¡No te pierdas nuestras recetas y noticias!

Consejos para convivir con una alergia alimentaria

La semana pasada tratábamos sobre la alergia alimentaria, para entender su diferencia con las intolerancias alimentarias y reconocer sus síntomas. Una vez que la alergia se ha diagnosticado, hay que afrontar unos cambios con los que tendremos que convivir desde ese momento. Os damos unos consejos para facilitar la convivencia con una alergia alimentaria.

alergias alimentarias
Consejos para tus alergias alimentarias.

Consejos para comprar en el supermercado

Si tienes una alergia alimentaria, cuando vayas a hacer la compra es conveniente tener en cuenta:

  • Buscar los términos “contiene”, “contiene trazos de”, “puede contener”, “producido en las mismas instalaciones donde se produce…”. Los que hacen referencia a alérgenos problemáticos deben ser evitados.
  • Leer los ingredientes cada vez que se compre el mismo producto, porque los procesos de producción pueden cambiar sin aviso (2).
  • Familiarizarse con sus alérgenos: ¿en qué alimentos suelen aparecer?, ¿con qué otros nombres se conoce? (por ejemplo, albúmina por huevo).
  • Acordarse de que los alérgenos mostaza, sésamo y apio pueden estar incluidos en especias mixtas, saborizantes naturales y salsas como tahini.
  • NO COMPRAR productos sin listas de ingredientes.
  • Tener cuidado con productos importados, porque puede que las regulaciones de etiquetas sean distintas.
  • En caso de duda, contactar con el fabricante para consultar sobre los ingredientes y procesos de producción.
  • Preferir elaborar salsas, adobos, cereales mixtos, snacks, papillas para bebés, etc en casa, utilizando ingredientes simples y fiables (2).
AlérgenoIngredientes que evitarAlimentos en que se puede esconder  
LecheCaseína, caseína hidrolisato, caseinatos, diacetilo, lactalbumines, lactosa, lactoferina, tagatosa, suero y proteína de suero.Productos de panadería y confitería, algunos cultivos bacterianos.
HuevoAlbumina, globulina, lisozima, vitelina, ovalbumina y otros similares.Surimi (pasta de pescado), productos de panadería y confitería, la espuma en cafés/capuchinos, helado, mazapán, nubes, pasta y tallarines.
TrigoFarina, durum, matzoh, triticale, germen de trigo.Búlgaro, seitán, espelta, jarabe de glucosa, avena, salsa de soja, almidón, surimi.
SojaTVP (proteína vegetal texturizada), albumina de soja, edamame, miso, natto, shoyu, tamari, tempeh, tofu, porotos/semillas de soja.

 

La cocina asiática, caldo vegetal, goma o almidón vegetal.
CrustáceosTodo tipo de crustáceos (mariscos).Bullabesa, glucosamina, caldo de pescado, sabores de pescado/mariscos, surimi, cualquier plato servido en un restaurante de mariscos.
PescadoNuoc mam (salsa de pescado vietnamesa).Aderezo y ensalada César (puede llevar anchoa), otros aderezos de ensaladas, Worcester Sauce (salsa inglesa), la comida asiática (hay salsa de pescado en muchos platos).
cacahuetesAceite de cacahuete/ aceite de maní/aceite de andrei, frutos secos, frutos secos molidos, frutos secos mixtos, asado de nueces (alternativa vegetariana en países anglófonos), proteína de cacahuete.Las cocinas africana, asiática (sobre todo china, india, indonesia, tailandesa, vietnamesa), mexicana, productos de panadería y confitería, caramelos, chile, mazapán, harina de lupino, semillas de girasol, mantequillas de otros frutos secos (producidas con el mismo equipamiento).
Frutos secosTodo tipo de frutos seco, semilla.Sabores, extractos, alcoholes, aceites y productos cosméticos, coco.
alergenos
Te damos algunos consejos para pedir tu plato en cualquier restaurante.

