¡No te pierdas nuestras recetas y noticias!

Fermentación casera: descubriendo nuestro pequeño bosque interior

Bosque visto desde arriba - Fermentación casera
Fermentación casera y bosques: ecosistemas muy parecidos.

Nerea Zorokiain nos acerca a este apasionante mundo después de muchos años de estar inmersa en la fermentación casera y observando como se transforman los alimentos a través de los microorganismos, llegando a una conclusión: los fermentados que creamos son pequeños ecosistemas. Así como observamos en la naturaleza cómo se crean diferentes bosques dependiendo del lugar del mundo, todas y cada una de las personas o botes de fermentación, son pequeños bosques. 

Pero ¿qué quiere decir que tenemos un bosque interior?

Nuestro organismo está repleto de billones de bacteriasCada una de las partes de nuestro cuerpo que está en contacto con el exterior está inundado de bacterias que crean un escudo para así protegernos del exterior. 

La mayor parte de ellas viven en nuestro sistema digestivo, ya que éste recibe la mayor parte de influencia del exterior. Se calcula que a lo largo de él habitan alrededor de 1,5 kg de bacterias y a día de hoy se le considera un órgano que conocemos como microbiota.

Estas bacterias, al igual que los bosques y otros ecosistemas, están formados por diferentes especies que habitan en simbiosis, es decir dependen unas de las otras para poder sobrevivir. 

Imagínate un bosque en el que todo está en equilibrio, hay árboles de diferentes especies, hierba también de varias especies, animales que andan por la tierra, pájaros que vuelan y además, hay sol, lluvia, viento… Cada parte de este bosque está totalmente equilibrado con el lugar en el que esta viviendo y forma parte de un conjunto, llamado “BOSQUE”.

Nuestro sistema funciona de una forma muy similar. Estamos habitados por billones de microorganimos que habitan en simbiosis y están en equilibrio, si les damos las condiciones adecuadas. 

Natto casero en un tarro de cristal - Fermentación casera
Natto, un plato japonés fermentado por la bacteria Bacillus Subtilis.

¿Por qué se crea desequilibrio en la microbiota?

Una vez que hemos comprendido que formamos parte de un ecosistema, es muy sencillo imaginar porqué nuestro sistema a veces entra en desequilibrio. O de la misma forma, porque un fermentado no nos sale como habíamos esperado.

¿Que sucedería si uno de los seres que habitan en un bosque proliferara en exceso? Se crearía un desequilibrio y el resto de seres que lo habitan también se vería afectado.

Normalmente cuando volvemos a darle las condiciones adecuadas a un ecosistema, por sí mismo vuelve a regularseLo mismo sucede con nuestro cuerpo. ¿Qué pasa cuando estamos infectados por una bacteria que es patógena? Se crea un desequilibrio en el sistema y debemos volver a darle las condiciones adecuadas para que pueda volver al equilibrio. 

¿Esto qué tiene que ver con la fermentación casera? 

Hay un concepto en la fermentación que es importante de comprender antes de comenzar a elaborar recetas, y este es que trabajamos con seres vivos.

Aunque no seamos capaces de verlas, las bacterias inundan todo aquello que nos rodea, incluso cada ser que vemos a nuestro alrededor está inundado de bacterias. 

En esta “era antibacteriana” que vivimos nos cuesta aceptar este concepto. Hemos pensado que todas las bacterias son “malas” y nos hemos olvidado que el 99,9% son beneficiosas.

Las bacterias, al igual que otros ecosistemas como los bosques, necesitan un equilibrio y siempre que queramos preparar fermentados debemos crear las condiciones adecuadas para que ellas proliferen correctamente. 

KImchee en un tarro de cristal - Fermentación casera
En los vegetales están las bacterias que se necesitan para fermentar, simplemente hay que crear las condiciones adecuadas.

¿Como podemos aplicar esto al día a día?

Una vez comprendamos que somos un ecosistema y que nuestro organismo va a tender al equilibrio siempre que pueda, podemos observar cómo cuando hacemos fermentación casera y consumimos alimentos fermentados, añadimos bacterias beneficiosas a ese bosque, vuelve al equilibrio de forma natural.

Además, no solo se trata de eso, sino que también debemos alimentar y crear un buen bosque interior para que las bacterias proliferen por sí mismas. 

Si les damos los alimentos que necesitan y un buen lugar donde habitar, nuestra microbiota estará sana y nos ayudará a tener un sistema fuerte y equilibrado.

Crear biodiversidad en nuestro interior, nos equilibra con la biodiversidad de los lugares en donde habitamos y nos ayuda a vivir en simbiosis con todo aquello que nos rodea.

En el siguiente post aprende los errores más comunes que se producen al hacer alimentos fermentados en casa.

Otros post relacionados...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *