⭐ VISITA NUESTRA TIENDA ONLINE ⭐ TODO LO QUE NECESITAS PARA UNA COCINA SALUDABLE Y NATURAL VISITA NUESTRA TIENDA ONLINE ¡VER MÁS!

Psiconeuroinmunología o PNI: ¿por qué se expresa una mutación genética?

Psiconeuroinmunología: individuo sujetando una cadena de DNA
Psiconeuroinmunología: relación mente-cuerpo-entorno.

La Psiconeuroinmunología (PNI) estudia la interacción entre mente-cuerpo-entorno del cuerpo humano. Nuestra forma de vivir, pensar, comer, sentir influye de forma positiva o negativa sobre la expresión de nuestro código genético. Entiende la salud desde una perspectiva interdisciplinar que no solo tiene en cuenta el síntoma, sino la globalidad del cuerpo y su interrelación con el ambiente y los hábitos, y ofrece al paciente el conocimiento y las herramientas para que tome las riendas de su salud. 

Qué es la Psiconeuroinmunología o PNI

El término psiconeuroinmunología lo acuñaron en 1975 el psicólogo Robert Ader y el inmunólogo Nicholas Cohen tras demostrar, en un experimento realizado en la Universidad de Rochester, la relación entre sistema nervioso e inmunitario, dicho de otra forma, cómo las emociones pueden afectar a nuestro sistema inmune y viceversa.

No se trata de una terapia alternativa o una pseudociencia, sino que es una ciencia reciente, un modelo de medicina integrativa y funcional que engloba la medicina convencional y la medicina natural.

La psiconeuroinmunología se basa en estudios científicos que relacionan el sistema psicológico (Psico), nervioso (Neuro), inmunológico (Inmuno) y hormonal (Endocrinología) y trata de explicar cómo su interacción con el entorno y los hábitos de vida, así como su coherencia con nuestras necesidades evolutivas influyen en el inicio, curso y recurrencia de las enfermedades y en la recuperación de la salud. Abreviadamente la Psiconeuroinumonología se conoce como PNI o PNIE.

Se fundamenta en una visión holística del ser humano que considera la interacción individuo-entorno y la interconexión de todos los sistemas corporales. Su foco de atención recae en la causa y no en el síntoma, en el reequilibrio y no en la cura, en la persona y no en la enfermedad. Su finalidad es poner en manos del paciente toda la información y herramientas para hacerle partícipe en su salud y bienestar.

Epigenética y su papel en la Psiconeuroinmunología

Si bien es indudable que todos partimos de una determinación genética que no podemos modificar, desde la Psiconeurinmunología se postula que los factores ambientales, que sí podemos modificar en mayor o menor medida, pueden modular esta expresión genética. Esta interacción genética-entorno es conocida como epigenética y la PNI ayuda a modificarla para ayudar a convertirte en tu mejor versión y a evitar la expresión patológica de ciertos genes.

Con este enfoque, la PNI pretende superar la especialización y compartimentación propias de la medicina occidental, que dificultan la visión en conjunto, epigenética, evolutiva e integral de la persona-entorno, otorgando una dimensión más integrativa a la medicina introduciendo el concepto de empoderamiento de las personas en la conquista de su propio bienestar.

Interconexión entre sistemas corporales

La era cartesiana y el pensamiento filosófico occidental desde la época de Descartes hasta ahora, han sido dominados por la metodología reduccionista, que separaba el cuerpo de la mente. Esto ha tenido, a partir del siglo XVII, una gran repercusión en la forma de abordar la salud y la enfermedad. Y si bien el mundo cambia de prisa, a pesar de ello, la salud y la enfermedad son conceptos que han evolucionado lenta, cautelosa y parcialmente.

Desde la PNI, se considera que a nivel de organismo existe una conexión entre el cuerpo y la mente. El sistema neuroendocrino, el inmune y el digestivo, no son partes inconexas, al contrario, están íntimamente conectados a través de una gran red de receptores y moléculas que se comunican entre sí, funcionando como un todo y manteniendo la salud del organismo.

La integración de los sistemas nervioso, inmune y endocrino tiene como finalidad conservar la salud, hacer efectiva la lucha por la supervivencia y controlar diversas funciones para mantener la homeostasis (equilibrio interno).

Así, el sistema nervioso consciente o inconscientemente percibe y da respuesta a los cambios externos e internos, el sistema inmune detecta y elimina los agentes patógenos externos o internos y el sistema endocrino proporciona la respuesta más conveniente para la lucha. Estos tres sistemas son sistemas de control porque ejercen sus efectos en múltiples órganos y sistemas y están estrechamente relacionados entre sí, es decir, interactúan los unos con los otros todo el tiempo.

Psiconeuroimnulogía: personas entrando al metro
Nuestro estilo de vida influye en nuestra salud tanto física como emocional.

Sistema inmunitario y Psiconeuroimnulogía

El sistema inmunitario es uno de los principales mecanismos de adaptación y defensa del organismo frente a las agresiones del ambiente y que de ese modo proporciona una barrera ante la infección y otras amenazas potenciales para el cuerpo conocidas como antígenos. La función básica del sistema inmunológico es reconocer lo que es propio de lo que no lo es y defender al organismo de sustancias extrañas. Para cumplir esta función recibe información del sistema nervioso central y el sistema endocrino.

El sistema inmunológico está constituido por órganos (timo, médula ósea, nódulos, linfoides, bazo y algunas mucosas asociadas al tejido linfoide) y cinco clases de células (linfocitos B, linfocitos T, monocitos, células natural killers (NK) y granulocitos). Produce ciertos tipos de células (bacterias, virus, parásitos, etc.) que actúan como defensores del organismo.

Ante una amenaza (infección vírica, bacteriana, estrés, etc.), las células del sistema inmune fabrican sustancias inflamatorias que son capaces de modificar nuestro sistema nervioso, modulando nuestro estado de ánimo y nuestra conducta (1), causando fatiga, desánimo o problemas de concentración, con la intención de no malbaratar energía y centrarla en combatir el peligro (real o imaginario). En esta misma redistribución de la energía también se ve afectado el sistema endocrino, ya que bloquea funciones no vitales, como la reproducción, pudiendo provocar a largo plazo problemas de fertilidad o amenorrea.

Sistema nervioso-emocional y Psiconeuroinmunología

Por otra parte, el sistema nervioso central recibe información de los órganos sensoriales y de los sistemas inmune y endocrino para así controlar y regular sus respuestas. El cerebro es, precisamente, el encargado de integrar estrechamente los tres sistemas señalados dirigiendo su actuación al mantenimiento de la homeostasis (2)

El sistema nervioso está constituido por sus propias células (neuronas) y órganos que transmiten y procesan toda la información que nos llega desde los órganos de los sentidos. Se divide en sistema nervioso central: encéfalo (cerebro, cerebelo, tallo encefálico) y médula espinal y sistema nervioso periférico o vegetativo, y se divide en simpático y parasimpático. 

En 1995 Weigent y Blalock compartieron su hallazgo que demostraba cómo el sistema nervioso central y el sistema inmune se comunican y comparten un mismo lenguaje molecular compuesto por hormonas, neurotransmisores y citocinas (3). Se ha evidenciado que ambos sistemas se encuentran íntimamente ligados, de modo que una perturbación en un sistema podría ser reflejada en el otro y tener implicaciones en la salud física y mental (4)

También hay que prestar atención a las emociones. Las emociones rigen todos los sistemas del organismo de modo que en el ámbito de la psiconeuronimunología se está estudiando como las emociones son traducidas en sustancias químicas (moléculas de información) que pueden desencadenar reacciones en cadena que afectan la química interna optimizando o debilitando nuestro estado funcional y que tienen impacto sobre nuestro sistema inmunológico, sistema endocrino, sistema nervioso, entre otros estudios (5). Recientes investigaciones apuntan a que las emociones positivas pueden ser potenciadas y ayudan a prevenir la aparición de determinadas enfermedades (6), (7), así como también se ha evidenciado cómo el estrés crónico puede producir en algunos casos disminución de la capacidad de respuesta inmune, alergias, autoinmunidad o aumento de la respuesta inflamatoria (8), (9).

Psiconeuroinmunología: contacto con la tierra
El contacto con la tierra disminuye la ansiedad debido a la presencia de la bacteria Mycobacterium vaccae.

Sistema endocrino y Psiconeuroinmunología

El sistema endocrino, también llamado sistema de glándulas de secreción interna, es el conjunto de órganos y tejidos del organismo, que secretan un tipo de sustancias llamadas hormonas, con la finalidad de regular a largo plazo las funciones de las células en el organismo.

El sistema endocrino lo forman el hipotálamo, la hipófisis, la glándula pineal, la glándula tiroides, la glándula paratiroides, las gónadas (ovarios y testículos), glándulas suprarrenales y el páncreas. 

La PNIE profundiza mucho en la importancia de la salud hormonal y tiene muy en cuenta la exposición a tóxicos. Considera especialmente el impacto de los disruptores endocrinos, sustancias químicas ajenas al cuerpo que resultan perjudiciales, al tener la capacidad de estimular los receptores hormonales del cuerpo una vez ingeridos o absorbidos, afectando el equilibrio hormonal.

La evidencia científica ha demostrado como las variaciones hormonales pueden modular la regulación de la red intersistémica (10). En este sentido, el exceso de estrógenos y de disruptores endocrinos en la sangre intensifica la actividad del sistema inmunitario. Ésta es una de las razones de que haya más enfermedades autoinmunes, sobre todo en las mujeres (11)

Sistema digestivo y Psiconeuroinmunología

La psiconeuroinmunoendocrinología considera el sistema digestivo como un segundo cerebro y el cuidado de la microbiota intestinal como un pilar fundamental para el correcto funcionamiento del cuerpo humano. Es perfectamente comprensible la importancia atribuida a la microbiota si tenemos en cuenta que las bacterias que recubren la mucosa del sistema digestivo pesan un total de dos kilos, superando en número a las células del cuerpo, y que la suma de su material genético es 150 veces mayor que el de nuestro organismo. De hecho, el sistema nervioso, el endocrino y el inmunitario están muy condicionados por la flora intestinal. 

Mantener saludable este ejército de bacterias intestinales es imprescindible para digerir y absorber adecuadamente alimentos, así como eliminar sustancias tóxicas, medicamentos y hormonas. La importancia de mantener una flora bacteriana equilibrada es tal, que se ha demostrado como la disbiosis intestinal puede llegar a modificar el comportamiento, la energía, la memoria, el estado de ánimo e incluso como se puede llegar a relacionar con la diabetes, intolerancias alimentarias, la sensación de fatiga crónica y la aparición de enfermedades autoinmunes

Psiconeuroimnulogía: niñas en un campo de amapolas
El medioambiente interacciona con nuestros genes, procura rodearte de naturaleza.

Determinación genética y su relación con el entorno

Cada persona presenta unas variantes genéticas que le pueden predisponer a padecer una enfermedad. El estudio de estas variantes a final del siglo pasado responde a la necesidad de catalogarlas y asociarlas con las diferentes patologías. 

Para estudiarse más detalladamente, se llevaron a cabo estudios de genoma completo que comparaban un grupo afectado por la enfermedad frente a un grupo sano, detectando las variantes genéticas que predisponían a padecerla. La sorpresa fue que con estas variantes genéticas identificadas sólo se podía explicar el 20% de dicha enfermedad. Estos resultados sirvieron para que, desde la medicina integrativa, se dejara atrás el determinismo genético clásico y dar un paso más, pudiendo afirmar que la genética predispone a padecer una determinada enfermedad, pero no determina su expresión.

Dicho de otro modo, todo individuo que tenga una determinada enfermedad sí que presentará las mutaciones genéticas correspondientes que le predisponen, pero no todos los individuos que tengan unas determinadas mutaciones necesariamente van a desarrollar la enfermedad relacionada. Por ejemplo, todos aquellos que padecen celiaquía presentan las variantes DQ8 y DQ2 pero no todos aquéllos que presentan las variantes DQ2 y DQ8 sufren los síntomas de celiaquía.

Pero, si la respuesta no está en los genes, ¿dónde está?. La respuesta se encuentra en el entorno: estilo de vida, descanso, cronobiología, alimentación, ejercicio, emociones, contacto con el sol y la naturaleza.

Este entorno es la piedra angular de la psiconeuroinmunología y de la salud. Recuperando la coherencia con estos factores es posible silenciar una predisposición genética. Y por esta razón, las herramientas terapéuticas de la Psiconeuroinmunología giran entorno a estos ejes. 

La idea fundamental radica en recuperar nuestros hábitos de manera coherente con nuestra fisiología y necesidades evolutivas, para evitar que se expresen mutaciones genéticas. Si alguno de estos factores resulta desequilibrado, es fácil que aparezcan trastornos y síntomas varios, dado que no estamos satisfaciendo las necesidades de nuestro organismo, que sigue teniendo prácticamente la misma genética que en el paleolítico, aunque se encuentre inmerso en un mundo radicalmente occidentalizado y moderno. 

Psiconeuroimnulogía: huerto urbano y bol con vegetales
La alimentación es una forma de interaccionar con el entorno.

En qué casos puede ser útil la Psiconeuroinmunología

Dado que la Psiconeuroinmunología tiene en cuenta el funcionamiento global del organismo y su relación con el entorno, puede ayudar en multitud de situaciones. Algunos ejemplos son los siguientes:

  • Problemas hormonales: desórdenes de la regla, dolor menstrual, oligomenorrea, amenorrea, trastornos tiroideos.
  • Trastornos defensivos: infecciones, alergias, resfriados constantes.
  • Afecciones de piel: eccemas, acné, psoriasis.
  • Alteraciones digestivas: estreñimiento, diarreas, gases, digestiones pesadas, colon irritable.
  • Desequilibrios emocionales: estrés, ansiedad, depresión, apatía.
  • Ginecológicos: fertilidad, menopausia, embarazo y lactancia saludables.
  • Metabolismo: diabetes, sobrepeso, obesidad, retención de líquido.
  • Otros: osteoporosis, fibromialgia, fatiga, dolores. 

Cómo es una consulta de Psiconeuroinmunología

La consulta personalizada en Psiconeuroinmunología empieza con una sesión inicial de diagnóstico en la que se realiza una entrevista en profundidad para conocer la historia clínica, hábitos de vida y antecedentes. En algunas ocasiones se solicitan analíticas o pruebas médicas complementarias para abordar mejor el caso y ajustar mejor el plan terapéutico a la situación concreta.

A partir de esta información se diseñan un tratamiento integrativo, natural y personalizado fundamentado en los siguientes ejes:

  • Alimentación
  • Suplementación (fitoterapia y ortomolecular)
  • Descanso
  • Ejercicio
  • Contacto con la naturaleza
  • Gestión emocional

A partir de aquí, se realizan visitas de seguimiento con regularidad para hacer un seguimiento y ofrecer las modificaciones y el apoyo necesarios.

Preguntas frecuentes sobre la Psiconeuroinmunología

¿Qué es la Psiconeuroinmunología?

Es el estudio de la interacción entre los procesos psicológicos y el comportamiento de las personas, con sus sistemas nervioso, endocrino e inmune.

¿Qué sistemas corporales abarca la Psiconeuroinmunología?

Principalmente el sistema nervioso, el sistema inmune, el sistema endocrino, también el sistema digestivo y en general todo el organismo.

¿Qué es la interdependencia mente-cuerpo?

Es la conexión del sistema inmunológico y el cerebro y la interdependencia del sistema inmunológico y el sistema nervioso para la función psicológica saludable.

¿Qué es el diagnóstico por película en la PNI?

Es el proceso de diagnóstico que sigue la PNI en que se toma en cuenta tanto el estado actual del paciente como todos los problemas o eventos importantes que haya tenido a lo largo de su vida, creando su "película". De esta forma, se analizan los posibles mecanismos de acción que han dado lugar al desarrollo de la enfermedad y se realiza un plan de tratamiento personalizado.

¿Qué estudia la Psiconeuroinmunología?

Estudia las interacciones entre el comportamiento y las funciones neurológica, endocrina e inmune.

¿Quién fundó la PNI o Psiconeuroinmunología?

La Psiconeuroinmunología fue fundada por el psicólogo estadounidense Robert Ader en colaboración con Nicholas Cohen, en el año 1975.

Referencias

(1) Miller, A. (2009) «Mechanisms of cytokine-induced behavioral changes: Psychoneuroimmunology at the translational interface», Brain, Behavior, and Immunity, 23(2), pp. 149-158. doi: 10.1016/j.bbi.2008.08.006.
(2) Wrona, D. (2006) «Neural–immune interactions: An integrative view of the bidirectional relationship between the brain and immune systems», Journal of Neuroimmunology, 172(1-2), pp. 38-58. doi: 10.1016/j.jneuroim.2005.10.017.
(3) Weigent, D. and Blalock, J. (1995) «Associations between the neuroendocrine and immune systems», Journal of Leukocyte Biology, 58(2), pp. 137-150. doi: 10.1002/jlb.58.2.137.
(4) Gómez, J. (2006) PsiconeuroinmunologíaDialnet. Available at: (Accessed: 4 June 2020).
(5) Glaser, R. and Kiecolt-Glaser, J. (2005) «Stress-induced immune dysfunction: implications for health», Nature Reviews Immunology, 5(3), pp. 243-251. doi: 10.1038/nri1571.
(6) Eisenberg, N. (2000) «Emotion, Regulation, and Moral Development», Annual Review of Psychology, 51(1), pp. 665-697. doi: 10.1146/annurev.psych.51.1.665.
(7) Cohen, S. et al. (2003) «Emotional Style and Susceptibility to the Common Cold», Psychosomatic Medicine, 65(4), pp. 652-657. doi: 10.1097/01.psy.0000077508.57784.da.
(8) Elenkov, I. et al. (1999) «Stress, Corticotropin-Releasing Hormone, Glucocorticoids, and the Immune/Inflammatory Response: Acute and Chronic Effectsa», Annals of the New York Academy of Sciences, 876(1 NEUROENDOCRIN), pp. 1-13. doi: 10.1111/j.1749-6632.1999.tb07618.x.
(9) Dhabhar, F. (2009) «Enhancing versus Suppressive Effects of Stress on Immune Function: Implications for Immunoprotection and Immunopathology», Neuroimmunomodulation, 16(5), pp. 300-317. doi: 10.1159/000216188.
(10) Malarkey, W. and Mills, P. (2007) «Endocrinology: The active partner in PNI research», Brain, Behavior, and Immunity, 21(2), pp. 161-168. doi: 10.1016/j.bbi.2006.10.008.
(11) Dawling, S., Roodi, N. and Parl, F. (2003) «Methoxyestrogens Exert Feedback Inhibition on Cytochrome P450 1A1 and 1B1», Cancer research, 63(12), p. Available at: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/12810639/ (Accessed: 4 June 2020).Proce

Otros post relacionados...

Un comentario en “Psiconeuroinmunología o PNI: ¿por qué se expresa una mutación genética?

  1. Gracias Ariadna!
    Me ha encantado lo bien explicado que está el artículo. Ofreces la vanguardia de la nutrición desde la óptica de la medicina funcional y la psiconeuroinmunología (PNI).
    Yo estoy haciendo un curso sobre PNI con el que estoy aprendiendo mucho.
    Buen trabajo.
    Un nutritivo saludo,
    Bego

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *