¡No te pierdas nuestras recetas y noticias!

Pasta fresca de espinacas

Pasta fresca de espinacas saliendo de la máquina para hacer pasta
Las delicias sanas que realiza uno mismo, son doblemente disfrutadas.

Pasta fresca de espinacas: una forma original de consumir hojas verdes

Tras aprender las propiedades de las hojas verdes y cómo cocinarlas, hemos creado una colorida pasta fresca utilizando una de las reinas de este tipo de verduras: las espinacas. Como resultado obtenemos un plato cargado de fitoquímicos, sabroso y de fácil elaboración.

El color verde intenso de las espinacas nos indica su alto contenido en clorofila, un pigmento vital para las plantas y de gran ayuda para nosotros por su acción anti-genotóxica y antioxidante. También, la presencia de carotenos es notable en las verduras de hoja verde, sobre todo luteína y zeaxantina, determinantes para gozar de una buena salud visual a lo largo de nuestra vida. Y por supuesto, son ricas en provitamina A, vitamina C y E.

Por tanto, estamos ante una verdura de grandes beneficios para nuestra salud. Sin embargo, las espinacas tienen un alto contenido en oxalatos, que pueden interferir en la absorción del calcio y del hierro, pero si las cocinamos al vapor reducimos su presencia casi a la mitad. Y si además las acompañamos con grasa saludable, aumentamos la biodisponibilidad de los carotenos. Sabiendo esto, cocinamos las espinacas frescas al vapor, las integramos en la harina y cocinamos de nuevo para que se haga la pasta. Por último, acompañamos con un pesto o con unos ajitos dorados en aceite de oliva y listo. ¡La sencillez con conocimiento es deliciosa!

Pasta fresca de espinacas
  • Autor: Raúl García
  • Tiempo de preparación:  | Tiempo de cocinado:  | Tiempo Total: 

Ingredientes
  • 1 manojo de espinacas
  • 200 g de sémola de trigo duro

Instrucciones
  1. Limpiar y trocear las espinacas: desechando los tallos, conservar las hojas verdes. En una vaporera cocinar las hojas unos 10 minutos o hasta que estén tiernas. Dejar enfriar.
  2. Sobre la superficie de trabajo, hacer un volcán con la sémola de trigo duro, colocar en el centro las espinacas y un par de cucharadas del líquido de la cocción al vapor.
  3. Comenzar a amasar la sémola con las espinacas de manera que éstas se deshagan y repartan por toda la masa. Amasar unos 10 minutos hasta obtener una bola homogénea y elástica. Si la masa es muy dura y cuesta amasarla añadir una cucharada más de caldo. Si por el contrario, la masa es muy blanda y se pega a las manos y a la superficie, espolvorear con un poco más de sémola de trigo duro y seguir amasando.
  4. Tapar y dejar reposar unos 20 minutos.
  5. Dividir la masa en 4 partes. Si se utiliza máquina de pasta, estirar la masa hasta conseguir el grosor deseado. Por el contrario, si se hace a mano, usar un rodillo para estirar del centro a los bordes, girando la masa de vez en cuando, hasta obtener una lámina fina de unos 3 mm de grosor.
  6. Cortar la pasta a nuestro gusto, en este caso tagliatelle, y dejar secar unos 10 minutos antes de cocinar.
  7. Para cocinarlos, cocer en abundante agua caliente con un poco de sal durante 3 ó 4 minutos.

Pasta fresca acompañada de pesto de col kale
El pesto de col kale combina deliciosamente con la pasta fresca de espinacas.
Pasta fresca de espinacas sobre la mesa
Además de su sabor y textura, la pasta fresca tiene la ventaja de cocinarse en pocos minutos.

Para hacer esta receta de pasta fresca de espinacas hemos utilizado:

Otros post relacionados...

2 comentarios en “Pasta fresca de espinacas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puntúa esta receta: