¡No te pierdas nuestras recetas y noticias!

Leche humana y otras leches

La leche de cada especie animal contiene un equilibrio de nutrientes específicos para el desarrollo de esa especie.

La leche humana es muy suave y fácil de digerir, con proteínas humanas, con la grasa idónea para nosotros, con los azúcares más apropiados para aportarnos energía, con las enzimas* suficientes para ser digerida, con las hormonas* y composición mineral necesarias para nuestro crecimiento.

Aunque podemos consumir leche de cualquier mamífero, en nuestro medio está extendido el uso de leche de cabra, oveja y vaca. (A nivel mundial el 90% de la leche que se consume es de vaca, seguida por la de búfala y luego cabra y oveja).

La leche que nos produce menos problemas es la de cabra, que es la más parecida a la humana y se asimila mucho más rápido.

Este estudio se centra en la leche de vaca puesto que es la leche mayoritariamente utilizada.

  • Enzimas: grandes proteínas que catalizan las reacciones químicas.
  • Hormonas: sustancias mensajeras segregadas por glándulas (hipófisis, páncreas, tiroides…) y que actúan en células alejadas de ellos.
  • El ternero tiene unas necesidades diferentes a las de un niño recién nacido. Simplemente observemos que al nacer el ternero pesa 40 kgr y al cabo de un año pesa 150  kgr y a los dos años ¡más de 400!. El sistema digestivo y el sistema inmunológico del ternero y de un niño son diferentes y el sistema nervioso del hombre es mucho más complejo, necesita madurar más lentamente.  La leche de la vaca está especialmente diseñada para las necesidades del ternero y las de la mujer para el niño.
  • Para el crecimiento rápido del ternero la leche de vaca contiene el triple de proteínas, y de mayor tamaño y diferente  composición. Esta diferencia es crucial en los problemas que nos acarrea.
  •  Además tiene 4 veces más calcio, 5 veces más fósforo, 30 veces más magnesio, 100 veces más manganeso (todo ello necesario para el esqueleto de una vaca).
  • Contiene la mitad de hidratos de carbono.
  • Las grasas son más densas y saturadas, carentes de ácidos grasos insaturados importantes para la maduración de nuestro sistema nervioso.
  • Es más ácida que la humana.
  • Tiene menos vitamina C.
  • Tiene las hormonas de crecimiento que necesita el ternero.
  • No contiene las células del sistema inmunitario que el lactante necesita para ser más resistente a las infecciones.

Dibujo de vaca sonrientePara el hombre la leche de vaca es un producto difícil de digerir y de asimilar. Los problemas más importantes que puede producir son a nivel digestivo (intolerancia), a nivel del sistema inmunológico (alergias y otros desequilibrios) y en los huesos (osteoporosis).

<< ¡Cuidado en con la leche! Pero.. ¿Por qué?Intolerancia o alergia: no es lo mismo >>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad de Conasi.eu.