⭐ TODO PARA UNA COCINA SANA, NATURAL Y LIBRE DE TÓXICOS ⭐ TODO PARA UNA COCINA SANA ¡IR A LA TIENDA!

Pasta fresca de espinacas

 

Pasta fresca de espinacas: una forma original de consumir hojas verdes

Raúl García
Tras aprender las propiedades de las hojas verdes y cómo cocinarlas, hemos creado una colorida pasta fresca utilizando una de las reinas de este tipo de verduras: las espinacas. Como resultado obtenemos un plato cargado de fitoquímicos, sabroso y de fácil elaboración.
El color verde intenso de las espinacas nos indica su alto contenido en clorofila, un pigmento vital para las plantas y de gran ayuda para nosotros por su acción anti-genotóxica y antioxidante. También, la presencia de carotenos es notable en las verduras de hoja verde, sobre todo luteína y zeaxantina, determinantes para gozar de una buena salud visual a lo largo de nuestra vida. Y por supuesto, son ricas en provitamina A, vitamina C y E.
Por tanto, estamos ante una verdura de grandes beneficios para nuestra salud. Sin embargo, las espinacas tienen un alto contenido en oxalatos, que pueden interferir en la absorción del calcio y del hierro, pero si las cocinamos al vapor reducimos su presencia casi a la mitad. Y si además las acompañamos con grasa saludable, aumentamos la biodisponibilidad de los carotenos. Sabiendo esto, cocinamos las espinacas frescas al vapor, las integramos en la harina y cocinamos de nuevo para que se haga la pasta. Por último, acompañamos con un pesto o con unos ajitos dorados en aceite de oliva y listo. ¡La sencillez con conocimiento es deliciosa!
3.67 de 3 votos
Tiempo de preparación 1 h 10 min
Tiempo de cocción 15 min
Tiempo total 1 h 25 min
Categorías Pasta
Raciones 3
Calorías / RACIÓN 266 kcal

Ingredientes
  

  • 1 manojo espinacas
  • 200 g sémola de trigo duro

Elaboración paso a paso
 

  • Limpiar y trocear las espinacas: desechando los tallos, conservar las hojas verdes. En una vaporera cocinar las hojas unos 10 minutos o hasta que estén tiernas. Dejar enfriar.
  • Sobre la superficie de trabajo, hacer un volcán con la sémola de trigo duro, colocar en el centro las espinacas y un par de cucharadas del líquido de la cocción al vapor.
  • Comenzar a amasar la sémola con las espinacas de manera que éstas se deshagan y repartan por toda la masa. Amasar unos 10 minutos hasta obtener una bola homogénea y elástica. Si la masa es muy dura y cuesta amasarla añadir una cucharada más de caldo. Si por el contrario, la masa es muy blanda y se pega a las manos y a la superficie, espolvorear con un poco más de sémola de trigo duro y seguir amasando.
  • Tapar y dejar reposar unos 20 minutos.
  • Dividir la masa en 4 partes. Si se utiliza máquina de pasta, estirar la masa hasta conseguir el grosor deseado. Por el contrario, si se hace a mano, usar un rodillo para estirar del centro a los bordes, girando la masa de vez en cuando, hasta obtener una lámina fina de unos 3 mm de grosor.
  • Cortar la pasta a nuestro gusto, en este caso tagliatelle, y dejar secar unos 10 minutos antes de cocinar.
  • Para cocinarlos, cocer en abundante agua caliente con un poco de sal durante 3 ó 4 minutos.

Valores nutricionales / Ración

Calorías: 266kcalCarbohidratos: 53gProteinas: 12gGrasas: 1gGrasas saturadas: 1gSodio: 90mgPotasio: 756mgFibra: 5gAzúcar: 1gVitamina A: 10627IUVitamina C: 32mgCalcio: 124mgHierro: 6mg
Keyword Amasar, Cocer, Cocinar al vapor
¿Te ha gustado esta receta?Ayúdanos valorando qué te ha parecido
Pasta fresca acompañada de pesto de col kale
El pesto de col kale combina deliciosamente con la pasta fresca de espinacas.
Pasta fresca de espinacas sobre la mesa
Además de su sabor y textura, la pasta fresca tiene la ventaja de cocinarse en pocos minutos.

Para hacer esta receta de pasta fresca de espinacas hemos utilizado:

Otros post relacionados...

8 comentarios en “Pasta fresca de espinacas

  1. 1 star
    No me ha gustado nada la receta… he tenido que tirar la masa a la basura. En primer lugar, es un poco “ambigua”, un manojo de espinacas puede variar mucho su peso en función de la cantidad del manojo, por lo que ya no hay medidas exactas. Por otro lado el “si está muy seca, echar más líquido y si se pega, echar más sémola”, la volvemos a liar, porque vuelve a no ser exacto.
    Mi masa resultante ni se pegaba ni estaba muy seca, pero aparentemente, de tanta sémola que llevaba, se me partía en el segundo toque de rodillo que le daba, no era elástica como para la máquina de pasta. Ni siquiera para hacerla a mano. Imposible estirarla lo suficiente y mucho menos hablar de cortarla.
    Por nl hablar de que casi me dejo los dedos en la máquina de la pasta en un par de veces que se me ha roto/pegado la masa a los rodillos… lo siento, pero para mi, sin cantidades exactas, no vale.

    1. Sentimos mucho que no te guste la receta, la hemos realizado muchas veces y la masa siempre la afirmamos a ojo según textura y elasticidad. Son muy importantes los tiempos de reposo para lograr la elasticidad de la masa. Si se rompe al pasarla por los rodillos, es porque la masa está muy seca y si por el contrario se pega a estos, es porque tiene exceso de humedad. Lo de añadir una cucharada de agua o espolvorear un  poco de sémola, no son cantidades que alteren la receta pero ayudan a conseguir el punto exacto de la masa, que no tiene una receta exacta, ya que depende de muchos factores, incluso la humedad ambiente. La cantidad de espinacas la puedes ajustar a 25 gr cocidas y escurridas, pero la masa admite más o menos según gustos. En el amasado también es importante dedicarle un rato para que todos los ingredientes se integren bien y lograr esa elasticidad que antes comentábamos. Te invitamos a probar a hacerla otra vez, es una masa que hemos usado en muchos talleres y seguro que controlando un poco esos aspectos te queda perfecta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valorar la receta