¡No te pierdas nuestras recetas y noticias!

¡Cuidado en con la leche! Pero.. ¿Por qué?

La leche es un alimento tan arraigado en nuestros hábitos alimenticios, que afirmar que está relacionado con importantes problemas de salud es una idea destinada al rechazo instantáneo.

Posiblemente, ningún alimento perjudique tanto y a tantas personas: ya se sabe que la leche está directamente relacionada con la osteoporosis (¡sí, osteoporosis!), con gran parte de los problemas alérgicos y con trastornos digestivos e indirectamente con trastornos más globales.

Puesto que todo esto es muy difícil de creer, en este estudio se recogen datos suficientes que justifican tales afirmaciones.  Al ser un tema muy amplio el escrito es largo aunque comprensible para cualquiera, a pesar de no tener conocimientos dietéticos, médicos, etc.

La leche es el alimento de los lactantes, y cada especie de mamíferos tiene la suya, adecuada a sus necesidades.  La especie humana es la única que ha tomado por costumbre seguir lactando después de lactantes y además, de otras especies mamíferas (¡si al menos siguiéramos tomando leche humana!).

“¡Pero si toda la vida hemos tomado leche!” “¡Si la recomiendan todos los médicos!” “¡Pues tan mala no será cuando los niños crecen tan grandes y tan fuertes!”… Sí, todo esto es cierto, pero no del todo…

Vacas en los Pirineos
Vacas en los Pirineos

No se trata de alarmismo o de querer estigmatizar la leche y buscar donde no hay. Se trata simplemente de hacernos conscientes de las consecuencias que tiene para nuestra salud el empeño en mantener conductas antinaturales y desnaturalizadas (antinatural por lactar toda la vida, desnaturalizada  porque tanto a las vacas como a la leche se les somete a tratamientos que alteran de forma importante el producto que llega hasta nosotros).

¿Siempre hemos tomado leche?

Posiblemente nosotros hayamos tomado leche toda nuestra vida pero no siempre se ha tomado leche.

Es un hábito que se generaliza en el siglo XVIII. Hasta entonces había muy pocas vacas, que se tenían para carne y la leche era para el ternero, o para hacer algo de queso o mantequilla.

Cuando un niño no podía mamar de la madre siempre se buscaba una nodriza, a nadie se le ocurría darle la leche de un animal. Sin embargo, a finales del siglo XVIII los médicos empezaron a recomendar la leche de vaca cuando faltaba la leche para amamantar, y las madres fueron venciendo la resistencia al ver que los niños también con ella crecían. Así que gradualmente se fue aceptando la leche de vaca como un alimento. Además, en 1856 Pasteur descubrió que mediante el calor se destruyen los microorganismos, lo cual permitió hacerla más segura y conservarla.

También se fue introduciendo la ganadería intensiva y los piensos y forrajes, y se ha ido desarrollando una importante industria alrededor de la leche y sus derivados. La leche es un alimento preponderante desde hace 50-60 años, y los yogures se introducen en España en los años 60.

Sólo tomamos leche en los países occidentales y en los que se occidentalizan. La osteoporosis sólo existe en los países que toman leche y en los que no toman empieza a aparecer cuando introducen el hábito.

Algunos pueblos que tradicionalmente han tenido incluida la leche en su alimentación, como los masais y los mongoles, son pueblos que no cultivan y viven de los animales. El hecho de que ellos no tengan problemas de salud equiparables a los nuestros y que aquí se atribuyen a la leche es lógico, ya que sus hábitos alimenticios y los nuestros no tienen absolutamente nada que ver, ellos sí que la han tomado toda la vida, y evidentemente la leche que consumen además de ser menos cantidad está en estado natural.

¿Recomiendan tomar leche todos los médicos?

No, no todos. Desde siempre algunos médicos naturalistas la han desaconsejado, conociendo sobretodo la relación del consumo de leche con el exceso de mucosidad y con alergias.

En cuanto a los médicos convencionales, la recomiendan casi todos. Ellos se basan en lo que han aprendido en las facultades. Allí no se cuestiona que un alimento tan completo pueda ocasionar perjuicio alguno (al margen de la intolerancia a la lactosa y poco más). Es muy difícil pasar el listón de lo admitido y lo que nadie cuestiona y empezar a cuestionarlo. Lo que se sabe y lo que no, no depende de la buena voluntad de los médicos, sino de lo que convenga a los que tienen el poder económico, en este caso las empresas farmacéuticas y la industria láctea.

La información que llega a los médicos, a los medios de información y a todos nosotros depende de lo que convenga que sepamos según los intereses económicos, y esto no tiene ningún tono catastrofista ni victimista, simplemente es así.

No obstante se puede acceder a la información, siempre y cuando se busque en canales adecuados, los cuales, aún siendo de carácter científico, son minoritarios y de divulgación limitada, pero al fin y al cabo accesibles.

¡Pues tan mala no será la leche…!

Matar no mata. Nuestra alimentación ha cambiado mucho en los últimos 50 años, y en nuestra sociedad se caracteriza principalmente por el acceso de todos (casi todos) a todos los alimentos y en abundancia.

Ahora no pasamos hambre. Para ello nos hemos alejado de los alimentos en su estado natural, y cada vez se sofistican más en su procesamiento. No es la leche el único alimento manipulado, ya nada llega a nosotros en estado natural.

Vivimos más años, y podemos conformarnos con ese razonamiento ¡y que somos más altos! Pero ahora nuestro metabolismo está alterado, así como nuestro sistema inmunitario. De ahí se derivan las llamadas “enfermedades de la civilización”, como diabetes, cáncer, obesidad, hipertensión, colesterol, arterioesclerosis, alergias… enfermedades relacionadas con nuestros hábitos alimenticios, que aunque tengan una base genética son potenciados por éstos. La leche, por todas las características que se irán analizando, es uno de los alimentos más desequilibrantes del complejo equilibrio de nuestro organismo.

Somos lo que comemos, la química de nuestro interior depende directamente de lo que introducimos. Y lo que introducimos no es lo más adecuado a las capacidades de nuestro cuerpo.

Queremos creer que nuestro cuerpo puede con todo, y que todo vale, pero realmente todo no vale.

Como sugerencia: hagámonos responsables de lo que hacemos con nuestro cuerpo y nuestra salud. Somos los únicos responsables y podemos elegir.

Leche humana y otras leches >>

27 comentarios en “¡Cuidado en con la leche! Pero.. ¿Por qué?

    1. Sí, el chocolate con leche también es mejor sustituirlo por chocolate sin leche. A propósito ¡dato muy interesante! (lo saco del libro de Odile Alimentación anticáncer”):
      El cacao y el chocolate negro el amargan la vida al cáncer
      El cacao y sus productos son la fuente más concentrada de procianidinas, flavonoides, catequinas y equcatequinas que existe.
      Estos fitoquímicos limitan el crecimiento de las células tumorales y evitan las metástasis. El cacao es uno de los alimentos más antioxidantes que existe(…).
      La leche impide la absorción de los polifenoles del chocolate, así que mejor consumir chocolate negro puro al 85% (…)”.

  1. Hola!! Me llamo Eli y acabo de encontrarme vuestro blog. Me gusta mucho el enfoque que le dais al tema de la alimentación. Yo soy farmacéutica pero me muevo mucho en los temas de naturopatía, nutrición ortomolecular y cosas así….el tema de la leche me inquieta bastante. Yo tampoco creo que sea buena para la salud, pero me falta base científica para argumentar. Os pediría que, por favor, publicaseis también la bibliografía sobre la que apoyáis todos vuestros argumentos, y así tener más referencias. Si está en algún lugar del blog, no he sido capaz de encontrarla. ¿Me la podríais enviar, por favor? Muchas gracias!! Un saludo

    1. Hola Elisabeth

      Efectivamente no puedes encontrar aún la bibliografía porque se trata de un documento largo que vamos publicando “por capítulos” y aun no hemos terminado. Te mando la bibliografía a tu correo. Un saludo!!

  2. entonces si consumimos leche.como hacemos para ke esta sea menos pejudicial?conseguirla cruda y nosotros mismos pasteurizarla en una paila a 74 grados centigrados??

  3. Hola, eso que dices de que los médicos naturistas desaconsejan el consumo de leche no sé de dónde lo has sacado, las generalizaciones son un flaco favor a la verdad. Uno de los pioneros de la medicina naturista europea como fue el suizo Dr. Alfred Vogel aconseja el consumo de leche siempre que no se tengan patologías de tipo artítrico, habla de ella como un gran alimento junto a los cereales. Está claro que habla de leche producida por vacas o cabras sanas y alimentadas sobretodo con pasto. Cuando no se tiene la seguridad de esto entonces es mejor hervirla para evitar problemas. Aconseja más aún el queso fresco y el yogur, en general los lácteos fermentados, todo siempre con moderación, pero en ningún caso invita a evitarla, sino más bien todo lo contrario.
    Está claro que hay que diferenciar entre la leche industrial que recibe un tratamiento muy severo que desnaturaliza el producto, y otra cosa son las leches frescas ecológicas que, o bien en su forma natural cruda o bien con un proceso suave de pasteurización y sin homogeneizar. Estas últimas no tienen comparación alguna con el tetrabrik que encontramos en los supermercados.
    Por otro lado la leche no es una moda implantada en el siglo XVIII, ha acompañado al ser humano durante miles de años. Ya los judíos la consumían miles de años antes de la era cristiana, y en los inicios de la era cristiana ha acompañado como alimento. No es la leche la mala, sino los procesos que sufre hasta comprarla en el supermercado, pero como he dicho, hay leches de calidad ecológicas que cada vez están más disponibles.
    Hay muchas tendencias alimentarias, tantas como teorías defendidas por el médico de turno. Hay naturistas que defienden que el consumo de cereales, sobretodo del trigo es del todo perjudicial.
    Lo que sí es sumamente perjudicial es la leche de soja en todas sus variantes, y esto lo defienden cada vez más médicos serios. La única soja que es saludable con moderación es la fermentada. Hasta el Dr. Mercola habla pestes de la leche de soja y, sin embargo, bondades de la leche animal siempre que sea cruda.

    1. Hola Carl, gracias por tu puntualización. Ya he corregido que no son todos los médicos naturistas los que desaconsejan el consumo de leche de vaca, si no parte de los médicos naturistas.
      Estamos de acuerdo con lo que dices, si la leche es natural es mucho menos problemática, y entendemos que la homogeneización es uno de los mayores inconvenientes como indicamos aquí: http://www.conasi.eu/blog/consejos-de-salud/homogeneizacion-y-pasteurizacion-de-la-leche/
      No obstante, después de estudiar el tema a fondo, entendemos que la proteína de la leche de vaca, sus grasas saturadas, sus hormonas y factor de crecimiento, contenido en calcio y otros minerales etc, no son los adecuados para nosotros.
      Y por supuesto, la de soja no es ninguna opción válida.
      Si seguimos la ley natural, el amamantamiento es para una etapa de la vida solamente y deberíamos mamar de la especie animal a la que pertenecemos, siempre que sea posible. Puesto que intentamos abogar por una alimentación consciente y lo más natural posible, creemos que en la actual sociedad, en la que tenemos la suerte de contar con todo tipo de alimentos a nuestra disposición, no necesitamos leche de animales para sobrevivir ni para estar bien alimentados.
      En cuanto a los judíos, nos consta que la leche que tomaban era de cabra y no a diario, si no cuando había pasto y los animales se reproducían (aquí también decimos que la leche de cabra es mejor para nosotros: http://www.conasi.eu/blog/consejos-de-salud/leche-humana-y-otras-leches/. Estamos de acuerdo en que si se desea tomar leche, que sea de animales que comen pasto y son criados con criterios ecológicos, sin homogeneizar ni pasteurizar, mejor de cabra o de oveja y fermentados.
      Un saludo!!

  4. Hola!! Interesante el articulo. He de decir que desde que en mi familia tomamos leche de avena con calcio ecologica, nos encontramos mucho mejor. Nos pasamos a este tipo de leche vegetal, ya que mi tio tenia vacas para consumo propio y adquiriamos donde el la leche, y he de decir que no tiene nada que ver con las leches que venden en los supermercados. A mi niño de 3 años tambien le doy la de avena y no tiene carencia de nada. Esta sanisimo!! Como bien dice el articulo, somos lo que comemos. Intentemos comer alimentos puros (ecologicos),nuestro cuerpo nos lo agradecera.

  5. Hombre! menos mal que los médicos aprenden lo que se cuenta en la Facultad de Medicina. ¿Dónde os parece que se ha de formar un médico? ¡Por dios! Comentarios como ese os restan seriedad

    1. Qué poco has entendido! …se refiere a que se limitan a aprender lo que en la Facultad de medicina se enseña, sea bueno o malo. Y evidentemente los conocimientos de medicina cambian con los tiempos, está clarísimo.
      Intenta analizar las cosas antes de emitir juicios, por favor,… tildar de poco serio un comentario que no has entendido no es buena aportación

  6. Hola ! Mi pregunta es referente a los niños…. tengo uno adolescente, bebe un vaso y poco lácteo más al día, me gustaría tener una opción rica para él y con gran aporte para su crecimiento, qué opción me aconsejais para su desayuno? o q sustitutivo de leche y bebida sabrosa para mezclar con su Nesquick me deciis que para un niño no será costoso cambiar por este hábito? Muchas Gracias!!!

  7. Hola, curioseando en internet he llegado a este artículo que está alojado en el blog, y me gustaría decirles que no estoy para nada de acuerdo en varias afirmaciones que hacéis, por no decir que en casi todas.
    Lo primero, puntualizar que estoy a favor del consumo de productos ecológicos y que en la búsqueda de información sobre ellos he aterrizado en este sitio web.
    Lo segundo, soy médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y con Máster en nutrición además de gozar de experiencia clínica en este campo. No sé si alguno de ustedes es médico o ha estudiado algún tiempo en una facultad de medicina, pero por sus comentarios deduzco que no. Afirman muy alegremente lo que estudiamos y lo que no en las facultades, en qué se nos instruye y quién marca las pautas. Les puntualizaré que, independientemente de las materias de estudio impartidas en las facultades de medicina, a lo que sí nos enseñan, es a leer con criterio los artículos que se publican, a seleccionar publiciones y a saber si lo que uno lee tiene validez científica o no. No es suficiente con que venga escrito en un papel. Les emplazo, por tanto, a que me remitan los artículos en los que basan sus afirmaciones. Mientras tanto, sí les puedo afirmar que la leche no provoca osteoporosis, ni gran parte de los problemas alérgicos, y que, la mayoría de los médicos no son mercenarios de los intereses económicos de las multinacionales ni la industria lechera.
    Un saludo

    1. En nuestro equipo contamos con dos médicos, una enfermera y una dietista.
      Los médicos no son mercenarios de nada, por supuesto, sino personas que hacen lo mejor que pueden en la mayor parte de los casos, con una gran dedicación y coste personal.
      Muchos médicos van dándose cuenta de que no sólo lo que se dice en las universidades es “realidad”.

      Tate PL, Bibb R, Larcom LL. Milk stimulates growth of prostate cancer cells in culture. Nutr Cancer.

      Melnik BC, John SM, Carrera-Bastos P, Cordain L. The impact of cow’s milk-mediated mTORC1-signaling in the initiation and progression of prostate cancer. Nutr Metab (Lond).

      Kroenke CH, Kwan ML, Sweeney C, Castillo A, Caan BJ. High- and Low-Fat Dairy Intake, Recurrence, and Mortality After Breast Cancer Diagnosis. J Natl Cancer Inst.

