¡No te pierdas nuestras recetas y noticias!

Diabetes y alimentación vegetariana: evidencia científica

Glucómetro y fruta - Diabetes y alimentación vegetariana
Profundizamos en la evidencia científica entre la diabetes y la alimentación vegana y vegetariana

La diabetes tipo 2 es una enfermedad cuya prevalencia ha aumentado considerablemente en las últimas décadas y aunque la genética juega un papel, se sabe que es altamente prevenible y que el estilo de vida y alimentación son fundamentales. En este post hablaremos de las evidencias científicas sobre la relación entre diabetes y alimentación vegetariana y vegana.

Diabetes y alimentación vegana, vegetariana y pescovegetariana

La alimentación vegana y vegetariana están siendo bastante estudiadas por su potencial en la prevención de la diabetes tipo 2, y también podrían resultar muy útiles en el tratamiento de la enfermedad.

Neal Barnard, Profesor de Medicina de la Universidad de Washington y presidente del Physcians Comittee for Responsible Medicine es uno de los investigadores que más está estudiando el papel de la dieta vegana en el tratamiento de la diabetes. 

En 2009 se publicó en el American Journal of Clinical Nutrition un estudio randomizado controlado, realizado por Barnard y su equipo en pacientes con diabetes tipo 2. Los pacientes fueron divididos en dos grupos: un grupo adoptó una dieta vegana baja en grasas y basada en alimentos integrales, mientras que el otro grupo siguió la dieta convencional para diabéticos. La duración del ensayo fue 74 semanas y se vio que ambos grupos presentaron mejoras en su perfil lipídico y en su peso, pero los resultados fueron mejores en los que siguieron la dieta vegana. La reducción del colesterol fue bastante más significativa en el grupo que siguió la dieta vegana y además, la pérdida de peso también fue mayor. La dieta vegana fue más efectiva en el control de la glucemia (1)

Si nos vamos a los estudios llevados a cabo en los Adventistas del Séptimo Día, se ha visto que tanto la dieta ovolactovegetariana, la semi vegetariana y, sobre todo, la vegana, está asociada a una significativa reducción del riesgo de diabetes (2). En un estudio un poco anterior (también realizado en los Adventistas) al mencionado, se obtuvieron resultados similares: los participantes que seguían una dieta semivegetariana, pescovegetariana, vegana u ovolactovegetariana tenían un riesgo significativamente menor de padecer diabetes. La reducción del riesgo fue mayor en los que seguían la dieta vegana y la ovolactovegetariana (3)

Los resultados obtenidos en el EPIC-Oxford Study son también bastante similares. En esta ocasión, los pescovegetarianos fueron los que presentaron un menor riesgo de diabetes, seguido de los vegetarianos y los que consumían poca carne (4). Los pescovegetarianos presentaron un 36% menos riesgo de diabetes. 

En tres estudios prospectivos de cohorte, llevados a cabo en Estados Unidos, se vio que una dieta basada en plantas, especialmente aquella que está compuesta de alimentos vegetales saludables (verduras, frutas, granos integrales, legumbres, frutos secos), reducía significativamente el riesgo de diabetes tipo 2, concretamente un 34% menos (5). Sin embargo, la dieta basada en plantas, pero compuesta de alimentos de origen vegetal menos saludables (zumos de fruta, harinas refinadas, patatas fritas, etc.) no mostraba tanta protección. Aquí vemos la importancia de enfocarnos no solo en los alimentos de origen animal que reducimos o excluimos, sino también en los que incluimos, ya que una dieta rica en patatas, harinas refinadas, azúcar productos ultraprocesados “veganos” o “vegetarianos”, por muy basada en plantas que sea, no va ser saludable.

Boniatos con canela - Diabetes y alimentación
El boniato cocinado y posteriormente refrigerado es un dulce saludable rico en almidón resistente.

Elementos protectores de una alimentación saludable basada en plantas

Una alimentación saludable basada en plantas o mejor dicho, basada en alimentos de origen vegetal e integral, parece actuar de forma protectora frente a la diabetes por varios mecanismos:

Riqueza en fibra

Las verduras, frutas, legumbres, frutos secos, semillas oleaginosas, ciertos tubérculos (especialmente el boniato) y los granos integrales son muy ricos en fibra tanto insoluble como soluble. Además, un buen porcentaje de las fibras que contienen son muy fermentables (como el almidón resistente de las legumbres y boniatos, o los fructanos de las cebollas, por ejemplo). Esto es, ejercen un efecto prebiótico, estimulando la producción de metabolitos beneficiosos (especialmente los ácidos grasos de cadena corta, como el butirato y el propionato) por parte de ciertas bacterias de nuestra microbiota intestinal.

Por otro lado, la riqueza en fibra de estos alimentos nos ayuda a controlar nuestros niveles de glucosa en sangre, nos sacia y nos ayuda a tener una fuerte barrera intestinal. Tanto en estudios epidemiológicos como en ensayos clínicos, se está viendo el potencial protector de la fibra frente a la diabetes (6)

Magnesio

Las frutas, verduras, semillas y frutos secos son excelentes fuentes de magnesio. Las legumbres y los granos enteros también son ricos en este mineral.

Resulta que el magnesio juega un papel clave en el metabolismo de la glucosa y parece ser que el alto consumo de magnesio procedente de la dieta está asociado a una menor incidencia de diabetes. De hecho, se está estudiando incluso la suplementación de magnesio en personas con esta enfermedad y se están obteniendo resultados bastante positivos, ya que se está viendo como ayuda a mejorar los parámetros de glucosa (en pacientes que ya sufren diabetes) y cómo actúa mejorando a sensibilidad a la insulina de aquellos con alto riesgo de diabetes (7)

Aderezo cítrico en vasos de la batidora Personal Blender - Diabetes y alimentación
Incluye semillas diariamente en tu alimentación en aderezos, masas, barritas, etc., para beneficiarte de todas sus propiedades.

Polifenoles

Todos los alimentos saludables e integrales de origen vegetal son ricos en polifenoles, especialmente los frutos rojos, el té verde, el cacao puro, los cítricos, las nueces, avellanas, almendras, pecanas, las manzanas, las legumbres (especialmente las alubias negras y las moradas), entre otros muchos.

Los polifenoles actúan en el metabolismo de la glucosa, reducen el estrés oxidativo y mejoran la función endotelial. Los polifenoles parecen actuar mejorando la glucemia por diversos mecanismos y la mayor parte de los estudios realizados al respecto son in vitro y en in vivo (8). En cuanto a ensayos clínicos, hace falta que se realicen más al respecto, pero en diversos de ellos se están obteniendo resultados bastantes interesantes.

Por ejemplo, en un estudio publicado en 2011, se vio que los participantes que consumieron una bebida de fresas redujeron su inflamación y su respuesta insulínica postprandial (9). Se está viendo como los polifenoles parecen ser sustancias que juegan un papel beneficioso en la prevención de la diabetes y otras enfermedades crónicas, siendo uno de los motivos que actúan sobre el metabolismo de la glucosa, tal y como hemos estado mencionando. 

Dieta basada en plantas

Una dieta saludable basada en plantas es rica en verduras, frutas enteras (no en zumo), legumbres, frutos secos, semillas, aceite de oliva virgen extra y frutos secos, habiendo todos estos alimentos demostrado estar asociados a un menor riesgo de diabetes. El consumo de frutos secos y de legumbres ha demostrado, en un buen número de estudios, estar asociado a un menor riesgo de diabetes y de enfermedad cardiovascular (10). Lo mismo se ha visto con las verduras y los granos integrales (11)

En cuanto a la fruta, cuando se consume de forma entera, parece proteger frente a la diabetes, mientras que cuando se encuentra en forma de zumo, podría aumentar el riesgo. Las frutas que más asociadas a menor riesgo de diabetes son las manzanas, los arándanos y las uvas, aunque, en general, cualquier fruta consumida de forma entera parece ejercer un papel protector. Sin embargo, como mencionado anteriormente, cuando la fruta se consume en forma de zumo (se le quita la fibra a la fruta), parece estar asociado a un mayor riesgo de diabetes (12)

Por otro lado, el consumo de aceite de oliva virgen extra también parece estar inversamente relacionado con la diabetes. El papel protector que parece ejercer el aceite de oliva virgen extra se debe a su riqueza en polifenoles, vitamina E y en ácido oleico. En diversos ensayos clínicos se está viendo como el aceite de oliva virgen extra actúa mejorando los niveles de glucosa postprandiales (13), (14).

Por último, las semillas oleaginosas, especialmente las de lino, parecen también ejercer un papel beneficioso en la diabetes, no solo por su riqueza en fibra sino, sobre todo, por su alto contenido en lignanos, concretamente SDG (15). Los estudios realizados al respecto son sobre todo en animales, aunque ya se están publicando diversos ensayos clínicos en los que se está viendo el efecto positivo de las semillas de lino sobre los niveles de glucosa y el perfil lipídico (16)

Varias frutas sobre maderas - Diabetes y alimentación
Se recomienda consumir frutas variadas y a diario

Conclusiones sobre diabetes y alimentación basada en plantas

Con todo esto, podemos ver cómo una alimentación centrada en alimentos vegetales saludables parece ser una buena estrategia en la prevención y como tratamiento complementario de la diabetes.

Es importante que cuando pensemos en adoptar una alimentación basada en plantas, no solamente nos enfoquemos en retirar o disminuir el consumo de alimentos de origen animal, sino en basar nuestra alimentación en alimentos de origen vegetal e integral, esto es, legumbres, granos enteros, verduras, frutas, frutos secos, semillas oleaginosas y aceites vírgenes, especialmente el de oliva, que son los que parecen ayudarnos a protegernos frente a esta enfermedad. 

Referencias

(1)  Barnard ND, Cohen J, Jenkins DJ, et al. A low-fat vegan diet and a conventional diabetes diet in the treatment of type 2 diabetes: a randomized, controlled, 74-wk clinical trial. Am J Clin Nutr. 2009;89(5):1588S–1596S. doi:10.3945/ajcn.2009.26736H

(2) Tonstad S, Stewart K, Oda K, Batech M, Herring RP, Fraser GE. Vegetarian diets and incidence of diabetes in the Adventist Health Study-2. Nutr Metab Cardiovasc Dis. 2013;23(4):292–299. doi:10.1016/j.numecd.2011.07.004

(3) Tonstad S, Stewart K, Oda K, Batech M, Herring RP, Fraser GE. Vegetarian diets and incidence of diabetes in the Adventist Health Study-2. Nutr Metab Cardiovasc Dis. 2013;23(4):292–299. doi:10.1016/j.numecd.2011.07.004

(4) Papier K, Appleby PN, Fensom GK, et al. Vegetarian diets and risk of hospitalisation or death with diabetes in British adults: results from the EPIC-Oxford study. Nutr Diabetes. 2019;9(1):7. Published 2019 Feb 25. doi:10.1038/s41387-019-0074-0

(5) Satija A, et al. Plant-based dietary patterns and incidence of type 2 diabetes in US men and women: results from three prospective cohort studies. PLoS Med. 2016;13:e1002039. doi: 10.1371/journal.pmed.1002039.

(6) Silva FM, Kramer CK, de Almeida JC, Steemburgo T, Gross JL, Azevedo MJ. Fiber intake and glycemic control in patients with type 2 diabetes mellitus: a systematic review with meta-analysis of randomized controlled trials. Nutr Rev. 2013 Dec;71(12):790-801. doi: 10.1111/nure.12076.

(7) Veronese N, Watutantrige-Fernando S, Luchini C, Solmi M, Sartore G, Sergi G, Manzato E, Barbagallo M9, Maggi S, Stubbs B. Effect of magnesium supplementation on glucose metabolism in people with or at risk of diabetes: a systematic review and meta-analysis of double-blind randomized controlled trials. Eur J Clin Nutr. 2016 Dec;70(12):1354-1359. doi: 10.1038/ejcn.2016.154

(8) Kim Y, Keogh JB, Clifton PM. Polyphenols and Glycemic Control. Nutrients. 2016;8(1):17. Published 2016 Jan 5. doi:10.3390/nu8010017

(9) Edirisinghe I., Banaszewski K., Cappozzo J., Sandhya K., Ellis C.L., Tadapaneni R., Kappagoda C.T., Burton-Freeman B.M. Strawberry anthocyanin and its association with postprandial inflammation and insulin. Br. J. Nutr. 2011;106:913–922.

(10) Afshin A, Micha R, Khatibzadeh S, Mozaffarian D. Consumption of nuts and legumes and risk of incident ischemic heart disease, stroke, and diabetes: a systematic review and meta-analysis. Am J Clin Nutr. 2014;100(1):278–288. doi:10.3945/ajcn.113.076901

(11) Schwingshackl L, Hoffmann G, Lampousi AM, et al. Food groups and risk of type 2 diabetes mellitus: a systematic review and meta-analysis of prospective studies. Eur J Epidemiol. 2017;32(5):363–375. doi:10.1007/s10654-017-0246-y

(12) Muraki I, Imamura F, Manson JE, et al. Fruit consumption and risk of type 2 diabetes: results from three prospective longitudinal cohort studies [published correction appears in BMJ. 2013;347:f6935]. BMJ. 2013;347:f5001. Published 2013 Aug 28. doi:10.1136/bmj.f5001

(13) Carnevale R, Loffredo L, Del Ben M, Angelico F, Nocella C, Petruccioli A, Bartimoccia S, Monticolo R, Cava E, Violi F. Extra virgin olive oil improves post-prandial glycemic and lipid profile in patients with impaired fasting glucose. Clin Nutr. 2017 Jun;36(3):782-787. doi: 10.1016/j.clnu.2016.05.016

(14) Violi F, Loffredo L, Pignatelli P, et al. Extra virgin olive oil use is associated with improved post-prandial blood glucose and LDL cholesterol in healthy subjects. Nutr Diabetes. 2015;5(7):e172. Published 2015 Jul 20. doi:10.1038/nutd.2015.23

(15) Kailash Prasad and Arti Dhar, “Flaxseed and Diabetes”, Current Pharmaceutical Design (2016) 22: 141. http://www.eurekaselect.com/136910/article

(16)  Soltanian N, Janghorbani M. A randomized trial of the effects of flaxseed to manage constipation, weight, glycemia, and lipids in constipated patients with type 2 diabetes. Nutr Metab (Lond). 2018;15:36. Published 2018 May 9. doi:10.1186/s12986-018-0273-z

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *