⭐ VISITA NUESTRA TIENDA ONLINE ⭐ TODO LO QUE NECESITAS PARA UNA COCINA SALUDABLE Y NATURAL TODO PARA UNA COCINA SANA ¡IR A LA WEB!

Sartenes saludables, la guía definitiva

Sartén SKK con un plato de pasta - Sartenes saludables
De titanio, antiadherente, hierro, acero inoxidable… ¿cuáles son las sartenes saludables?

¿Es necesaria una guía que hable sobre sartenes saludables? Entendemos que sí, puesto que cuando se trata de toxicidad generada en nuestra propia cocina, las sartenes son los primeros utensilios en el punto de mira.

¿Por qué hablamos de sartenes saludables?

Hablamos de sartenes saludables porque los alimentos vehiculizan tóxicos. Tenemos muy claro que al fumigar con DDT un vegetal, inyectar hormonas a un animal o añadir nitritos a los embutidos, estas sustancias terminan en nuestro cuerpo. Y del mismo modo, si una sartén tiene en su composición un material tóxico en contacto con los alimentos, ese material pasará a nuestro organismo.

De acuerdo, pero ¿por qué hablamos tanto de sartenes saludables y toxicidad asociada a sartenes? ¿por qué no hablamos de toxicidad por ollas, vasos, platos…? La respuesta es que las sartenes centran la atención acerca de la toxicidad en la cocina porque reúnen una serie de características que las convierten en los utensilios de cocina más susceptibles de liberar tóxicos a causa de:

  • Temperatura: las sartenes son los utensilios de cocina que exponemos a las temperaturas más elevadas al cocinar. Esto hace que se liberen moléculas de los materiales, al hacerse más inestables. ¿De qué manera y por qué?:
    • Se utilizan con aceite, que alcanza temperaturas más elevadas que cuando cocinamos con base de agua.
    • Se suelen usar para freír, asar, saltear: todos son estilos de cocción que utilizan fuego fuerte.
    • Salvo algunas sartenes con fondo difusor, las más económicas tienen bases delgadas que transmiten calor de forma muy directa e intensa al aceite y/o alimentos que contienen.
  • Grasas: las grasas son el vehículo perfecto de los tóxicos. Gran parte de los químicos tóxicos son liposolubles, es decir se disuelven en grasas y éstas los transportan fácilmente al interior de nuestro cuerpo. Las sustancias tóxicas lipofílicas (afines a las grasas, como los organoclorados, PCB, insecticidas, pesticidas, hidrocarburos, ftalatos, bisfenoles, etc.) difícilmente se eliminan por la orina, por lo que se acumulan en los tejidos grasos de nuestro cuerpo. Y también, claro está, en el cuerpo de los animales, por lo que se va produciendo una acumulación a lo largo de la cadena trófica, de la que el ser humano está en el punto más alto. Esta es la razón de que cuando se hacen dietas en las que se pierde peso muy rápidamente (si hablamos de pérdida de tejido graso, no de líquidos retenidos) se puede producir una crisis de desintoxicación, al movilizarse de su almacenamiento muchos tóxicos que estaban acumulados en los tejidos grasos.
  • Materiales: las sartenes de teflón se popularizaron tanto que cuando surgió la alarma de su toxicidad asociada al PFOA, casi todo el mundo tenía alguna sartén de teflón. Esto que en 2006 en Conasi fijásemos nuestra atención en lo sencillo que resultaba intoxicar los alimentos en nuestra propia cocina y de qué forma tan absurda (¡sobre todo cuando compramos alimentos ecológicos para evitar tóxicos!). Había una gran falta de información al respecto, así que nos pusimos manos a la obra y empezamos a estudiar los diferentes materiales que están habitualmente en contacto con los alimentos en nuestra cocina en Tóxicos en los utensilios de cocina y comprendimos el alcance de este problema, abriendo el debate y adaptando todo nuestro catálogo desde el principio al criterio de materiales atóxicos. Si bien en aquellos momentos pocas personas atendían a este tema, hoy en día se ha popularizado tanto que la ausencia de PFOA es ya un argumento de venta, en la medida en que, tanto las sartenes como los metales y otros antiadherentes pueden liberar sus sustancias tóxicas a los alimentos (como explicamos con detalle más adelante).
  • Falta de información: teniendo conocimiento sobre algunos detalles sobre el uso y cuidado adecuados de las sartenes, podremos evitar o minimizar parte la toxicidad que algunos materiales puedan suponer.

Por todas estas razones, las sartenes saludables están de moda, ya que partículas de los materiales con que los alimentos entran en contacto en nuestros utensilios de cocina pueden terminar en nuestro organismo. Y como vemos, las sartenes reúnen requisitos para ser uno de los utensilios (o el utensilio) que más tóxicos transfiera a los alimentos.

Croquetas en una sartén con aceite - Sartenes saludables
Cuando el aceite se quema pasa a ser un producto tóxico a evitar, incluso cuando ocurre en sartenes saludables.

¿Te puede intoxicar una sartén?

No queremos ser alarmistas y la palabra «intoxicar» puede parecerlo. Con una sartén no vamos a sufrir una intoxicación aguda, la más conocida, es decir una intoxicación producida por una exposición rápida a un tóxico en minutos o en horas, que da lugar a un problema de salud  agudo y directo. Por ejemplo, una persona que expuesta a dosis elevadas de insecticidas desarrolla una enfermedad respiratoria posteriormente o un Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple. El único caso que podemos reportar de intoxicación aguda utilizando una sartén es la fiebre del polímero, algo excepcional y asociado a accidentes ocurridos cocinando con una sartén de teflón.

Con el uso de una sartén que pueda liberar algún tóxico podemos tener una exposición pequeña, discontinua y prolongada en el tiempo. Casi parece excesivo utilizar la palabra «intoxicación», pero en términos exactos es correcto, se trata de una intoxicación crónica.

Con la exposición al tóxico o tóxicos que una sartén pueda desprender, habitualmente no se podrá establecer una relación directa con un problema de salud. El problema de salud ocasionado por tóxicos ocurrirá por el efecto sumatorio y sinérgico de todos los tóxicos a los que nos vemos expuestos día a día, en nuestra sociedad química.

Así que la respuesta a la pregunta ¿te puede intoxicar una sartén? es sí y no. No va a ser muy probable que una sartén por sí sola sea causante de enfermedad, a pesar de que los materiales que algunas sartenes pueden desprender forman parte de la sopa tóxica en la que estamos inmersos. El efecto disruptor endocrino es para Conasi de máxima preocupación, ya que se trata de una contaminación universal, de la que todos somos víctimas (no solo seres humanos, sino todos los ecosistemas y todas las partes de los ecosistemas). Se tiene total conocimiento de su relación con problemas de salud, como cánceres (sobre todo de sistema reproductor o cánceres hormonodependientes), problemas de tiroides, infertilidad, enfermedades autoinmunes. Es un tema conocido por la industria desde que se diseñaron estas moléculas, denunciado por los científicos muy activamente desde 1991 y sobre el que se viene alertando de forma continuada (y en nuestro país tenemos a una eminencia sobre el tema, el catedrático Nicolás Olea), pero las autoridades miran continuamente hacia otro lado.

Muchísimas de las moléculas sintéticas tienen efecto disruptor, por ejemplo PFOA, plásticos, también los metales pesados (1). Los plásticos son un gravísimo problema que estamos padeciendo, no sólo desde el punto de vista medioambiental, sino por los desequilibrios hormonales que producen (especialmente cuando se usan plásticos en contacto con calor o alimentos calientes o bien cuando se mantienen alimentos en contacto con plásticos durante largos espacios de tiempo). Es por ello que desde Conasi dedicamos buena parte de nuestros esfuerzos en concienciar sobre la importancia de una cocina libre de plásticos y que todos comprendamos que estamos comiendo plásticos, siendo realmente importante reducir su uso en la medida de todas nuestras posibilidades, ya que no disponemos de sistemas de reciclaje ni compostaje ni de soluciones claras y reales.

¿Es que nuestro organismo no dispone de sistemas de eliminación de tóxicos?

Nuestro organismo dispone de diversos sistemas de eliminación de tóxicos (riñones, hígado, pulmones, piel), pero algunos de los tóxicos dejan un daño local o sistémico antes de abandonar nuestro cuerpo. A veces nos producen daños pasajeros (quemaduras, vómitos, diarreas, tos, mareos…), pero otras veces ocurren daños sistémicos, que suelen ser silentes y antes de ser eliminado el tóxico puede dar lugar a daño en órganos internos, bloquear la conducción nerviosa, o dañar al feto en la mujer embarazada, por ejemplo.

Además, no todos los tóxicos o sus metabolitos (moléculas transformadas dentro de nuestro cuerpo) se pueden eliminar y muchos son lipofílicos, es decir, que se quedan almacenados en nuestras grasas. Igual que se habla de «compuestos tóxicos persistentes» en referencia al medio ambiente, también se puede aplicar a nuestro organismo, quedando impregnados en nuestros tejidos y actuando desde ahí (2).

Nos gustaría sentirnos protegidos por los sistemas de seguridad, pero no es así. Sin ahondar en el tema, nos gustaría citar lo que Nicolás Olea refiere al respecto en su libro Libérate de tóxicos, pg 358:  «La exposición humana a contaminantes ambientales está teniendo un coste en salud inasumible desde el punto de vista sanitario, ético y económico».

Base de una sartén de titanio - Sartenes saludables
Las sartenes saludables de titanio son muy seguras pero no son antiadherentes.

¿Qué son las sartenes saludables?

Sartenes saludables son aquéllas que no transmiten tóxicos a los alimentos que cocinamos en ellas. Esto depende principalmente del material de la sartén, por lo que vamos a analizar las sartenes según el material que entra en contacto con el alimento.

Hay otros factores secundarios que pueden influir en la toxicidad, como: la temperatura a la que usamos la sartén, el uso o no de grasa y si la sartén está nueva, desgastada o rayada.  Más adelante, analizamos el uso y el cuidado adecuados de una sartén para evitar toxicidad.

Sartenes saludables según el material

Cuando hablamos de materiales de sartenes, para Conasi la primera diferenciación que nos deberíamos plantear es ¿antiadherente sí o antiadherente no? Porque es en el terreno de los antiadherentes donde surge la mayor polémica en torno a la toxicidad. Y el utensilio de cocina antiadherente por excelencia es sin duda, la sartén.

La sartén con su vestimenta de teflón fue la panacea para hacer tortillas que no se pegaban al fin y para cocinar con poco aceite sin dejarse parte del alimento adherido en la sartén. Todo el mundo quedó cautivado por el invento que además, solía ser muy asequible y así, el teflón entró en nuestras cocinas por la puerta grande.

Y luego vino la decepción, cuando surgió la polémica de la toxicidad y empezamos a hablar de las extrañas siglas PTFE y PFOA. Este tema lo desarrollamos ampliamente en PTFE, PFOA y toxicidad asociada a utensilios de cocina.

Sartenes antiadherentes y salud

Los problemas de salud de trabajadores y personas que vivían alrededor de la planta de fabricación de teflón de Dupont en Vermont (USA) saltaron las alarmas sobre los problemas de toxicidad del PFOA y por extensión, de las sartenes antiadherentes. A partir de ahí, el mercado de las sartenes antiadherentes ha evolucionado hacia la búsqueda de alternativas. A continuación analizamos la situación actual de cada una de ellas:

  • Sartenes de teflón

El teflón tiene como componente principal el PTFE, producto de bajo impacto a nivel ambiental y para la salud, ya que en su forma sólida es inerte (molécula grande, no biodisponible, es decir que en caso de ser ingerido se elimina sin interactuar en el organismo) y su degradación ocurre a temperaturas más elevadas que las necesarias para cocinar.

Sin embargo, para la fabricación del PTFE se utilizaba PFOA, la sustancia tóxica que hizo saltar la alarma respecto a la toxicidad del teflón. El PFOA ya no se utiliza en la fabricación de PTFE desde 2015.

 A modo de resumen, según la evidencia científica, el PTFE que contienen las sartenes actualmente puede ser utilizado tranquilamente para cocinar, evitando accidentes por sobrecalentamiento.

  • Antiadherentes basados en PTFE

Además de las sartenes de teflón, hay muchos tipos de antiadherentes en el mercado basados en el PTFE, aunque sus nombres sean «sartenes de granito», «sartenes de cobre», «sartenes de titanio», etc. Existen sartenes de titanio, pero no son antiadherentes, ya que el titanio per se no lo es. Y existen sartenes antiadherentes CON titanio, es decir antiadherente PTFE reforzado con titanio, que es lo que vendemos en Conasi.

Queremos dejar claro que no existen las sartenes antiadherentes de titanio, esto es un error o publicidad engañosa, ya que el antiadherente en sí no contiene el titanio, sino que éste se encuentra debajo del antiadherente, para reforzarlo.

  • Sartenes de termocerámica

Las llamadas sartenes de cerámica o termocerámica nos traen a la mente un material tradicional y habitualmente saludable, la cerámica. No obstante, estas sartenes no son de cerámica realmente. Sabemos que se trata de sílice, si bien el resto del procedimiento no está a nuestro alcance, aunque muy habitualmente utilizan nanotecnología, lo cual nos hace aplicar el principio de prudencia.

Son sartenes económicas y que hay que renovar con bastante frecuencia, puesto que el antiadherente se deteriora con rapidez y para prolongar su durabilidad hay que usarlas a fuego bajo o medio y siempre con suficiente aceite o líquido, nunca como plancha.  Carecemos de toda la información sobre las materias primas usadas en la fabricación, por lo que el tema de la nanotecnología nos plantea dudas.

Sartén de cerámica con espaguetis - Sartenes saludables
¿Son realmente saludables las sartenes de cerámica y termocerámica?

Sartenes no antiadherentes y salud

Hoy en día una sartén no antiadherente no parece tener mucho sentido, ya que en la sartén solemos cocinar platos utilizando poco líquido y/o grasa, por lo que el riesgo de que la comida se pegue a la superficie de la sartén es alto. No obstante, tampoco es que sea una utopía pensar en utilizar sartenes sin antiadherente, recordemos que hace unos años no existían y también cocinábamamos tortillas de patatas ;). Además, las opciones más claras en cuanto a ausencia de toxicidad se encuentran entre las sartenes sin antiadherentes.

  • Sartenes de titanio

El titanio es un metal atóxico e inerte, es claramente el material de elección para cocinar si lo que buscamos es ausencia de toxicidad en un material ligero e irrompible. Una sartén de titanio es una sartén muy ligera y cómoda para transportar y manipular, se calienta rápido pero no tiene la cualidad de ser antiadherente. Es verdad que usándola a fuego moderado y con grasa se pueden obtener muy buenos resultados, aunque no equivalentes a una sartén antiadherente. En cuanto a salud en los fogones, se trata del único metal en la lista de los materiales inocuos.

  • Sartenes de cristal vitrocerámico

El cristal vitrocerámico (así como los cristales borosilicato, Jena, Pyroceram) no libera ningún tóxico a los alimentos, aun en el caso de que el alimento se queme por un accidente, alcanzando temperaturas muy elevadas.

Es más, aunque alguno de estos cristales pueda contener alguna mínima cantidad de metales pesados en los informes de su composición (habitualmente porque están contenidos de forma natural en la materia prima utilizada, el sílice), estos metales no difunden, es decir nunca pueden migrar a los alimentos. Esto se debe a que habitualmente no son metales libres y sobre todo porque lo impiden las elevadas temperaturas que se emplean en la fabricación de estos productos, que dan lugar a la vitrificación. De ahí que sea el cristal que se usa en laboratorios, ya que se necesita la certeza de que el material en que se realizan las pruebas no va a contaminar la muestra, sean cuales sean las condiciones de temperatura o de reacciones que se lleven a cabo. 

  • Sartenes de cerámica, esmaltadas o de porcelana

La cerámica y los esmaltados son materiales saludables en la cocina, con una lixiviación de metales despreciable (3), (4), (5).

La porcelana es más dura y resistente, no solo por sus materiales base, sino también porque se cuece a mayor temperatura y al igual que los vitrificados, no libera materiales a los alimentos. Es por ello que también en laboratorio se utiliza porcelana, por las mismas razones se utiliza  cristal borosilicato. Es posible encontrar sartenes de estos materiales, si bien son materiales de uso más normal en ollas y cazuelas.

