¡No te pierdas nuestras recetas y noticias!

Nevera sin plásticos

Una ranita abriendo una nevera - nevera sin plásticos
Paso a paso eliminamos los plásticos de un solo uso de nuestras casas, ¡empezamos por la nevera!

Observando nuestra basura nos damos cuenta de la cantidad de plástico de un solo uso que tiramos cada día, procediendo, la inmensa mayoría de envoltorios de alimentos. Este plástico no sólo es perjudicial para el medioambiente, si no también para nuestra preciada salud, ya que aunque no queramos todos comemos plástico y eso tiene consecuencias. Para eliminar o reducir drásticamente el plástico es necesario ir por partes. En este post nos centraremos en cómo conseguir una nevera sin plásticos, es decir, que los alimentos que conservamos en ella no estén envueltos, protegidos o conservados en plásticos.

Nevera sin plásticos: consejos prácticos

Más mercado y menos supermercado

La nevera constituye una de las entradas principales del plástico de un solo uso en las casas, sobre todo si hacemos la compra en las grandes superficies. En estos establecimientos nos hemos acostumbrado a ver escenas tan innecesarias como como una calabaza cortada y plastificada, espaguetis de calabacín en bolsas, un pepino cubierto de plástico, bolsas de ensaladas, dos manzanas en una bandeja y un largo etcétera.

En cambio, en los pequeños comercios y mercados de toda la vida estos disparates son menos frecuentes, aunque por supuesto seguimos encontrando plástico pero en menos cantidad.

Si la mayoría de nuestra compra se basa en alimentos frescos, las bolsas para la fruta y verdura y los envases de productos lácteos, carnes y pescados, constituyen la principal fuente de plásticos de nuestra compra y finalmente, la mayor parte de nuestra basura. Para rechazarlos, existen varias alternativas:

  • Utilizar bolsas reutilizables para hacer la compra de frutas, verduras, legumbres y frutos secos a granel.
  • Llevar fiambreras o bolsas de silicona para los alimentos húmedos como quesos, aceitunas, carnes, pescados, etc
  • Para guardarlo todo, recurrir al carrito de la compra, a una mochila, un canasto, etc.
Bee's wrapp envolviendo varios alimentos - nevera sin plásticos
Bee’s Wrap se moldea con el calor de las manos y se adapta al alimento que envuelve.

La organización es clave para reducir el plástico

Si hacemos la compra con prisas, sin haber hecho el menú semanal ni la lista previamente, lo más seguro es que caigamos en los envases individuales, packs ahorros, ensaladas plastificadas, comidas precocinadas, etc., y probablemente se nos olviden nuestras bolsas de tela y envases para guardar la comida, adquiriendo sin querer, más plástico.

Por tanto, organizarse resulta fundamental para conseguir una nevera sin plásticos y además, es de gran ayuda para seguir una alimentación saludable.

Uno de los métodos para planificar la compra y el menú, es el conocido batchcooking, una forma brillante de organizar las comidas de todos los días pasando poco tiempo en la cocina. Para llevarlo a cabo, simplemente hay que planificar, hacer la compra de ingredientes y buscar una tarde para cocinar.

Con este método organizativo podemos reducir los plásticos de un solo uso, preparando nosotros mismos ciertos alimentos. Por ejemplo, elaborar leches vegetales con Vegan Milker o yogures con una yogurtera o fermentadora, leche y fermentos y almacenarlos en recipientes de cristal dedicándole un mínimo de tiempo y generando 0 residuos.

Rechazar, reutilizar y por último, reciclar

Nos bombardean con que el reciclaje es una de las soluciones al grave problema del plástico, pero desde la base este planteamiento lo consideramos erróneo. La idea de que al reciclar estamos contribuyendo a la buena gestión de residuos, puede dar lugar a pensar que no importa la cantidad de plástico que se utilice si al final va a ser reciclado. Y la verdad es que los plásticos son reciclados en un bajísimo porcentaje, muy pocos son biodegradables y el compostaje está lejos todavía de ser una realidad.

Por tanto, lo ideal sería rechazar el plástico de un solo uso y por otra parte, reutilizar recipientes, botellas, bolsas, etc., de materiales respetuosos con el medio ambiente para ayudar a la reducción del plástico.

Alimentos y un tarro envueltos con tapas Food Hugger - Nevera sin plásticos
Las tapas Food Hugger se adaptan tanto a alimentos como tarros de diferentes diámetros.

Almacenamiento en la nevera

Alternativas al plástico transparente

Superado el primer obstáculo de hacer la compra sin dejar que entren plásticos a casa, llega la segunda parte: almacenar los alimentos en la nevera sin plásticos. En la mayoría de las casas, el papel de aluminio y el papel film o transparente, cubren las mitades de frutas, verduras, tortillas, quesos, embutidos, restos de comida, etc., y una vez finalizado su cometido, a la basura.

Esta forma de almacenar la comida no es saludable ni sostenible, por lo que buscar alternativas ecológicas, reutilizables y respetuosas con el medio ambiente que sustituyan al papel  transparente y de aluminio, es más que necesario:

Alternativas a las bolsas de ensalada

Las bolsas de ensaladas listas para consumir son una forma sencilla y cómoda de comer hojas verdes. Sin embargo, tiene el gran pero: la bolsa de plástico que nada más retirar el contenido, acaba en la basura.

Existe una alternativa económica y ecológica de sustituir a las bolsas de ensaladas: comprar diferentes variedades de hojas verdes (sin plástico claro), lavarlas en casa y almacenarlas en el frigorífico en bolsas de algodón Vejibag para que aguanten más tiempo que en una bolsa de plástico. Estas bolsas de algodón están diseñadas para conservar cualquier verdura: brócoli, acelgas, espinacas, lechuga, zanahorias… lo que quieras.

Este sería otro ejemplo de cómo la planificación del menú nos ayuda a organizar la nevera sin plásticos.

Varias Vejibag en el cajón de abajo de una nevera sin plásticos
Conserva durante más tiempo las verduras más delicadas con Vejibag, bolsas de algodón orgánico.

Cómo congelar sin plástico

La otra parte de la nevera sin plásticos: el congelador. Aquí encontramos sobre todo envases y bolsas de plástico y papel film envolviendo todo tipo de alimentos. Como alternativas os proponemos:

  • Bolsas de silicona Stasher: se puede cocinar con ellas, meter en el horno y también en el congelador. Son perfectas para congelar alimentos frescos ya que no transmiten olores ni sabores a los alimentos, son muy fáciles de limpiar, seguras y reutilizables.
  • Rollo de papel sin blanquear: una alternativa al papel transparente para congelar pescados y carnes. Su calidad permite reutilizarlo varias veces.
  • Recipientes y tarros de cristal: en lugar de utilizar envases de plástico para congelar purés, masas, arroces, legumbres, etc. se pueden utilizar recipientes de cristal teniendo la precaución de dejar espacio para que el alimento se expanda durante la congelación.
Bolsa Stasher con frutos rojos congelados - Nevera sin plásticos
Congelar alimentos sin plástico es posible: prueba las bolsas stasher.

Otros post relacionados...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *