¡No te pierdas nuestras recetas y noticias!

Desayunos alternativos: sin leche, café ni zumo de naranja

Desayunos sin leche ni zumo de naranja
Conoce las múltiples alternativas para desayunos sin leche, café ni zumo de naranja

Desayunos alternativos: todas las opciones

Si por problemas de salud te recomiendan desayunos sin leche, café ni zumo de naranja… o tú mismo decides dar este paso, porque crees que deberías empezar el día con otros alimentos, la pregunta inmediata es…”pero ¡¡¿y ahora qué desayuno yo?!!”.  Sí, los cambios de alimentación son difíciles, pero no nos alarmemos. Hay muchas soluciones y seguro que encontrarás alguna que te satisfaga incluso más que tu tradicional desayuno del que toca desapegarse. Aquí van unas sugerencias de desayunos alternativos:

Sustitutos de la leche

Sustituir la leche es muy fácil actualmente, ya que las leches vegetales se han popularizado y tenemos leches vegetales disponibles incluso en los supermercados convencionales. Y si somos de los que preferimos hacerlo en casa porque queremos saber lo que comemos y prescindir de embalajes (por su toxicidad para nuestro organismo y para el medio ambiente), entonces estamos de suerte, porque hacer leche vegetal en casa es de lo más sencillo. Ya sea con Chufamix o con Vitamix, podemos conseguir leches vegetales deliciosas en sólo unos minutos:

Desayunos alternativos, con infusiones, leches vegetales, zumos, batidos o caldos
Introduce flores más allá de la manzanilla para redescubrir las infusiones

Saborizantes para la leche

Hay tantos saborizantes como queramos: cacao, algarroba (si queremos prescindir de estimulantes), canela, cúrcuma, jengibre, cardamomo, limón, naranja, dátiles, bayas de goji, vainilla, endulzantes naturales, frutas, proteínas vegetales…  Podemos hacer leche vegetal del sabor que queramos. ¡Nadie puede decir que no es capaz de tomarla!

Sustitutos del café

Sustituir el café suele tener visos de tragedia, debido a su componente de adicción-dependencia. Quizás si eres una de estas personas, los sustitutos del café no te van a convencer mucho, pero en poco tiempo te compensarán:

  • : la teína, junto con los polifenoles contenidos en el té, se absorbe lentamente activándote de manera más suave pero más duradera que si consumieras café. Elige un té de buena calidad.
  • Café verde:el café verde no contiene cafeína, ni tiene el sabor, olor ni color del café tostado. Eso sí, tiene excelentes propiedades para optimizar el metabolismo de las grasas (por lo que ayuda en la pérdida de peso) y como anitinflamatorio y antitumoral.
  • Café de malta: la malta es cebada malteada, es decir, se germina, se tuesta a baja temperatura y se muele. Tampoco contiene cafeína y contiene los nutrientes de la cebada.
  • Café de cereales: cereales tostados que se convierten en un polvo soluble, de color negro y sabor amargo. Por sabor, es un buen sustituto del café.
  • Chocolate a partir de cacao puro sin aditivos: el cacao es un alimento estimulante por su contenido en teobromina, algo de cafeína y otras sustancias. Si se prepara una bebida a base de cacao puro con leche vegetal y si es necesario, algún endulzante, tendremos una alternativa al café perfecta para los más golosos.

En caso de no estar dispuesto a prescindir del café de ninguna manera, al menos habría que usar café natural de buena calidad, no torrefacto, tostado suavemente y correctamente envasado para preservar sus componentes y aroma.

Infusiones de hierbas y especias

Hay un mundo de infusiones más allá de la manzanilla y la menta poleo, que nos pueden aportar el calor y además, principios activos saludables a tus desayunos alternativos:

  • Infusiones de todo tipo de hierbas: las podemos elegir en función de necesidades o para apoyar debilidades de nuestro organismo. Por ejemplo, podemos tomar infusión de espino blanco si tenemos problemas de tensión arterial, o de llantén y tomillo para el sistema respiratorio o de ginkgo biloba para el sistema circulatorio.
  • Infusiones con especias: menos populares, pero muy ricas de sabor y muy tonificantes. Las infusiones con cúrcuma, jengibre o los chais, que contienen mezclas de especias que nos evocan sabores orientales, son sin duda una delicia que hay que probar. Se pueden hacer con agua, con agua y luego añadir algo de leche de tu agrado o bien infusionar directamente en leche.
  • Infusiones de la medicina china: el té de kombu, de shiitake, de umeboshi, de azukis… son sencillos cocimientos de agua con cada uno de esos ingredientes, que se toman para aprovechar sus beneficios medicinales.

Zumos ¡de todo tipo!

El zumo de naranja es un clásico, pero ya está más que superado por la infinita variedad de zumos que podemos hacernos en casa:

  • Zumos de frutas: suelen ser los más fáciles de tomar, por el sabor dulce de las frutas. Si te preocupa su índice glucémico elevado, sencillamente añade alguna verdura y ten en cuenta que si no se toman solos, sino con un desayuno que retrase su absorción (por ejemplo con cereales de absorción lenta y/o algún alimentos que contenga algo de grasa) este problema se minimiza.
  • Zumos de verduras: ideales por no aportar una carga glucémica elevada y por ser un cóctel de clorofila y fitonutrientes.
  • Combinación de frutas y verduras: lo ideal, ya que aprovechamos las propiedades de ambos grupos de alimentos y su sabor puede ser muy rico.
  • Complementos: a los zumos podemos añadirles maca en polvo, jugo de hierba de cebada y de hierba de trigo en polvo, moringa, alga chlorella o espirulina por ejemplo, aumentando aún más su valor nutritivo y terapéutico.
  • Ponches de frutas: interesante versión de zumos de frutas, con trocitos de frutas y que se dejan macerar y luego se toma frío o caliente. Si lo quieres caliente, se pone a fuego lento unos minutos.
Batidos como perfectos desayunos alternativos
Los zumos verdes son un concentrado de fitoquímicos y fibra

Batidos saludables

Al igual que con los zumos, la variabilidad en batidos saludables es infinita… ¡incluso más que en los zumos!, pueden constituir la base de tu desayuno alternativo o incluso, ser el desayuno en sí mismo:

Caldos

Puede parecer sorprendente como desayuno alternativo, pero si queremos hacer una alimentación depurativa, descongestionar el hígado o reforzar nuestro sistema digestivo, no hay mejor forma que salir del ayuno nocturno con un caldo.

Desayunos sin leche ni café
Si endulzas las infusiones, recuerda elegir los endulzantes naturales y ecológicos y contabilizar la cantidad

¿Cómo elegir un desayuno sin leche alternativo?

Si encuentras problemático hacer el cambio de abandonar el desayuno con leche, café o zumo de naranja es porque te obliga a salir de la rutina y los automatismos. No tienes los ingredientes, o no tienes los aparatos o no tienes ganas de cambiar. Pero si te lo propones y superas estos pequeños apegos, sorprenderás a tu cerebro y a tu sistema digestivo con nuevos sabores que no esperabas y con una mejor digestión y con ello, mejor salud.

Realmente, son muchas las opciones que hay para nuestros desayunos alternativos, así que la siguiente pregunta es…”¿ahora cómo elijo?“.  Deberíamos hacer la elección en función de nuestras necesidades. Y a veces, no sabemos qué necesitamos, porque estamos muy desconectados de nuestro cuerpo. No se trata de que un médico o un terapeuta nos digan qué necesitamos. Nos referimos a percibir, sentir lo que nuestro cuerpo necesita (no lo que nuestra mente quiere). Habitualmente comemos por rutinas, lo que satisface nuestra gula o en función de la prisa que tenemos. Pero más bien tendríamos que pararnos un momento para reconocer lo que el cuerpo ya sabe: sabe lo que le viene bien y lo que no.

Según la constitución de nuestro cuerpo y según nuestro metabolismo, nos irán bien unos alimentos u otros. Pero también será diferente lo que necesita según nuestro desgaste físico: si pasamos por una época de gran cansancio o estrés o si estamos en un período sedentario y tranquilo. O si el día anterior hemos cometido excesos o si cenamos ligeramente. También será diferente lo que nos venga bien según la estación del año, son muy diferentes los requerimientos en verano o en invierno. Nos pueden ayudar en este sentido los puntos de vista de la macrobiótica,  la cocina energéticala medicina china o la medicina ayurveda. Nos ayudarán a comprender el efecto de los diferentes alimentos en nuestro cuerpo y también las diferencias de los diferentes métodos de preparación de los alimentos.

Recuerda: el estómago es el “caldero” de nuestro organismo: en él se cocina nuestra salud. El fuego digestivo mantiene el fuego de nuestro cuerpo, así que… ¡cuídalo! 😉

¡¡Salud para todos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *