Kit para hacer kéfir casero tamaño grande - Kefirko

38,00 € IVA incluido

38 conasitos

En stock Recíbelo en 24/48hs

KFK01

PAGO SEGURO
en todas las compras
ENVÍOS GRATIS
DESDE 75€

Descripción de Kit para hacer kéfir casero tamaño grande - Kefirko

Kit para hacer Kéfir casero, de Kefirko. Ideal para preparar kéfir, del turco "Keyif", "sentirse bien", una bebida fermentada del Cáucaso preparada con leche, o bien, bebida vegetal o agua apto para personas con intolerancia a la lactosa y veganos. Con el kit se inoculan fácilmente levaduras y bacterias hasta obtener un probiótico natural fermentado con numerosos beneficios para la salud y la flora microbiana. De textura algo líquida, con un sabor ácido y menos cremoso que el yogur. Este kit incluye:

  • Tarro de vidrio con dos tapas, de 1400 ml: incluye 4 marcas que va indicando un nivel de 300 ml. Además, este tarro presenta una forma cóncava, más estrecha en la parte superior, lo que favorece un mejor agarre para preparar el kéfir.
  • Tapa verde de polipropileno de 11 cm de diámetro con efecto colador: presenta unas ranuras similares a las de un exprimidor de cítricos para poder filtrar el kéfir. En la mitad de la tapa, las ranuras son más estrechas para filtrar el kéfir de agua, y en la otra mitad, las ranuras son más anchas para filtrar el kéfir de leche.
  • Tapa transparente de metacrilato de 11 cm de diámetro para fermentación: ideal para facilitar la circulación del aire durante el proceso de fermentación dejándola desenroscada además de poder utilizarse como recipiente medidor de los gránulos de Kéfir.
  • Exprimidor de polipropileno: para exprimir cualquier fruta y añadir el zumo natural al kéfir de agua, reteniendo las pepitas y la pulpa de la fruta, de forma eficaz.
  • Espátula giratoria de polipropileno: ideal para que los gránulos de Kéfir no puedan obstruir el colador al verter el kéfir en un vaso. Este accesorio se inserta en el centro de la tapa verde y se va girando, favoreciendo el vertido del kéfir.
  • Cuchara removedora de polipropileno: utensilio de 27 cm de longitud con forma similar a una cuchara, para añadir los gránulos de Kéfir y mezclar los ingredientes. En un extremo dispone de unas ranuras para filtrar el líquido a la hora de mover los gránulos de Kéfir. Además, dispone de un orificio en el extremo de la cuchara para colgarla si se desa ahorrar espacio en la cocina.
  • Recetario.

El tarro es de vidrio de borosilicato: material no poroso, neutro en cuanto a sabor y olor y que no reacciona en contacto con ninguna sustancia. Es también el material más atóxico que existe y por tanto totalmente seguro. Es el vidrio que se usa en material de laboratorio y es totalmente recomendable para personas con alergias o sensibilidades o para personas que aprecian la máxima pureza en los materiales.

Además, el resto de accesorios está fabricado en polipropileno libre de tóxicos, para evitar que la acidez del kéfir deteriore los utensilios metálicos.

También disponible este mismo tarro de Kefirko en tamaño pequeño. Se puede usar para germinar.

Cómo hacer kéfir casero - Kefirko

Cómo preparar kéfir de leche:

  • Añadir 300 ml de leche (1 ración) y 2 partes de gránulos de Kéfir. (2 veces el hueco de la rosca) en el tarro de 1400 ml.
  • Tapar el tarro con la tapa verde y con la tapa transparente, dejando esta última algo desenroscada para que el aire circule. Además, esto impide que puedan entrar insectos en el interior.
  • Reposar durante 24 horas hasta espesar a una temperatura ambiente de 20-24ºC, no siendo necesario calentar como en la elaboración de yogur. (Primera fermentación).
  • Retirar la dos tapas y remover con la cuchara para favorecer la mezcla.
  • Colocar la tapa verde e insertar la espátula giratoria y verter el contenido en un vaso.
  • Realizar una segunda fermentación tapando el tarro de forma hermética y regriferando en la nevera durante un día, o, bien, ¡listo para consumir!

Tener en cuenta que los gránulos para preparar kéfir de leche presentan un aspecto granuloso similar a la coliflor y una textura gelatinosa con un color blanco-amarillento. Además, este kéfir presenta una doble fermentación: la fermentación ácido láctica propia de la lactosa de la leche y la fermentacióna alcohólica de las levaduras, liberando esta última una cantidad pequeña de alcohol (1%) por lo que es necesario tener en cuenta a la hora de que la consuman mujeres lactantes, embarazadas y niños.

Tener en cuenta también que los alimentos fermentados contienen más histamina.

Cómo preparar kéfir de agua:

  • Añadir 300 ml de agua fría sin cloro (1 ración) y 2 partes de gránulos de kéfir (llenar la tapa transparente 2 veces) en el tarro de 1400 ml. Añadir también 3-6 cucharaditas de azúcar y algo de fruta deshidratada.
  • Tapar el tarro con la tapa verde y con la tapa transparente, dejando esta última algo desenroscada para que el aire circule. Además, esto impide que puedan entrar insectos en el interior.
  • Reposar durante 24-48 horas hasta espesar a una temperatura ambiente de 20-24ºC, no siendo necesario calentar como en la elaboración de yogur. (Primera fermentación).
  • Retirar la dos tapas.
  • Colocar la tapa verde e insertar la espátula giratoria y verter el contenido en un vaso.
  • También puedes retirar la espátula giratoria e insertar el exprimidor para añadir zumo de frutas casero al gusto, o bien, cáscara de limón rallada
  • Realizar una segunda fermentación tapando el tarro de forma hermética y regriferar en la nevera durante un día, o, bien, ¡listo para consumir!

