¡No te pierdas nuestras recetas y noticias!

Consejos remineralizantes para fortalecer tu salud ósea

principal-con-texto-oseo
Consejos remineralizantes para mantener la salud ósea

¿La salud ósea depende de lo que comemos?

Disfrutar de una buena salud ósea y estructura articular, flexible y duradera nos permite llevar una vida más vital y agradable sin lugar a dudas. Con el paso de los años es inevitable que la masa ósea y la fortaleza de nuestra estructura se debilite, es un proceso natural e irreversible. Sin embargo, podemos ayudar a fortalecer o menoscabar nuestros huesos con nuestros hábitos diarios.

En las últimas décadas, cada vez se apunta más hacia aceptar que el incremento de determinados alimentos y la disminución de otros, contribuyen en la tarea de regeneración osea, y sobretodo, a impedir que se debiliten más de lo normal o que se fracturen fácilmente. Las creencias en cuanto a que es el calcio exclusivamente, y en concreto, los productos lácteos, los que nos ayudan a fortalecer los huesos, ya están desfasadas y está claro que están muy ligadas a los intereses de la industria alimentaria, pero aún continúan muy arraigadas en los hábitos alimentarios colectivos.

Las tendencias científicas más actuales y las más tradicionales, parece que siempre acaban apuntando hacia que la dieta debe estar compuesta por una mezcla compleja de nutrientes y alimentos que se correlacionan e interactúan entre sí. Y que es esta delicada y compleja sinergía de nutrientes es la que en realidad nos nutre y nos da fortaleza.

Para tener una buena salud ósea necesitamos:

  • Una alimentación rica en minerales orgánicos: calcio, fósforo, magnesio, manganeso y silicio, fluor y zinc.
  • Un buen espectro de vitaminas especialmente la vit C, la vitamina K y la vitamina D.
  • Un buen balance hormonal.
  • Una alimentación en su mayoría alcalina.
  • Una alimentación antiinflamatoria rica en ácidos omega3 y omega 6 bien balanceados. Disminuye o aleja el dolor y la rigidez en las articulaciones y evita un aumento en la descomposición de los huesos.

La salud de nuestros huesos está estrechamente relacionada con la de nuestro riñón

La evidencia científica y las tradiciones milenarias nos demuestran cómo los riñones y su buen estado de salud son importantes para la salud de los huesos. Una de las funciones de los riñones es regular los niveles de calcio y fósforo adecuados, que a su vez, ayudan a mantener los huesos sanos y fuertes.

Cuando el riñón no funciona correctamente o se encuentra debilitado, tiene una menor capacidad para filtrar el exceso de fósforo de la sangre. Este exceso de fósforo, reduce el calcio en la sangre y para compensarlo se extrae el calcio de los huesos. Por otro lado, los riñones tienen menor capacidad para procesar la vitamina D, una vitamina muy importante para la salud de los huesos.

remineralizante
Remoja o tuesta los frutos secos para absorber mejor los nutrientes

¿Qué nos recomienda la medicina china para gozar de una buena salud ósea?

La teoría de los cinco elementos de la medicina tradicional china, relaciona el funcionamiento y la energía de los órganos con la naturaleza y el cosmos. Cada órgano se interrelaciona con un elemento de la naturaleza, un movimiento, una estación, un sabor y con todos los fenómenos biológicos. A su vez, se relaciona cada sistema fisiológico, con un grupo de alimentos que lo fortalecen, lo estimulan o lo debilitan.

En este caso, el sistema óseo se asocia a la salud del movimiento agua, asociado a su vez al complejo riñón/vejiga: “Los riñones están a cargo de los huesos”. El estado y la vitalidad de nuestro sistema óseo se preserva a través de los alimentos que reconstituyen la energía de riñón, por lo tanto, todos aquellos alimentos que fortalecen o debilitan la energía de riñón, a su vez, fortalecerán o debilitarán los huesos.

Os proponemos una serie de consejos a para fortalecer nuestros huesos a través de la alimentación y de nuestros hábitos de vida:

Alimentos que fortalecen la energía de riñón:

  • La proteínas generan más calor y fortalecen: pescados como la sepia, el calamar, las gambas, los langostinos y las proteínas vegetales como las alubias oscuras, las judías azukis y las lentejas.
  • Los cereales: trigo sarraceno y soba (pasta de trigo sarraceno), arroz integral y arroz negro, mijo y avena.
  • Las verduras de raíz: zanahoria, chirivía, remolacha, rábano, nabo y la bardana.
  • Las algas: todas ellas pero en especial el alga kombu.
  • Los frutos secos tostados sobretodo las nueces y las castañas.
  • El sésamo negro (en forma de gomasio, condimentos, tahíni).
  • Los caldos de huesos (de producción ecológica).
  • Aumentaremos el uso de condimentos concentrados: miso, tamari y shoyu.
  • Hojas verdes como las de los berros, perejil, hojas de nabos y rabanitos.
  • La uva negra y las frutas secas como el higo, los dátiles y las pasas.

Remoja o tuesta ligeramente los frutos secos para asimilar todos sus nutrientes

Alimentos que debilitan la energía de riñón

  • Todo alimento a temperatura fría y un exceso de crudos debilitan la función de los riñones: ensaladas, exceso de fruta cruda, alimentos de la nevera.
  • Alimentos de climas calurosos o tropicales: el uso habitual de alimentos que no son del clima propio, en especial, el uso de alimentos de verano en invierno, debilitan y enfrían la energía del riñón. 
  • El café y los estimulantes en general sobrecargan los riñones y los debilitan a la larga.
  • El exceso de alimentos dulces sobrecarga los riñones.
  • El exceso de sal estimula y debilita la función renal.
  • El alcohol enfría y debilita la función de los riñones.