      Faber MT, Jensen A, Søgaard M, Høgdall E, Høgdall C, Blaakaer J, Kjaer SK.Use of dairy products, lactose, and calcium and risk of ovarian cancer – results from a Danish case-control study. Acta Oncol.

      Alergol Inmunol Clin 2001 -16: Alergia a leche y huevo en niños.

      P. Cervera, F Clapés, R. Rigolfas: Alimentacion y dietoterapia

      J. M. Macarulla, F. M. Goñi: Bioquímica humana.

      Consumer.es: Los péptidos de caseomorfina y gliadonorfina.

      Asociación Médica Kousmine: El método Kousmine

      Jean Seignalet: La alimentación, la tercera medicina.

      C. Vasey: La importancia del equilibrio ácido-básico.

      P. J. d’ Adamo: Los grupos sanguíneos y la alimentación.

      A. Hessman-Kosaris: La dieta según tu grupo sanguíneo.

      F. Hernández Ramos: Que tus alimentos sean tu medicina.

      D. Bonet: Fortalece tus huesos. Revista cuerpo mente.

      E. Perea: Menos leche en tu dieta . Revista integral

      Revista natural: Los lácteos

      WaySays.com. How milk causes osteoporosis.

      http://www.calacervera.com: Nutrición ortomolecular.

      http://www.holistika.net: Alergias y salud intestinal.

      http://www.isabelgallego: Los lácteos. La otra cara de los lácteos.

      http://www.lalecheleagueinternational: El autismo y la familia lactante.

      http://www.health center: Intolerancia a la lactosa en la infancia.

      http://www.la revista de libertad digital. Medicina y salud: Alergias alimentarias.

    2. En relación a lo que nos enseñan en la facultad, si creo que no estamos formados para rebatir algunas barbaridades que se dan por buenas y al cabo de los años se demuestra que si fueron barbaridades. Pongo el ejemplo de las “vacas locas”, cuando yo estudié ingeniería agrícola allá por los años 80 hacíamos las raciones de los mamíferos con harina de carne, de hueso, de pescado, de sangre, sin dudar por un momento que estábamos racionando para animales herbívoros y que no cabía darles este tipo alimentos. Ni yo, ni nadie de clase hizo nunca el menor comentario ante estas enseñanzas, y al cabo de los años vivimos las consecuencias de estas prácticas erróneas. Por tanto no me extraña que en el caso de la facultad de medicina pueda pasar algo similar.

  8. Publiquen entonces todos los que niegan estas afirmaciones que ustedes proclaman a los 4 vientos, que son bastantes más numerosos y publicados con bastante más rigor y en revistas científicas de alto impacto.
    No sé qué insinúan sobre las enseñanzas en las facultades de medicina y de las “realidades” (así, entrecomilladas, ya me dirá usted lo que quiere decir ¿que no son ciertas, que hay varias…qué?, que allí nos inculcan. Afortunadamente en la ciencia hay evidencias y hechos probados, no “realildades” ni convencionalismos, ni bombillas iluminadas de los afines a la conspiración. Una vez más le insisto, no menosprecie lo que evidentemente no conoce, y menos una Facultad de Medicina.
    Por último le diré que me he tomado la molestia de hacer la búsqueda de la mayoría de artículos que me ha nombrado. La mayoría de ellos no son estudios, sino artículos poco menos que de opinión, por no hablar de los enlaces a páginas web, cuyo valor científico es más que dudoso.En otros se habla de pacientes con una alergia demostrada a la lactosa, por lo que no se puede extrapolar a la población general.

  9. Hay alérgicos a la penicilina que podrían morir por ingerir un comprimido y evidentemente no decimos que la penicilina sea venenosa y mortal por necesidad ¿no?
    Cuanto mas releo su artículo más me asombra sus afirmaciones del estilo “ésto evidentemente es así”…. será evidente para usted, lo que no lo convierte en una realidad universal, ¿no?
    Con todo esto solo quiero transmitirle mi opinión, a la que usted puede darle mayor o menor valor, cada uno sabrá hasta donde llegan sus límites y su formación. Desde luego yo le doy bastante valor a la mía, pese a haberse llevado en parte en una Facultad de Medicina de esas que usted encuentra llena de convencionalismos y dirigida por intereses comerciales. En ella he aprendido entre otras cosas a tener un criterio y no ser una marioneta del sistema.
    Un saludo

    1. Cada vez me convenzo más de que los médicos convencionales como usted, formados en facultades convencionales, con criterios convencionales y argumentos convencionales, le están haciendo flaco favor al progreso de los conocimientos de la salud.
      Quizá hay que revisar un poco menos lo que dicen otros y un poquito más lo que dice uno mismo.
      Saludos.

  10. Me parece muy interesante tu articulo, he oído poco sobre este punto de vista, que hay de los yogurts, tampoco hay que tomarlos?

  11. Es bueno tener en cuenta que para ser claro en lo que se dice, debe hablarse o escribirse, al referirse a la leche, que esta debe ser natural y no industrial, ya que estas contienen aditivos que pueden alterar nuestra salud. Conozco que a la leche para que no se dañe, le agregan conservantes y que hubo tiempos o los hay en que a las leche embolsadas larga vida, les agregaban formol, que es considerado un secruestante del calcio. Esto es como para seguirle la ruta a la leche, es decir, cuantas y que trazas tiene la leche cuando nos la llevamos a la boca? Y que efectos pueda tener en nuestro organismo?

  12. No soy experta en la materia, simplemente uso el sentido común. El ser humano se abastece de todas las formas de la naturaleza donde nació, desde que la vida es vida. Si hacemos caso de este artículo, no deberíamos comer nada de la naturaleza, carne de vacuno, mariscos, plantas, pescados, leche, etc.

    Si el ser humano se cree tan superior y no desea infectarse con lo que hay en la tierra, váyanse a otro planeta o sigan creando alimentos llenos de química que sí eso a mi humilde parecer, SI, haría daño a la esencia original del ser humano. No podríamos según este artículo comer nada, leche, carne de vaca, pollos, etc. etc.

    Desde que la vida la conocemos hemos consumido de la tierra, de TODO lo que hay a nuestro alrededor. Sólo el hombre ha transformado nuestra alimentación a través de los años. Por ejemplo, tampoco se habla del amor, es ahora un tabú alejado, muy alejado del ser humano. Imitemos a los animales que sí saben vivir en armonía y muy felices y no se plantean que se están envenenando.

  13. Buenos Dias, Mi nombre es Ana y “estudié ” Nutrición y Dietética, cursé un Máster en Nutrición y Metabolismo y actualmente, me encuentro haciendo un doctorado en alimentación y nutrición.
    Pongo entre comillas las palabra, “estudié” porque me gustaría bajarle el tono de ego que la mayoría de personas que hemos decidido dedicarnos a la vida académica tenemos cuando hablamos y nos dirigimos a nuestros pacientes. Yo no soy mis estudios soy Ana aquella que por dedicar gran tiempo de su vida a leer tiene conocimientos sobre nutrición.

    Desde ese enfoque os digo mi opinión sobre el artículo y el tema. Aunque estoy de acuerdo con que el artículo pudo escribirse y apoyarse mucho mejor en bibliografía científica, contiene información muy valiosa la cual pueden encontrase estudios científicos serios, que aunque la mayoría son estudios epidemiológicos (es decir, se hacen observaciones de grandes grupos o poblaciones y no intervenciones (por ética no puedo tener un grupo y por ejemplo, decir usted tome dos porciones de lácteos y usted no, etc…) estos estudios (los epidemiológicos) y otros en roedores (al menos los que yo he leído) tienen diseños metodológicos y experimentales bastante adecuados. Por lo tanto creo que esta información no debe ser ignorada, puesto que es cierto que muchas veces la ciencia está contaminada por la industria alimentaría y farmacéutica, pero tampoco se alarmistas y mirar con lupa de donde viene lo que leemos, quién financió esa investigación? y luego opinar porque desgraciadamente en la universidades aunque la mayoría de información que aprendemos es veraz, es una realidad que estamos también expuestos a otro tipo de información (la industria es astuta y tiene “dinero”) y en ocaciones por falta de recursos los grupos de investigación se ven “obligados” a vender su alma al diablo y dejan de producir ciencia de CALIDAD.

    Sin embargo, siempre hay que mirar el otro lado de la moneda y también he visto muchos estudios en los que utilizando una metodología de intervención (una de las de mas evidencia científica) demuestran que los “suplementos de calcio” favorecen ciertas etapas de la vida y que la proteína (suministrada por medio de aislados de proteína de leche o analizando ingesta de proteína total de la dieta) también tiene efecto positivo sobre algunas condiciones especiales y/o sobre la población en general, a parte de estos estudios con suplementos y análisis total de la dieta, no he visto (sería mu difícil hacerlo) solo con leche, lo que si es comprobado es que la leche que tomamos actualmente ha sufrido procesos que la hacen segura a nivel microbiológico pero a nivel nutricional es un producto con cierto grado de deterioro y mejor ni tocar el tema de lo que implican los medios de producción de leche para el medio ambiente y también la parte de trato a estos animales (esto es un tema que sensibiliza a unos y a otros no.

    Para no extenderme más, concluyo que la información es contradictoria, pero EN MI OPINIÓN, aconsejaría que si usted no es intolerante a la lactosa y le gustan lo productos lácteos los consuma con moderación y que sean siempre de procedencia ecológica,de vacas alimentadas con pasto y con los mínimos procedimientos industriales, (para disminuir el efecto ambiental de la ganadería y que esté mínimamente alterado su contenido nutricional) eso si, tendrá que se cauto y darle en casa el tratamiento adecuado y por supuesto ser consciente de que tendrá que pagar un poco mas por este producto.

    Si no desea consumir leche por la razón que sea, también es válido, esto no lo hará sufrir de osteoporosis o le impedirá tener una dieta con adecuado aporte de nutrientes, por el contrario, al no consumir leche y muchos de sus derivados, usted automáticamente saca de su dieta otros componentes que científicamente está comprobado que es mejor evitarlos por las implicaciones negativas que tienen para la salud!! Porque muchas personas toman un vaso de leche descremada antes de dormir y luego se levantan y desayunan con un queso graso que contiene hasta un 35% de grasa y el problema no es solo la grasa, en la leche “descremada” que tomó antes de dormir no se retiró las hormonas ni los antibióticos. (esto se minimiza si utiliza leché ecológica)… Sería interminable seguir con este tema… creo que me he extendido un poco jejeje, pero lo mas importante espero que os sirva de algo.

    Saludos

  14. Hola! Yo creo que una cosa es consumir lácteos de una forma moderada y la otra es consumir leche y derivados a diario de una forma no controlada (porque no olvidemos que hay leche por todos lados, hasta en los embutidos). Cosas buenas tendrá, pero tenemos que reconocer que hemos pasado por una era “láctea” en la que la leche ha sido la gran adorada y la gran fuente de calcio. Y, por supuesto, hasta el punto de convertirla en el alimento de los bebés, en lugar de la leche humana.
    Creo que es necesario sacarla de ese momento de esplendor, darle el valor que tienr ni más ni menos, y no demonizarla (vale) pero por dios que baje ya del trono de alimeno rey porque no lo es, y releguémosa a su sitio: un posible complemento aliminticio con sus propiedades y sus inconvenientes.
    Saludos

  15. Gracias por el articulo. He oido hablar varias veces de la relación entre osteoporosis y El consumo de lacteos, me podriais dar algunas referencias para que pueda profumdizar un poco y comprender tal relación?
    Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad de Conasi.eu.