspectivas:

  • Si eres vegano, hay que tener en cuenta que ni la miel, ni cualquiera de los frutos de la colmena descritos cumplen con los principios de los veganos. La abeja es un insecto y los veganos no consumen ningún producto/alimento procedente de animales.
  • La apicultura comercial impide los hábitos y comportamientos naturales de la abeja:  la colmena comercial consiste en cuadros de cera fabricados y uniformes, los apicultores perturban a las abejas al abrir la colmena y suelen cortar las alas o/y marcar a la abeja reina. La abeja reina puede ser inseminada artificialmente o incluso extinguida y reemplazada para maximizar la producción de la miel.
  • Una abeja trabaja a lo largo de su vida entera para producir menos de una cucharadita de miel para alimentar a la reina y la larva y para almacenar durante el invierno; la función natural de una abeja no es proveer la miel,  propóleo,  jalea real ni  polen como alimentos o suplementos dietéticos para el ser humano (5).
  • La alta demanda para estos productos de la colmena supone mucha presión a las abejas que están expuestas a tratamientos de la industria apicultora tales como frecuentes exámenes, rutinas de alimentación artificiales,  contacto con pesticidas tales como los neonicotenoides en las plantas de donde colectan el polen y transportes forzados (5).
  • Se crían abejas reinas en masa para la cosecha de la jalea real, la cual esta extraída de las células al cuarto día del desarrollo de la larva reina. Este proceso no sólo es poco natural, sino también lleva a la muerte de muchas abejas reinas (6).
  • Falta por evidenciar muchas de las propiedades medicinales y de los beneficios para la salud pretendidos del propóleo, del polen y de la jalea real.
Miel de acacia ecologica
Miel

2 comentarios en “Frutos de la colmena: propóleo, polen y jalea real

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad de Conasi.eu.