Consejos para pedir en el restaurante

Cuando salgas a comer fuera de casa, si tienes una alergia alimentaria es conveniente:

  • Siempre que sea posible, hacer reservas anteriormente y avisar al local de la alergia que tengas.
  • Preguntar por sus métodos de preparación.
  • Pedir consejos de cuáles son los platos adecuados y preguntar si pueden adaptar platos.
  • NO VISITAR locales que no dispongan de información: si no pueden/quieren informar de sus ingredientes o prácticas, probablemente no están praparados para apoyar a clientes con alergias.

Vivir bien con una alergia alimentaria

La vida con una alergia alimentaria va más allá de ir de compras o salir a comer, es decir, hay que saber manejar las alergias en el día a día.  Esto no sólo afecta a  la persona que tenga la alergia, sino también a los seres queridos cercanos.

La necesidad de vigilar constantemente lo que se consume te hace sentir como “el aguafiestas” de comidas y ocasiones especiales, pero con simples adaptaciones a las rutinas y un enfoque en autocuidado, es posible seguir disfrutando de la comida y las reuniones, grandes placeres de la vida.

En la casa

  • Enseñar a la familia decodificar las etiquetas.
  • Separar comida segura sin alérgenos de la comida no segura, asignando estantes en la nevera y despensa específicamente para alimentos libres de alérgenos.
  • Emplear etiquetas de color para identificar los alimentos seguros (o no seguros).
  • En caso de alergia alimentaria más severa es importante tener juegos distintos de los utensilios de la cocina e incluso otro juego de vajilla. Los dos juegos se pueden distinguir visualmente por color.
  • Implementar prácticas de higiene: todos los miembros de la casa deben lavarse las manos, limpiar las superficies con jabón y agua después de preparar y consumir alimentos no seguros para evitar la contaminación cruzada.
  • Personas con alergias deberían alejarse cuando se cocinan alimentos con alérgenos transmitidos por aire. Por ejemplo, hervir leche, usar leche en polvo, hornear con harina de trigo, freír o hervir huevos, cocinar pescado, etc. Se aconseja airear la cocina durante 30 minutos antes de que la persona con alergia vuelva a entrar.
  • Crear zonas libres de alérgenos en la casa y restringir las comidas a la cocina y la sala de comer solamente (2).

Cuidando de ti y de tu relaciones

  • Educarte sobre tu alergia y alergias en general para una mayor comprensión, visitando páginas como la de AEPNAA y literatura que ofrezca tu médico y/o alergólogo.
  • Apuntarte a un grupo de apoyo o, si no existe, monta uno en tu comunidad para apoyar a otros mutualmente.
  • Vivir con una alergia alimetaria puede ser estresante, no dudar en buscar la ayuda de un alergólogo profesional, un terapeuta o un psicólogo.
  • En el caso de alergias severas, siempre llevar medicamentos de emergencia para tu tranquilidad.
  • Mantener un diario en que anotar cómo y cuándo las reacciones alérgicas se manifiestan; esta es una buena manera de observar tendencias de la alergia y cambios en tu tolerancia a lo largo del tiempo.
  • Organizar salidas sociales con otro enfoque que no se centre en la comida: caminatas, vistas al cine, clases de arte etc., en familia y/o con amigos.
  • Tener a mano snacks “seguros” en casa, en el trabajo, de viaje y en eventos sociales  ¡idealmente con extras para compartir!
  • Explicar a amigos, familia, colegas (y profesores si tus hijos tienen alergia) toda la información importante sobre la alergia alimentaria y sugerirles maneras como puedan apoyarte.
  • Enfocarte en lo positivo, apreciar y disfrutar de los alimentos que sí puedas comer.

La clave para manejar las alergias es saber adaptarse. Habiendo identificado los alérgenos, es más fácil educarse y a toda la familia para poder evitar los alimentos problemáticos. A veces, sobre todo al principio, puede parecer que tu vida gira alrededor de la alergia, pero con el conocimiento y recursos necesarios, además del apoyo de profesionales y seres queridos, se puede vivir bien con ellas.

Fuentes de información

<< Vivir con alergias alimentarias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad de Conasi.eu.