Alimentación remineralizante

  • Comer a menudo cereales integrales bien masticados: son muy buenas fuentes de minerales que en su conjunto fortalecen la masa ósea.
  • Remojar los cereales integrales, los frutos secos y las semillas para rebajar su contenido en ácido fítico y antinutrientes, que disminuyen la absorción de minerales.
  • Moler semillas de sésamo, cáñamo, lino y chía sobre la comida: desayunos, ensaladas, cremas, sopas, patés, verduras. Recuerda que es mucho mejor consumirlas recién molidas. Las semillas son grandes fuentes de minerales como el calcio, el magnesio y el zinc y se absorben con facilidad.
  • Utilizar gomasio elaborado en casa preferiblemente y espolvorear una cucharadita sobre las comida, es un condimento remineralizante por excelencia.
  • Tostar semillas de girasol y/o calabaza y espolvorearlas junto con la comida en salteados, cremas, cereales o activarlas y tomarlas trituradas en forma de leches vegetales, patés, cremas.
  • Comer unas cuantas almendras o nueces crudas y naturales dos o tres veces por semana.
  • Elaborar semanalmente caldos remineralizantes a base de algas y verduras, por ejemplo con alga kombu o alga wakame.
  • Añadir una vez por semana algas a los estofados, salteados, ensaladas, patés, caldos.
  • Comer a diario verduras verdes de hoja que suelen ser las más densas en nutrientes en cuanto a minerales. Por ejemplo, las hojas de col rizada y las de rúcula, berro y las de nabo, son una buena fuente de magnesio, fósforo, potasio, cobre y manganeso. Otra opción conveniente para personas que comen poca verdura es utilizar un polvo de verduras deshidratado de alta calidad como los jugos de hierba de trigo o cebada orgánicos, ya que estos también son buenas fuentes de minerales.
  • Comer a diario una pequeña porción de alimentos fermentados ya que contienen minerales en buenas proporciones y su proceso de fermentación hace que estos nutrientes sean altamente absorbibles.
  • Las olivas naturales, a menudo poco valoradas, están cargadas de antioxidantes, grasas saludables, cobre, calcio y magnesio.
osea-prin-cesto
Introduce vegetales verdes en tu alimentación diaria para favorecer la salud ósea

Hábitos remineralizantes

  • Movimiento: el ejercicio vigoroso y el movimiento de carga de peso mejoran la formación y renovación ósea.
  • Salir a caminar a diario durante mínimo 30 minutos al día, de forma ideal 1 -1,5h y preferiblemente en las horas solares y con los brazos expuestos al sol.
  • Tomar el sol a diario un mínimo de 20 minutos, si es posible con los brazos y/o piernas al descubierto.
  • Pobre absorción del intestinal: si tenemos inflamado de forma crónica el intestino, este absorberá menos nutrientes de los alimentos que consume. Es muy aconsejable mejorar esta condición mediante una mejora de los hábitos alimentarios y en ocasiones, mediante ayuda profesional. Un intestino permeable y una mala función digestiva impiden extraer los nutrientes beneficiosos de los alimentos que consumimos.

Alimentación desmineralizante:

  • Ingerir habitualmente azúcar o productos azucarados como pastas, galletas, chocolate, bebidas azucaradas y todo tipo de dulces.
  • Comer a menudo alimentos muy dulces aunque no lleven azúcar y sean “saludables”.
  • Comer como norma alimentos refinados y desprovistos de la mayor parte de los micronutrientes que los forman: arroz blanco, pasta blanca, pan blanco
  • Tomar a menudo bebidas carbonatadas, refrescos artificiales y bebidas alcohólicas.
  • Practicar deporte intenso habitualmente.
  • Llevar una alimentación con excesos de proteína animal.
  • El embarazo y la lactancia acompañado de una alimentación poco nutritiva.
  • Tomar a menudo lácteos.
  • El consumo habitual de verduras solanáceas.
  • Los lácteos en todas sus formas también enfrían, generan humedad y debilitan.

La importancia del balance hormonal para los huesos

Un funcionamiento hormonal equilibrado influye en la salud de nuestros huesos: muchos de los desequilibrios hormonales más comunes ponen en riesgo nuestra salud ósea. Situaciones como la disminución de estrógenos, una síntesis pobre en vitamina D, disfunciones en la glándula tiroides o un nivel alto y continuado de hormona adrenalina provocada en situaciones de estrés, entre otros desbalances hormonales, también acaban influenciando en nuestra salud ósea. Así que por un lado, evitando las sustancias que nos provocan alteraciones en el sistema hormonal como los disruptores endocrinos a menudo presentes en verduras y frutas que contengan plaguicidas,  los ftalatos presentes en plásticos, el menaje de cocina que lleva BPA y o compuestos perfluorados (PFC) presentes a menudo en antiadherentes o las dioxinas, presentes en productos de origen animal.

Por otro lado, mediante una alimentación natural y balanceada, rica en alimentos fermentados, vitaminas del grupo B, en frutas, frutos secos, verduras en especial de la familia de las crucíferas, en minerales, en fibra, en flavonoides, en magnesio, en omega 3, vitamina E y lignanos, presentes en las semillas de chia, cáñamo y lino contribuirán en gran medida, a mantener una buena salud hormonal.

Bibliografia

2 comentarios en “Consejos remineralizantes para fortalecer tu salud ósea

  1. Leo debajo de la foto de los frutos secos, que es mejor remojarlos o tostarlos para absorber los nutrientes. Pues desconocía que fuera así, y siempre los tomo al natural porque pensé que era más sano.

    Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad de Conasi.eu.