Los gránulos, tibicos, tibis o también llamados hongos del Tíbet, utilizados para preparar kéfir de agua tienen una tonalidad más transparente y toman el color de la bebida donde se fermentan. El kéfir de agua es perfecto para fermentar líquidos dulces, infusiones, etc.

Cómo preparar kéfir con bebida vegetal: ver recetas con Kéfir como la receta "Kéfir vegano".

  • Tener en cuenta que hay que elegir una bebida vegetal rica en proteínas para que el kéfir espese. Además, para aumentar la cremosidad y consistencia puede ser útil añadir espesante natural.

No se recomienda hacer fermentaciones muy largas, emplear temperatura muy baja, utilizar leche desnatada o semidesnatada, usar agua del grifo, etc., porque esto puede evitar el crecimiento de los nódulos de kéfir.

Para conservarlos durante 7 días puedes guardarlos en un tarro con un poco de leche, o bien, lavarlos con 3 cucharadas de agua por cada cucharada de gránulos, añadirle una pizca de azúcar y guardárlos en una bolsa hermética con cierre zip o stasher para preservar estos cultivos vivos durante 2 semanas.

Una vez terminado el proceso de elaboración, lavar todos los accesorios a mano con agua caliente y jabón suave, aunque también pueden lavarse en el lavavajillas. Secar cuidadosamente con un paño.

Beneficios de tomar kéfir casero - Kefirko

El kéfir junto al yogur, son alimentos probióticos por naturaleza: nos aportan una importante cantidad de bacterias beneficiosas para nuestra flora intestinal. Estas bacterias se activan durante la fermentación y colonizan el intestino grueso y delgado, ya que resisten el pH de los ácidos del estómago. Por lo tanto, el resultado es un alimento perfecto para mantener saludable nuestra flora intestinal. La salud intestinal es el pilar de nuestra salud total.

Tanto los yogures como los kéfires industrializados provienen habitualmente de una sola cepa bacteriana (que puede ser genéticamente modificada). Al hacerlos en casa podemos elegir con qué leche elaborarlos y además, no requieren de ningún aditivo para corregir sabores o conservación. Si los hacemos con leche vegetal hecha por nosotros mismos, podemos hacer leche más cargada de cereal, frutos secos o semillas (para un resultado más espeso) y además, esta leche no habrá sido sometida a ningún proceso de conservación ni tendrá ningún tipo de químicos añadidos ni saborizantes.

El yogur y kéfir son, sin duda, la forma más saludable de tomar productos lácteos. 

Además,  utilizar leche de cabra u oveja entera fresca pasteurizada ecológica es un ingrediente ideal para la elaboración de kéfir tradicional, al aportar una mejor textura.

Los gránulos de kéfir están formados por bifidobacterias, levaduras, bacterias ácido lácticas, bacterias ácido acéticas que conviven de forma simbiótica en una matriz de exopolisacáridos de glucosa y D-galactosa que generan, llamada kefirán. Estos gránulos aportan propiedades antihipertensivas, antioxidantes, hipocolesteromiantes, antimicrobianas, anticancerígenas y antiinflamatorias.

A diferencia del yogur, el kéfir presenta mayor cantiad de microorganismos vivos por lo que su riqueza probiótica es algo mayor. Los distintos tipos de fermentos o gránulos de kéfir utilizados aportan por tanto, una amplia variabilidad de mircroorganismos y nutrientes al kéfir responsables de cuidar la microbiota, mejorar las molestias digestivas, etc.

Conoce Kefirko

Kefirko es una empresa eslovena fundada en 2014 que ofrece utensilios especiales para elaborar y recuperar recetas tradicionales con numerosos beneficios para la salud como: kéfir, queso de kéfir, jabones de kéfir, kombucha, vegetales fermentados, germinados, etc.

Sus productos están fabricados en materiales totalmente seguros, de larga durabilidad, de alta calidad y libres de  tóxicos, BPA y ftalatos.

Características de Kit para hacer kéfir casero tamaño grande - Kefirko

Peso 840 g
Capacidad 1400 ml
Contenido 1 recetario
Garantía 3 años
Materiales Vidrio borosilicato, metacrilato y plástico polipropileno libre de BPA
Medidas (alto / diámetro) 25,5 x 11 cm (con tapas)

Opiniones de clientes

19/01/2023

Buen producto

Llevo un mes usandolo y me va de maravilla.

    Añadir opinión

    Si quieres hacer una consulta o tu comentario requiere respuesta, por favor envíanos un correo a info@conasi.eu o llámanos al teléfono (+34) 953 102 560.

    Autorizo el tratamiento de mis datos para recibir respuesta a preguntas referentes a productos.

    El responsable del tratamiento de la base de datos, Vive Cocina Natural S.L. Finalidad: respuesta a preguntas referentes a información sobre productos. Legitimación: consentimiento. Destinatarios: no se comunicarán los datos a terceros. Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Mas información en Política de privacidad