  • Sartenes de hierro

En nuestro estudio sobre Tóxicos en los utensilios de cocina se ponía en entredicho nuestra capacidad de absorción del hierro que podía liberar una sartén al cocinar en ella, si bien actualmente ya encontramos estudios que afirman que sí es absorbido el hierro liberado del menaje a los alimentos, al cocinar con ellos (6), (7). Esto sería de interés principalmente cuando la dieta es deficitaria en hierro o no se absorbe correctamente (8). Por lo tanto, una sartén de hierro que no contenga otros metales pesados en su aleación sería también una sartén saludable.

Sus cuidados requieren evitar su oxidación aceitándola tras el lavado y hay quien consigue que la sartén de hierro no se pegue al tiempo de su uso. Hay que contar con que son piezas pesadas, que tardan más en calentarse y mantienen el calor.

  • Sartenes de aluminio

El aluminio es un material que encontramos con mucha frecuencia en las sartenes por ser ligero y muy buen conductor del calor. Así, podemos encontrar sartenes de aluminio solo, o sartenes cuya base es una lámina delgada de aluminio revestida de antiadherente o bien una base de fundición de aluminio revestida de antiadherente. También el aluminio se usa en el fondo difusor de piezas de otros materiales, como por ejemplo de acero inoxidable.

En una sartén de aluminio, el metal está siempre en contacto con el alimento; en caso de tener recubrimiento, solo estará en contacto con el alimento cuando el recubrimiento se deteriore. Y en los casos de fondo difusor, el alimento nunca estará en contacto con el aluminio. El riesgo del aluminio, metal neurotóxico, estriba en su relación con el Alzheimer, que si bien no se sabe si es el causante, sí que está claro que hay una relación Alzheimer-aluminio (además, en laboratorio se utiliza para inducir la enfermedad en ratas).   El aluminio anodizado sería el único tipo de aluminio que no libera metal a los alimentos al cocinar, ya que el anodizado sella la superficie (9), (10).

  • Sartenes de acero inoxidable

Son sartenes resistentes, que pueden ser macizas o tener base de aluminio o de cobre, ya que el acero inoxidable no es buen conductor de calor. En cuanto a salud, no disponemos de estudios que nos cuantifiquen la migración de metales al cocinar, que si bien no debe alarmarnos, existe (11), (12), (13).

Sería especialmente recomendable evitarlas por parte de las personas con alergia al níquel, al cromo o a alguno de los metales que contenga el acero inoxidable, (que no es igual en todos los tipos de aceros) y por todo aquél que esté interesado en evitar la exposición a tóxicos. Por lo tanto, no siendo un material que aporte una ventaja extra y tampoco es antiadherente, entendemos que hay opciones más interesantes para sartenes.

Cuando se habla de acero inoxidable quirúrgico (acero 434 o 316L), se trata de una aleación valorada por ser más resistente, menos alergénica y menos porosa. No obstante, este acero puede no contener níquel (a veces sí lo contiene), pero contener otros metales, como por ejemplo cromo o zinc. En cuanto al tema de la porosidad del acero, argumento que se utiliza a veces en el acero quirúrgico, no se trata de una característica del tipo de acero, sino de su forma de fabricación y la presencia de gases (de hidrógeno, nitrógeno o azufre) en ciertos momentos de la manipulación.

Por otra parte, el acero inoxidable puede contener una pequeña proporción de titanio, pero no por ello las piezas de aspecto de acero inoxidable (brillantes y pesadas) llamadas de titanio son «DE titanio» sino «CON titanio», igual que decíamos al hablar de los inexistentes antiadherentes «DE titanio». Las verdaderas piezas de titanio son ligeras, delgadas y mates.

Sartén de hierro con un bizcocho y frutos rojos
Las sartenes saludables de hierro son una buena opción para cocinar siempre y cuando se evite su oxidación.

Uso adecuado de las sartenes

Por norma general, sea cual sea el material de la sartén que usemos, siempre debemos tener en cuenta estas recomendaciones para usar la sartén de modo saludable:

  • Utilizar fuego medio: usa las sartenes a fuego medio, evitando calentamientos bruscos. Si hacemos calentamientos bruscos, calentando alto, «a toda pastilla», tiene como consecuencias:
    • Alcanzar el punto de humeo del aceite muy rápidamente: es aconsejable que los aceites no lleguen a humear, para no convertirlos en un producto tóxico. Esto desnaturaliza el aceite y también transmite a los alimentos que queremos cocinar una temperatura superior a la necesaria.
    • Quemar los alimentos: si bien la fritura no es que se considere un estilo de cocción muy saludable, si la hacemos adecuadamente es un placer que nos podemos permitir de vez en cuando. Por otra parte, no deberíamos usar sartenes para cocinar alimentos a la plancha. Se deberían hacer en parrillas, que están diseñadas para ello, con la base ondulada para que circule aire y minimizar la superficie de contacto. Al utilizar una superficie muy caliente y muy poco aceite o ninguno corremos aún más riesgos de quemar los alimentos (convirtiendo a este estilo de cocinado en muy poco recomendable desde el punto de vista de la conservación de valores nutricionales y de generación de sustancias tóxicas).
    • Deformar la sartén: es muy normal que en sartenes económicas, que son de base y paredes muy delgadas, la base se abombe y deje de hacer buen contacto con la superficie de cocción. Por ello, se recomienda tener cuidado de no calentarlas muy rápidamente y no sobrecalentarlas repetidamente. Este problema no ocurre en sartenes de fundición y/o con el fondo difusor.
    • Pérdida de los disolventes: hay antiadherentes que utilizan disolventes entre sus componentes, los cuales se evaporan con temperaturas elevadas y como consecuencia, la sartén pierde su antiadherencia. Es el caso de muchas sartenes de las llamadas «sartenes de cerámica», también conocidas como sartenes ecológicas (no sabemos por qué). En estas sartenes la superficie se desgasta más rápidamente si las usamos a fuego alto o si se utilizan como una plancha.
  • Elegir el tamaño del fuego adecuado a la sartén: en vitrocerámicas y en inducción elegir el fuego que se adapte mejor al diámetro de la sartén. En gas, que las llamas no excedan la base de la sartén.
  • Elegir la sartén de tamaño adecuado a la cantidad de alimentos: no poner a la vez más alimentos de los que caben en la base de la sartén ni poner una sartén muy grande para un alimento pequeño.
  • No calentar la sartén en vacío: hacerlo facilita que se deformen las sartenes de base metálica de paredes sencillas y sobrecalienta innecesariamente los materiales, haciéndolos más inestables.
  • No dejar una sartén al fuego desatendida: un accidente típico es quemar al aceite, los alimentos o la sartén vacía. Cualquiera de los casos perjudica a los antiadherentes, más cuanto de peor calidad sea el antiadherente y puede dañar también utensilios de cerámica.
  • Usar la sartén siempre con grasa o al menos algún líquido.
  • No usar la sartén para almacenar alimentos: una vez elaborada la comida, hay que sacarla de la sartén.
  • Usar utensilios de silicona o de madera, para no dañar la superficie: si una sartén antiadherente se raya por accidente, por esa zona el antiadherente se vuelve más susceptible a seguir deteriorándose. Las sartenes de acero inoxidable deben mantener su superficie lo más íntegra posible, para evitar mayor difusión de metales.
  • No apilar las sartenes una dentro de otra: si se quiere hacer así para ahorrar espacio, habría que poner un protector entre ellas.
  • Limpieza: en cualquier tipo de sartén es importante la limpieza tras cada uso y una eliminación correcta de cualquier resto de alimento y de la grasa.
  • Lavavajillas: cualquier sartén (menos las de hierro) se puede lavar en lavavajillas, pero en el caso de sartenes antiadherentes no es recomendable ya que los detergentes y sobre todo la sal del lavavajillas deterioran la superficie de los antiadherentes.
  • Más detalles sobre cuidados concretos de sartenes antiadherentes.

Accesorios para las sartenes saludables

Utensilios adecuados para cuidar y sacar el máximo partido de las sartenes:

  • Espátulas y raseras de silicona platino o de madera, para cuidar la superficie de las sartenes antiadherentes y para las de acero inoxidable.
  • Difusores de calor, sobre todo para usar en fuegos de gas y que la llama no se focalice en una zona (puede dar lugar a deformaciones en sartenes sin fondo difusor).
  • Protectores para colocar entre sartenes, en caso de guardarlas apiladas o que se quiera poner algo dentro de ellas para ahorrar espacio.
  • Limpieza: estropajos no abrasivos y detergentes que eliminen la grasa adecuadamente.

Con estas precauciones, ayudaremos a nuestra sartén a ser un utensilio más saludable.

Sartén SKK y espátula de silicona en una mesa
Los utensilios de silicona son inocuos y no deterioran las sartenes.

¿Qué son sartenes ecológicas? ¿Son lo mismo sartenes saludables que ecológicas?

El término «sartenes ecológicas» se suele utilizar para nombrar sartenes supuestamente saludables. Un alimento ecológico o un producto alimenticio elaborado sabemos que es ecológico porque se somete a unas normas y exámenes que debe cumplir, tras lo cual es certificado como ecológico. Pero, ¿cuál es el criterio para decir que una sartén es ecológica?

Los alimentos ecológicos, además de ser saludables para el ser humano lo son también para el medio ambiente. Pero ¿es saludable para el medio ambiente una sartén? Sus procesos de fabricación industrial, que implican extracciones y manipulaciones de metales y generación de sustancias sintéticas, no pueden ser calificados como saludables para el medio ambiente. Desde Conasi podríamos considerar en este contexto que una sartén «para toda la vida» podría acercarse a ser saludable para el medio ambiente, puesto que no hay que tirarla y reponerla cada poco tiempo (y paradójicamente, las sartenes que se han popularizado como «saludables» son precisamente sartenes antiadherentes baratas, que con poco tiempo de uso hay que reemplazar porque han dejado de ser antiadherentes).

Para Conasi, las sartenes SKK son nuestra opción como la sartén más saludable desde todos los puntos de vista, ya que:

  • Son sartenes de muy larga duración: de fundición de aluminio en molde, con base difusora, de cuerpo robusto e indeformable. Y con antiadherente multicapa, de 5 capas y de la calidad más alta (en Conasi disponibles las gamas más altas, Serie 11 Diamond 3000 de vitrocerámica y gas y Serie 9 TITANIUM 2000 para inducción, vitrocerámica y gas), antiadherente de gran resistencia y durabilidad.
  • No transmiten tóxicos a los alimentos que se cocinan en ellas.
  • No utilizan nanotecnología.
  • Pueden ser revestidas de nuevo, gracias a la sensibilidad de SKK por el cuidado ambiental, su ánimo de colaboración y maximización de los recursos, por encima del mero negocio. De este modo, si una sartén SKK pierde la antiadherencia, SKK puede limpiarla totalmente hasta dejar de nuevo el cuerpo de fundición limpio y revestirla con todas las capas, sin tener que comprar una nueva sartén. El cuerpo de la sartén durará toda la vida y si llega a ser necesario, se puede volver a recubrir.
  • Se fabrican íntegramente en Alemania: ¿qué tiene esto de ecológico? No podemos decir que la huella de carbono de su transporte para traerlas a España sea nula, si bien en este mundo globalizado donde casi todas las sartenes vienen de Asia, comparativamente su huella es menor y no encontramos sartenes de estas características fabricadas más cerca.

Por lo tanto, nuestro concepto más amplio de sartén saludable o de sartén ecológica es aquella sartén que no transmite tóxicos a los alimentos y que causa el menor impacto ambiental posible. Con los tiempos que corren, creemos que todos debemos ser cada vez más conscientes de la necesidad de «minimizar al máximo» la eliminación de residuos y prolongar la vida de nuestros utensilios también al máximo.

Sartén SKK con una galette
Las sartenes saludables de calidad son duraderas, minimizando el tiempo de reposición.

Sartenes, impacto ambiental y responsabilidad social

Hemos analizado todas las sartenes desde la perspectiva de nuestra salud, aspecto en el que somos especialistas. Pero no podemos desligar nuestra salud de la salud ambiental y nos gustaría poder comprender cuál es el material que tiene menor impacto ambiental.

Para ello, deberíamos poder comparar las sartenes de cada uno de los materiales teniendo en cuenta los siguientes puntos:

  • Emisión de contaminantes durante obtención de cada una de las materias primas y durante la fabricación de las sartenes.
  • Comparar la persistencia en el medio de esos contaminantes.
  • Comparar el ciclo de vida media de cada una de las sartenes y su ciclo de reposición.
  • Comprender qué ocurre cuando desechamos una sartén. ¿Hay posibilidades de reciclaje?
  • Tener en cuenta si usan nanotecnología en su fabricación.
  • Valorar la huella de carbono de cada una de ellas.

No hay actividad humana que no tenga un impacto ambiental, pero ¿cuál de las sartenes tiene el menor impacto ambiental? Poder valorar cada uno de estos puntos nos podría llevar a tomar una decisión bien informada sobre qué sartén (y por extensión, menaje para cocinar) es más responsable desde el punto de vista medioambiental.

A pesar de que no existe un estudio tan exhaustivo, desde Conasi consideramos que lo mejor para el medio ambiente sería una sartén hecha con materiales de cercanía, que no se hayan tenido que importar, que dure para siempre o el máximo tiempo posible, del material que nos ofrezca más confianza en cuanto a toxicidad. Tener solo una, a lo sumo dos.  Esto sería lo más sensato en términos de cuidar el medio ambiente.

Y no podemos olvidar el impacto social. Nuestro consumo sería en buena parte diferente si fuéramos conscientes del abuso y condiciones de sufrimiento que pueden implicar para tantísimas personas lejanas a nuestra geografía que lleguen hasta nosotros ciertos bienes de consumo. ¿Cómo podemos valorar este coste humano, posiblemente el más importante y para el que tan egoístamente nos hacemos los ignorantes? Quedan muchas preguntas abiertas cuando queremos llegar al fondo de algunas cuestiones, para las que sin duda muchos de nuestros lectores podrán compartir información desde distintos ámbitos.

Conclusiones sobre las sartenes saludables

Queremos que cada uno de los lectores saque sus propias conclusiones en cuanto al tema que hemos desarrollado, que es la relación entre sartenes y salud. Por nuestra parte, consideramos que lo más sensato es usar los materiales más inocuos y duraderos posibles, utilizar antiadherentes solo cuando sea preciso (al fin y al cabo son un material añadido más), tener solo la sartén o sartenes que necesitemos y cuidarlas adecuadamente, para prolongar su vida útil al máximo.

Ser, en definitiva, consumidores responsables, ya que nuestros hábitos de consumo implican el ritmo del mercado y esto a su vez implica decisiones políticas, que son las que pueden poner límite a la contaminación ambiental y al uso de sustancias demostradamente tóxicas para nuestra salud.

Referencias

(1) https://istas.ccoo.es/descargas/disruptores_endocrinos_final.pdf

(2) http://scielo.isciii.es/pdf/gs/v16n3/v16n3a08.pdf

(3) https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/6863183/

(4) https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21701093/

(5) https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21701093/

(6) https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/3722654/

(7) https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/15060897/

(8) https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31479458/

(9) http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1135-57272002000600002

(10) https://www.researchgate.net/publication/8065717_Aluminium_in_Alzheimer%27s_disease_Are_we_still_at_a_crossroad

(11) https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/17249489/

(12) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4284091/

(13) https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/1514841/

Otros post relacionados...

4 comentarios en “Sartenes saludables, la guía definitiva

  1. Me interesa mucho la buena alimentación y comer lo más sano posible; y pienso que ustedes podrían ayudarme con su informacion de productos ecológicos. Les quedo muy agradecida

  2. Hola como están, he estado leyendo varios de sus artículos, me han encantado y he aprendido mucho. Me encuentro en Colombia, acá sólo dos marcas dicen ofrecer este tipo de beneficios en sus productos, una de ellas bastante costosa por lo que me encantaría saber si puedo contar con su opinión respecto de una de las marcas, Cocina KS (https://cocinaks.com/). Lo que ellos comunican es que los productos (ollas y sartenes) cuentan con «doble capa de óxido de titanio reforzado, doble capa de cerámica reforzada y una capa anti-corrosiva la cual brinda una protección óptima contra detergentes abrasivos ácidos de los vegetales y ácidos aceiticos como el vinagre» (es la descripción en la pagina de ellos). No se si esta composición es realmente saludable y no liberará tóxicos al cocinar y pensé que depronto ustedes entenderían mejor y podría brindarme orientación. Muchas gracias por toda la información que brindan, es muy valiosa. Un abrazo desde Cali, Colombia.

    1. Hola Claudia,

      En la descripción que nos hace, consideramos que lo que importa es saber de qué está compuesta la capa anticorrosiva,
      que en definitiva es lo que estará en contacto con los alimentos. Debería consultar con ellos para que le proporcionen
      esta información.

      Saludos,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *