¡No te pierdas nuestras recetas y noticias!

Bases para elaborar un plato equilibrado – cantidad y calidad

En el post anterior explicamos los nutrientes que necesitamos para que nuestro plato equilibrado.  Ahora vamos a prestar atención a temas menos académicos, pero igual de importantes, ya que no sólo se trata de qué comemos, también cómo lo comemos.

claves para tu menú semanal
En tus platos tienes que tener en cuenta: la calidad, la coherencia y la variedad de los alimentos.

Calidad antes que cantidad

La calidad de los alimentos determinará los atributos cualitativos de nuestra sangre. Además, si la cantidad de alimentos que tomamos es excesiva, nos dificultará la digestión y el aprovechamiento de los nutrientes y congestionará nuestros procesos fisiológicos. Priorizaremos los alimentos frescos, de temporada y proximidad.  Daremos más importancia a los alimentos de uso diario, como las verduras o los cereales en cuanto a si son ecológicos o frescos. Los alimentos de uso esporádico no tendrán una importancia tan primordial ni dejarán tanta huella en nuestro organismo.

La biodiversidad en el plato

Una tendencia generalizada nos empuja a querer encontrar la medida concreta y justa de nutrientes, gramos y kilocalorías que necesitamos. Estamos enfrascados en encontrar la fórmula perfecta y nos alejamos de lo esencialmente importante: la calidad, la coherencia y la variedad de nuestros alimentos.

Más que buscar la proporción exacta de nutrientes en nuestro plato, os invitamos a crear platos que estén vivos, que contenga frescura, color, variedad, calidad, que sean apetitosos por su cualidad saludable y lo suficientemente digestivos y completos en sí mismos. Hablamos de una biodiversidad autosuficiente en el plato que, por su cualidad completa y por su digestibilidad  nos nutran en profundidad.  De este modo, crearemos un estado de satisfacción y podremo seguir con nuestras labores diarias de forma centrada y sin restarnos energía.

La escucha profunda

Podemos ser vegetarianos, flexitarianos, omnívoros, crudiveganos, veganos o lo que nos apetezca; siempre y cuando cubramos nuestras necesidades esenciales. Debemos ser conscientes de que cuánto más restrictiva sea nuestra dieta, mayor esfuerzo y variedad de alimentos tendremos que abarcar, para poder cubrir nuestras necesidades básicas. A la hora de determinar cómo nos alimentamos, no hay verdades absolutas, ni teorías beneficiosas para todos. Pero sí podemos esforzarnos en agudizar la escucha de lo que nuestro organismo necesita y podemos experimentar cuales son los alimentos, cocciones y tipo de preparaciones que más nos benefician*.

*Si tenemos patologías crónicas o agudas recomendamos la ayuda de un profesional de la salud.

prevención y salud en tu plato

La alimentación en nuestra escala de valores

La alimentación saludable del día a día tendría que ser un acto sencillo. De forma natural debería estar enraizada en nuestra cultura cotidiana, para convertirse en nuestra herramienta personal de prevención y mantenimiento de la salud.

La alimentación también atañe a la consciencia y a la forma en que nos relacionamos con nuestro entorno familiar y ambiental. Estableciéndose así, como una constante conexión entre la escucha interior en relación con el hábitat que nos rodea.

La alimentación se ordena con nuestro propósito de vivir y se convierte en una herramienta valiosísima de cuidado personal y familiar. Si la colocamos en un lugar preferente en nuestra escala de prioridades diarias, cuidarnos a través de nuestro plato puede ayudarnos a recuperar nuestra energía vital y mantener una calidad de vida más agradable por más tiempo.

Otras entradas que te pueden interesar:

Productos que te pueden interesar:

<< Bases para elaborar un plato equilibrado – los nutrientes (infografía)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad de Conasi.eu.