¡No te pierdas nuestras recetas y noticias!

Parabenos: ¿qué son? ¿cómo evitarlos?

parabenos en productos de cosmética
Los parabenos se encuentran en muchos productos cosméticos

En los últimos años, sobre todo en el campo de la cosmética, nos hemos acostumbrado a las líneas de productos bajo la etiqueta “libres de parabenos” o “paraben-free”. La polémica en torno a los parabenos no es nueva, de hecho los primeros casos de reacciones documentados se remontan a 1940, pero se situaron en el foco de preocupación de muchos consumidores especialmente a partir de 2004, coincidiendo con la publicación de un estudio oncológico por parte de la Univesity of Reading, en Reino Unido, en el que se hallaron trazas de estos compuestos químicos en el 90% de las muestras de biopsias procedentes de mujeres que padecían cáncer de mama. Pero, 14 años después, ¿hay motivos para la preocupación? ¿Existe una suficiente regulación al respecto? En este artículo conocemos todo lo que hay que saber sobre estos componentes tan extendidos.

Qué son los parabenos

Los parabenos o parabenes son una amplia familia de compuestos derivados del ácido para-hidroxibenzoico (PHBA), muy utilizados como conservantes en productos cosméticos sobre todo, y también los encontramos en fármacos y en alimentos. Su amplio uso es debido a sus características: baja toxicidad aparente, bajo coste y potentes efectos antibacterianos y fungicidas en pequeñas cantidades y eficaces además en un amplio margen de pH.

Estos compuesto son rápidamente absorbidos, metabolizados y fácilmente excretados por la orina, al menos parcialmente, ya que pueden detectarse en ella y en la sangre. Por ello, se consideran contaminantes pseudo-persistentes: están en multitud de productos de uso diario e inevitablemente los incorporamos a nuestro organismo.

Para dar una idea del alcance de contaminación de los parabenos, estos compuestos se encuentran en el agua, en pájaros, peces y en otros animales. En los humanos se detectan, además de en la orina, en esperma, en la leche materna e incluso en la placenta.

Cómo nos afectan los parabenos

Se estima que diariamente, entre productos de higiene, cosméticos, alimentos y medicamentos, una persona ingiere unos 76 mg de parabenos, siendo el valor máximo establecido de 10 miligramos al día y por kilo de peso. Por ejemplo, para una persona de 60 kg el límite sería de 600 mg al día (más información en Dosis de seguridad de las sustancias tóxicas).

Al parecer, si los consumimos por vía oral, la metabolización y expulsión son más sencillas que si los absorbemos por la piel, ya que la capacidad de metabolización de esta es menor que la del hígado. Al quedar parabenos sin metabolizar, la concentración en sangre es mayor y puede acumularse en determinadas partes del cuerpo, como la mama.

Los parabenos presentan cierta actividad estrogénica, en mayor o menor medida, dependiendo de los ensayos in vivo o in vitro. Lo que sí se sabe es que esta actividad estrogénica aumenta a medida que la cadena es más larga, es decir, ciertos tipos de parabenos de cadena larga son demostrados disruptores hormonales. Por otro lado, estudios evidencian la asociación en humanos de los parabenos con alergias, obesidad y baja calidad del esperma.

Si usamos muchos productos cosméticos con parabenos y otros tóxicos a diario, corremos el riesgo de estar exponiéndonos a una cantidad excesiva de sustancias que pueden alterar nuestro sistema hormonal y en el caso de los disruptores hormonales, no hay dosis inocuas. En concreto, hay que llamar la atención sobre sustancias de uso muy extendido como el propylparaben y el ethylhexyl-methoxycinnamate. Especial precaución hay que tener en época veraniega, ya que las personas más expuestas a ellas son las que utilizan varios cosméticos a diario que contengan parabenos, en combinación con cremas solares que también los contengan. Y como alerta la Organización de Consumidores y Usuarios “la legislación no tiene en cuenta este efecto suma de todas las posibles fuentes a la hora de fijar los límites de ciertos ingredientes”.

las cremas solares suelen contener parabenos
Las cremas solares pueden contener parabenos, ¡comprueba sus ingredientes!

¿Dónde se encuentran los parabenos?

Parabenos en productos de cosmética

Los más utilizados en cosmética son: metilparabeno, propilparabeno, butilparabeno y etilparabeno. Pudiendo un mismo producto contener uno o varios parabenos. Los dos primeros son los de mayor concentración en las biopsias de mama de mujeres con cáncer de pecho y en las muestras de placenta humana.

Los parabenos están presentes en pintalabios, esmaltes de uñas, cremas hidratantes, productos para la higiene facial, filtros solares, desodorantes, champús, lociones para después del afeitado, máscaras de pestañas, sombras de ojos o maquillajes, entre otros. Los parabenos están excluidos de la cosmética ecológica (aprende a entender de qué están hechos tus cosméticos).

La polémica en torno al uso de parabenos, y la consiguiente tendencia a la aparición de productos “libres de parabenos” ha venido de la mano de un incremento de casos de alergias dérmicas, como rosáceas, relacionadas con el uso de estos productos tanto en cosméticos como en alimentos. Reacciones como enrojecimiento, inflamación, picor y dolor en la piel, tirantez o sequedad, sobre todo después de la ducha, se han asociado al uso de estos componentes.

Parabenos en productos de alimentación

Los parabenos en alimentos y bebidas, podemos encontrarlos en helados, productos de pastelería, refrescos, fiambres, gelatinas o aceites entre otros bajo el nombre de E-214 (metil-P-Hidroxibenzoato), E-215 (p-hidroxibenzoato sódico de etilo), E-218 (p-hidroxibenzoato de metilo), E-219 (p-hidroxibenzoato sódico de metilo).

En cuanto a su uso en productos de alimentación, la Academia Española de Dermatología y Venereología señala que “en base a diferentes estudios parece que los parabenos son metabolizados por el hígado y el riñón, eliminándose posteriormente en la orina”. Por otra parte, la Fundación de Asma y Alergia Americana señala que no hay evidencia clara en la asociación de reacciones adversas por el consumo de alimentos con parabenos.

Parabenos no se encuentran en la cosmética casera natural
Para disminuir la exposición a parabenos puedes usar cosmética ecológica o elaborar tus propios cosméticos caseros

Parabenos permitidos, prohibidos y su regulación

El uso de parabenos está autorizado por las autoridades sanitarias españolas y europeas, siendo el Comité Científico de Seguridad de los Consumidores de la Unión Europea (SCCS) el encargado de la evaluación de la seguridad de ingredientes cosméticos como los parabenos.

Sin embargo, el mismo SCCS prohibió en 2014 el uso de parabenos de cadena larga: isopropylparaben, isobutylparaben, phenylparaben, benzylparaben y pentylparaben por falta de información aportada por la industria, haciendo imposible su evaluación de seguridad en las personas, y por tanto su desaparición del grupo de compuestos seguros y de baja toxicidad.

Esta prohibición fue una respuesta a Dinamarca, que con antelación prohibió los parabenos propylparaben y butylparaben, sus isoformas y sus sales, en productos de cosmética para niños menores de 3 años debido a su potencial actividad endocrina.

Actualmente, los parabenos permitidos son:

  • Metilparabeno (E-218) y etilparabeno (E-214), los menos restringidos. Ambos tipos presentan menos dudas respecto a su toxicidad pero se encontraron en las biopsias de mujeres con cáncer de mama y en muestras de placenta. El metilparabeno es el más utilizado por la industria. Como máximo pueden estar presentes en un 0,4% en cualquier cosmético y en un 0,8% si se combinan.
  • Butilparabeno y propilparabeno (E-216), son los parabenos no autorizados en 2014 en productos para niños menores de tres años en la zona del pañal, ya que la piel irritada puede absorber más fácilmente estas sustancias con reconocido efecto estrogénico. Para el resto de productos cosméticos, la Unión Europea restringió el porcentaje permitido de 0,4%, hasta el 0,14% y un máximo de 0,8% si van unidos, aún sabiendo que alteran el equilibrio hormonal.

¿Cómo evitar los parabenos?

  • Comprobar el etiquetado de nuestros cosméticos, alimentos y medicamentos y saber reconocer las distintas denominaciones de parabenos.
  • Se recomienda el principio de prudencia limitando el consumo de productos que contegan parabenos y otros aditivos como ftalatos y BPA. Cada vez son más las personas que optan por seguir una vida lo más acorde con la naturaleza y respetando el medio ambiente en la medida de lo posible, produciendo sus alimentos y prepararando en casa sus propios cosméticos, entre otras acciones.

Conservantes naturales y cosméticos sin conservantes

La cosmética ecológica y natural pueden incluir conservantes naturales: Sodium BenzoatePotassium SorbateSorbitan Stearate, o Benzyl Alcohol. Por otra parte, dentro del grupo de preservative booster están también los aceites esenciales (aunque pueden tener efectos alérgenos), o esteres de glicerilo, como glyceryl caprylate. Suelen usarse de forma combinada, con el fin de reducir las dosis y crear un sistema conservante.

También es posible una cosmética natural sin conservantes. Hablamos de cosméticos que no utilizan agua y son cada vez más usados, consiguiendo texturas muy agradables en bálsamos, aceites de todo tipo, compactos o barras. En lugar de agua utilizan mezclas de grasas, aceites y mantecas. A pesar de que no pueden contaminarse microbiológicamente, estos productos deben preservarse con anti-oxidantes, como el tocoferol o vitamina E, para que las grasas que contienen no se oxiden y enrancien.

Bibliografía

  • Barr, L., Metaxas, G., Harbach, C. A. J., Savoy, L. A., & Darbre, P. D. (2012). Measurement of paraben concentrations in human breast tissue at serial locations across the breast from axilla to sternum. Journal of Applied Toxicology32(3), 219-232.
  • Conde-Salazar Gómez, Luís. ¿Se deben prohibir los parabenos en cosmética? / Acacemia Española de Dermatología y Venereología.
  • Comité Científico Europeo de Seguridad de los Consumidores. Parabenos en cosméticos. SCCS. European Comission.
  • Darbre, P. D., Aljarrah, A., Miller, W. R., Coldham, N. G., Sauer, M. J., & Pope, G. S. (2004). Concentrations of parabens in human breast tumours. Journal of Applied Toxicology: An International Journal24(1), 5-13.
  • FDA U.S. Food and Drug Administration
  • https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0160412015301380?via%3Dihub (1)
  • https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29179076 (2)
  • https://www.boe.es/doue/2014/282/L00005-00008.pdf
  • Scientific Committee on Consumer Safety (SCCS). Opinion on Parabens. Updated request for a scientific opinion on propyl- and butylparaben. Luxembourg, 2013.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *